Menú
Política / 31 de marzo de 2018

Falleció Blas Altieri, ex intendente de Pinamar que decía: “Yabrán era inocente”

El histórico intendente de Pinamar padecía una compleja enfermedad. En la última entrevista que dio, seguía defendiendo al ex empresario y al ex comisario Gómez.

Falleció hoy Blas Altieri (68), un histórico intendente de Pinamar, tras padecer una larga enfermedad. Fue intendente de ese partido en 5 oportunidades: en 1991 y se mantuvo en el cargo hasta el 2007, cuando perdió una reñida elección ante Roberto Porreti. Y retornó en el 2011. Poco después, fue removido del cargo por el Concejo Deliberante.

Una de las últimas entrevistas se la dio a NOTICIAS en enero de este año y donde habló de todo. Pero, quizá, lo que más llamó la atención fue su postura respecto a la responsabilidad del oscuro empresario menemista muerto, Alfredo Yabrán, en el asesinato del periodista de esta revista, José Luis Cabezas. “Para mi, Yabrán era inocente”, afirmó entonces Altieri.

La entrevista completa:

Blas Altieri tiene una combinación bien manejada de cualidades que hacen de él un gran anfitrión. Fue intendente durante dos décadas de una Pinamar conflictiva y glamorosa, supo construir de la nada un imperio inmobiliario en la zona, y es el primogénito y cacique de una gran familia italiana. El sobrio azul que viste le queda impecable, y su cuerpo se resiste con rabia contra el tiempo y contra el cáncer que lo aqueja desde hace quince años. Es un caballero de la vieja guardia, de los que miraron a los ojos al General Perón, con los modales refinados por el arte de los negocios y la política, donde “el Tano” logró sobrevivir a todos los cambios de gobierno. “Soy como el agua sin gas, la mezclás con cualquier whisky y siempre queda bien”, asegura el amigo de Franco Macri y Daniel Scioli. A pesar de todo eso, y de recibir a NOTICIAS en su propia casa con el mate y el café preparados, hay un fantasma que no abandona la charla, ni al jubilado dirigente, ni a toda la ciudad costera: el de Cabezas, el reportero de este medio asesinado en 1997. Es que Altieri ostenta un logro insólito, y asegura haber sido amigo tanto de “José Luis” como de “Alfredo”. “Entre la espada y la pared, pero en el buen sentido”, aclarará el ex alcalde, sobre la relación que tuvo con el fotógrafo y con el oscuro empresario que ordenó matarlo. “Es que Yabrán no tuvo nada que ver”, dirá también, en una defensa desconcertante, y detrás de sus palabras se adivina el esplendor noventoso de la playa bonaerense, cuando el dinero volaba y las preguntas brillaban por su ausencia. “Es que para el turismo no hay ideología”, es otra de las frases de cabecera de Altieri.

Noticias: ¿Cómo era Yabrán?
Blas Altieri: Una gran persona. Vecino de mi familia, tenía la casa detrás de la de mi viejo. Tengo un muy buen recuerdo, como lo tengo de José Luis también… mira, yo no sé qué pasó, pero… él era un empresario que tenía una gran relación conmigo. Era un tipo macanudo, carismático, muy especial. Cuando venía a la costa me llamaba, venía a casa a tomar mate, hacia asados en “Narbay”. Alfredo era muy fanático de Pinamar, un enfermo de acá, le encantaba. Invirtió mucho. Con él hay más mito que otra cosa… las cosas son así.

Noticias: Para usted no era alguien oscuro, el que asesinó a Cabezas.
Altieri: Noooo… todo el día en la calle, pero de perfil muy bajo, no era de salir ni de exponerse. Pero igual todas las mañanas salía temprano de la casa, se iba caminando a la playa, y con el mate. Tomaba mucho mate. A veces me llamaba e íbamos a tomar un café, y charlábamos, arrancábamos en sus inversiones, las que quería hacer, y yo estaba de acuerdo, en ayudarlo, pero ayudarlo en nada eh, sólo quería que invirtiera. Nunca pidió nada, ni una excepción de nada, ni al Consejo ni a mí. Todo de acuerdo al código y al reglamento. “No quiero tener nada fuera de regla ni que me digan nada”, me decía. Alfredo se llevaba bien con Menem, capaz por ascendencia de sangre (risas). Paseaba todo el día, pero viste, no lo conocía nadie.

