Cultura / 20 de septiembre de 2013

Marcelo Birmajer, el otro yo de Lanata

Cómo es escribir para el líder de la pantalla actual. El guionista de “PPT” habla sobre política y periodismo.

Por

Birmajer es parte del equipo que escribe los guiones de los sketches humorísticos y del monólogo de Jorge Lanata.

Marcelo Birmajer es un hombre de muchas palabras. De las escritas y de las que tiene para decir. Porque, más allá de su verborragia, tiene un curriculum que desborda de laureles, incluyendo haber sido de la primera y legendaria generación de redactores del Página/12 , tener más de treinta libros publicados y ser hoy uno de los que pone palabras en la boca del mismísimo Jorge Lanata. Aunque, como guionista de PPT, se apura en aclarar: “nadie le hace decir a Lanata algo que él no quiera decir”.

Este autodefinido “querubín del diablo” –como buen autor, disfruta de jugar con la dialéctica militante– acaba de publicar un nuevo libro (“Libro de emergencia – La libertad de expresión en la era K”, Sudamericana), el primero en su larga carrera que no es de ficción, sino una colección de ensayos.

Desde sus comienzos, siempre le tocó “por casualidad o temperamento”, dice, trabajar para medios opositores al poder de turno.
Desde sus comienzos, siempre le tocó “por casualidad o temperamento”, dice, trabajar para medios opositores al poder de turno.

Noticias: ¿Por qué este libro? ¿Por qué ahora?
Marcelo Birmajer: A partir de la crisis con el campo, cuando el discurso kirchnerista se empezó a volver contra la prensa independiente, me empecé a sentir incómodo, personalmente matoneado. El gobierno se cubría diciendo que atacaban a un monopolio periodístico. Pero cuando atacaban a un diario por estar en desacuerdo, yo sentía que atacaban a todos los diarios. La utilización del poder estatal, ya sea a través de las agencias recaudatorias, las fuerzas de seguridad y la cadena nacional para intimidar a los medios en general y a los periodistas en particular, e incluso a los simples ciudadanos está mal. Esta situación me llevó progresivamente a escribir artículos y finalmente a terminar escribiendo este libro.

Noticias: Como periodista, siempre estuvo en la vereda de enfrente…
Birmajer: Por casualidad o por temperamento, siempre me tocó escribir en disonancia con el poder de turno. Durante el menemismo trabajé tanto en Página/12 como en el Diario Sur. Nuestras críticas eran efusivas y cuantitativamente mucho más duras para con Menem de lo que hoy es cualquier diario con respecto a los Kirchner. La Nación, Clarín o Perfil. Y nunca escribí nada en lo que no crea.

Noticias: Todos los que escriben a favor, ¿realmente creen o le vendieron el alma al gobierno?
Birmajer: Son demasiadas plumas para dar una opinión taxativa, pero hay varias categorías. Están los que lo hacen por dinero. También hay fanáticos. El fanatismo te da euforia. Los fanáticos se unen, se sienten acompañados. También están los esclavos resentidos: el que trabajó para Clarín sintiéndose un esclavo y ahora quiere destruir el lugar que le dio trabajo. Ahora es un esclavo del Gobierno, pero paradójicamente se siente un revolucionario. Para esta categoría sería fácil, con todo el apoyo del Estado Nacional que tienen, simplemente generar un diario tan exitoso como Clarín, sin necesidad de destruir a nadie. Tienen todas las herramientas para que Tiempo Argentino o Página/12 se distribuya igual que Clarín y tengan el acceso al público que tiene Clarín. Pero no les alcanza con crear, necesitan destruir con esa actitud medieval de decir “este medio es el demonio”.

Noticias: ¿Clarín es el demonio?
Birmajer: Creo que no existe “silenciar” otras voces porque tu medio es muy exitoso. Claramente el Grupo Clarín no es ningún monopolio. Hoy en la tele tenés Canal 9, Telefé, Canal 7, Canal Encuentro, Canal 26, C5N, América, todos con contenidos oficialistas. En el quiosco tenés Tiempo Argentino, el semanario Democracia, la Revista Veintitrés, Página/12, El Argentino (gratuito). ¿Cuál es el monopolio, entonces? Si alguna vez existió, cosa que dudo, ya no existe más. ¿Cuál es la definición de “hegemónico” cuando toda la plata del Estado está en financiar a los medios paraoficiales? A Clarín lo elige la gente. ¿Eso es hegemonía? ¡No! Eso es éxito, es libre elección del público en contra del poder.

Esta es una versión digital adaptada. Para leer la entrevista completa, adquiera online la edición 1917 de la revista NOTICIAS.