Economía / 14 de septiembre de 2016

El Gobierno ajusta en vivienda y gas

Retraso en los subsidios a la producción gasífera y ajuste en la construcción de casas y cloacas y mejora de villas.

Por

El secretario de Hacienda, Gustavo Marconato.

Más que ajuste fiscal, el Gobierno de Mauricio Macri ha puesto en marcha un reajuste de impuestos y gastos. Eliminó y redujo retenciones, alivió un poco el impuesto a las ganancias y pretendió reducir el gasto con un recorte de subsidios a los servicios públicos y el consiguiente aumento de tarifas. ¿Pero en qué está ajustando? Es cuestión de revisar los números que custodia el secretario de Hacienda, Gustavo Marconato, y que analiza la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP).
En los primeros seis meses de 2016, las partidas presupuestarias más ajustadas fueron las del Programa Crédito Argentina (Procrear), el plan de préstamos hipotecarios que Macri relanzó en julio, y el Plan Gas, con el que el kirchnerismo subvencionaba a las petroleras que aumentaran la producción. El gasto del Procrear cayó en 4.900 millones de pesos, un 62%. El Plan Gas no se ejecutó, frente a los 5.050 millones de pesos que había costado en el primer semestre de 2015. El ministro de Energía y ex presidente de Shell Argentina, Juan José Aranguren, confiaba en que fueran los usuarios y no los contribuyentes los que retribuyeran a las productoras de gas para darles más previsibilidad. En cambio, el ex ministro de Economía y actual diputado Axel Kicillof sostiene que las petroleras carecerán ahora de estímulo para aumentar la producción. Las otras partidas que más ajuste sufrieron fueron las de construcción de viviendas sociales, mejoramiento de villas y cloacas.