Noticias: ¿Nunca le hizo un comentario sobre su perfil bajo? Él decía que “sacarle una foto era como pegarle un tiro en la cabeza”.
Altieri: No, él me decía que era un empresario que se dedicaba a sus negocios, que yo no los conocía, que los iba a tener que charlar él conmigo. No era de la exposición. Andaba en su Toyota, siempre con el termo.

Noticias: Parece una contradicción su relación con Cabezas y con Yabrán.
Altieri: Te voy a decir la verdad, yo nunca vi a Alfredo con la custodia, no lo conocía a Ríos (NdR: Gregorio, el jefe de la custodia, quien manejó los hilos del asesinato desde Pinamar), y eso que he estado muchas veces con Alfredo, no sé ni cómo es la cara. En la casa, capaz, para la familia tenía, pero él se movía solo en su auto.

Noticias: ¿Yabrán no es culpable?
Altieri: Para mí no tuvo nada que ver, era inocente. Es una opinión muy personal, pero creo que los custodios se pasaron de rosca, quisieron quedar bien con el jefe, que ni les había pedido eso… estoy segurísimo, porque nunca Alfredo puso un reparo en nada. Nunca nada. Si vos me decís a mí… nunca pensé que se iba a suicidar tampoco. José Luis estaba conmigo y nunca me dijo nada. Él siempre me decía “¿Dónde anda el cartero que le quiero sacar una foto?”, porque así le decía él a Yabrán. Quedé entre la espada y la pared, pero en el buen sentido. Yo no tenía nada que ver, sólo tenía una muy buena amistad con Alfredo.

Noticias: ¿No piensa que suicidarse es una señal de culpabilidad?
Altieri: No tengo ni idea, no puedo opinar de eso. Yo qué sé, no pienso que una persona se va a suicidar.

Noticias: Usted quedó muy pegado a Yabrán.
Altieri: No, para nada.

Noticias: Lo salió a defender públicamente. (NdR: el 28 de enero de 1997, tres días después del asesinato, Altieri dijo que “Yabrán no tenía nada que ver con el caso”).
Altieri: Totalmente, porque digo la verdad, en el sentido de mi relación de él. A mí me citaron a declarar, no tuvimos nada que ver.

Noticias: ¿Y Alberto Gómez, que era su comisario, tampoco?
Altieri: Con él tuve una relación muy buena. Una excelente persona, anda por acá (NdR: NOTICIAS entrevistó al policía el año pasado, en su casa de Valeria del Mar, en lo que fue la primera nota que dio desde el asesinato de Cabezas. Gómez, que pasó nueve años detenido, no resistió el archivo y sus respuestas fueron tan contradictorias como falsas). Gómez no tuvo nada que ver, nunca.

Noticias: Gómez tiene una tonelada de llamados cruzados con Ríos, antes y después del crimen.
Altieri: Puede ser, esa parte yo no la conozco. Pero tené en cuenta que el jefe de la custodia, de cualquier custodia, cuando llegan llama al comisario. Estaban todos acá en esos veranos, era un problema cuidar esto.

Noticias: Pero estuvo casi 10 años detenido. La Justicia lo encontró culpable.
Altieri: Si, por ahí lo encontró, pero yo pienso que no. La valía de Gómez, la calidad de persona que era: pienso que no tuvo nada que ver. Nunca lo vi con Yabrán. (pierde la paciencia) Un empresario como Yabrán ¿cómo no va a tener relación conmigo, o uno de ahora con Yeza, el actual intendente?

Noticias: Gómez claramente era culpable.
Altieri: Puede ser. Yo pienso que no. Era un buen comisario.

Noticias: Sorprende que defienda tanto a Gómez y a Yabrán.
Altieri: No defiendo a nadie, digo lo que opino. Como defiendo a José Luis. No voy a negar mis amistades.

