Menú
Política / 13 de enero de 2018

Cacerolazo en la puerta del edificio de Marcos Peña por las reformas

Por

Inmuebles. Peña se mudó a un departamento que alquila en Soler. Antes vivía en calle Honduras.

Los vecinos de Palermo Viejo lo ven poco en la calle, pero saben que Marcos Peña “anda por el barrio” y se animan a increparlo cuando los enoja alguna medida del Gobierno. “Cuando lo vemos le gritamos cosas; él cierra la ventana”, cuentan a NOTICIAS. La bronca se concentró el pasado 14 de diciembre, cuando se armó un minicacerolazo contra la reforma previsional en la puerta de su edificio.

Peña y su familia alquilan un departamento del piso 5 en un edificio de Soler al 3600. Tiene vista al frente y balcón. La construcción pasa desapercibida, pero se diferencia del resto por el nivel de los servicios: vigilancia privada las 24 horas, pileta con solárium y un salón de fiestas.

“Hace poco aumentó la custodia”, asegura un vecino y cuenta que pocas veces se lo ve en su Volkswagen Suran 2013, que suele conducir la esposa, Luciana Mantero.

Los paseos de Peña por el barrio son para hacer compras: con los chicos a un supermercado Coto; o en busca de remedios a una sucursal de Farmacity. En épocas de campaña presidencial, citó a algún periodista en el bar de la esquina, pero ya no lo frecuenta.
“Tiene muy buen trato”, dice un comerciante que lo veía a diario, cuando vivía en un departamento de Honduras al 3800, a dos cuadras de su hogar actual. Sus ex vecinos dicen que “ahora viven unos chicos jóvenes”, pero que el jefe de Gabinete es el propietario. En su declaración jurada, el valor fiscal del inmueble asciende a 218.000 pesos.