Noticias: ¿No es contradictorio defender a Cabezas y a sus asesinos?
Altieri: No es que los defiendo, defiendo mi amistad y mi relación personal.

Noticias: Pero decir que Yabrán no tuvo nada que ver es defenderlo.
Altieri: Si desde mi relación personal yo intuía que podía pasar algo de este tipo, no lo hubiera permitido. No intuí porque para mí no fueron así las cosas. Conmigo eran personas reales, siempre tuve una relación muy buena. ¿Me preguntás si los veo culpables? No, para mí no son culpables. No hubo zona liberada.

Noticias: Pero no es una cuestión de percepción, sino de hechos.
Altieri: Pero eso lo conocés vos, yo nunca vi el expediente. Te contesto desde mi situación personal. Porque es la verdad.

Noticias: ¿Se pudo recuperar Pinamar?
Altieri: Sí, pero fue un impacto muy importante, a nivel internacional. Pinamar bueno… hubo un estigma, que decían que los asesinos éramos nosotros, y no fue así, no fue la comunidad. El 97’ fue un año muy malo, nos marcó mucho a todos, a mí, y a la ciudad también. Pero con el tiempo todo se diluye.

Castillos de arena. Altieri lleva en la venas el lugar donde vive. “Me ofrecieron irme, ser diputado o tener algún cargo en Provincia, pero soy un enfermo de este lugar”. El ex intendente nació en Foggia, Italia, pero desde 1951 vive en Pinamar. “Vi toda su historia: cuando llegué era un desierto”. De la ciudad costera sólo salió a estudiar a un Buenos Aires convulsionado por la llegada de Perón, donde conoció a un custodio del General y abrazó rápido las ideas de justicia social. Al regreso a su segundo hogar su vida se cruzó con la de Jorge Bunge, el arquitecto que construyó Pinamar desde la nada. Ahí empezó a subir peldaños en la escala social. “Se ganaba muy bien, nadie se puede quejar”.
Por esos años conoció y se hizo amigo de otro italiano que comenzaba a amasar una fortuna, y de su pequeño primogénito. De hecho, por poco no se convierten en socios. “Franco es un tipo macanudo, atractivo, te hace sentir bien. Jugábamos mucho al golf. Es estilo Menem, esos tipos que los conocés y al rato los querés besar, te hacés fanático. Ojo, es un tipo patriarca, como mi viejo: su orden no se discute. A Mauricio lo conozco de chico, y hasta fue una tía segunda de él quién me presentó a mi mujer”.

Noticias: Y ahora ese chico es Presidente.
Altieri: ¡No me imaginaba ni que él iba a ser Presidente, ni yo intendente!

En 1991 Altieri llegó al cargo por primera vez, y en el 2012, cinco períodos después, debió renunciar a su puesto, acosado por 31 denuncias por irregularidades. “Cosas de la política, ninguna causa prosperó. Levantaron la mano en el Consejo y me echaron”. Íntimo de Scioli –“lo iba a ver en la lancha cuando yo era concejal, y en el 2015 lo voté”–, Altieri dice que cayó en el medio de la pelea con el vicegobernador de ese entonces, Gabriel Mariotto. “Me bajó el pulgar, yo era el único intendente de Daniel y me sacaron de una patada. Nunca tuve buena relación con Mariotto, no sé por qué, tendría celos”.

Noticias: ¿No extraña la adrenalina del cargo? Usted gobernó en los famosos noventa.
Altieri: En el 90 teníamos glamour, la pasábamos bárbaro, no sé si fue bueno o malo, pero teníamos un Presidente que nos hacia cagar de risa. Había más políticos y periodistas que turistas. Viste lo que era Menem, el tipo te hacía sentir un rey, salía, caminaba, había colas de gente que lo saludaba, lo besaba. Era un tipo que… no entendías nada cuando estabas al lado de él. Arrastraba a todos, venían todos. Pinamar se hizo famoso. Hasta Cristina y Néstor venían, cuando él era gobernador. ¡Yo ni sabía quiénes eran! Después me enteré, pero nunca tuve partidismos. Si gobierno un lugar de turismo no puedo tener ideologías: para mí son todos iguales.