Menú
Costumbres / 22 de abril de 2018

Por qué la moda copó la pantalla

Por

Glamour, flashes, pasarela, belleza y apariencias. La moda puede ser para algunas personas un estilo de vida, pero es sobre todas las cosas, una industria millonaria. Hay tanta gente que desea pertenecer a ese mundo o a quienes les divierten los entretelones del ambiente fashion, que la televisión encontró allí un nicho más que interesante.

En los últimos tiempos, se intensificó la producción de series, documentales y películas que tienen a la moda como tema. Algunos de estos productos se concentran en su lado luminoso y otros se animan a ir tras bambalinas para contar la oscura realidad debajo de las pasarelas.

Ficción. Si bien cosechó más críticas que elogios, “Edha” fue la primera serie producida por Netflix en Argentina que tuvo como protagonista a la cuestionada Juana Viale. Allí encarnó a una diseñadora de moda cuya empresa empieza a tambalear a raíz de un incendio en el taller clandestino donde se producían sus prendas. La creadora ingresa en el campo de la moda masculina inspirada en un modelo (un vengador encubierto) interpretado por el español Andrés Velencoso. Con una trama de venganza y secretos, que se mezclan con la pasión y la moda, pero también con la realidad del trabajo esclavo, la serie no logra fluir del todo debido a la actuación monocorde de su protagonista. A favor: la ciudad de Buenos Aires se luce como nunca y las actuaciones de Pablo Echarri y Sofía Gala, entre otros miembros del elenco, salvan la propuesta.

Los españoles también hicieron su aporte en esta idea de retratar la vida fashion. “Velvet” es un culebrón ambientado en la España de fines de los ‘50 acerca de las galerías madrileñas Velvet donde se venden diseños de alta costura. Y aunque lo más atrayente parecería ser la historia de amor entre el heredero de las galerías y la costurera, la moda hace que la estética de la historia también sea protagonista a lo largo de 4 temporadas. Tal fue el éxito de esta serie que Netflix estrenó un “spin-off” llamado “Colección Velvet”, con la apertura de una nueva galería en Barcelona y personajes de la historia original. Otro ejemplo español que rozaba tangencialmente el tema fue “El tiempo entre costuras”, basado en la novela homónima de María Dueñas.

Dos míticas series que hicieron de la moda un culto fueron “Sex and the City” y “Gossip Girl”, ambas ambientadas en Nueva York, capital fashion. Mientras Blair Waldorf y Serena Van der Woodsen de “Gossip” lucían impactantes atuendos mientras caminaban por el Upper East Side, Carrie Bradshaw de “Sex and the City” se convirtió en un ícono fashionista de todo el mundo. Muchos conocieron algunos de los grandes nombres de diseñadores gracias a su envidiable ropero.

Realidad. Los zapatos siempre fueron la obsesión de Carrie Bradshaw, pero no cualquier zapato. Los “manolos” de Manolo Blahnik, el diseñador más famoso, eran sus preferidos. El documental “Manolo: the boy who made shoes for lizards” cuenta la historia de este chico de las Islas Canarias que se convirtió en una leyenda a la hora de vestir los pies de las más famosas. Uno de los puntos de inflexión fue cuando Lady Di lució uno de sus pares.
Hay una mujer que es un denominador común en películas, series y documentales: Anna Wintour, la temida editora jefa de la revista Vogue, la Biblia de la moda. Fue la inspiración para el personaje de Meryl Streep en “El diablo viste a la moda”, pero realmente se la puede ver en acción en el documental “The September issue”, uno de los films pioneros en mostrar el trabajo alrededor de la industria de la indumentaria. En él se puede conocer a fondo el proceso de producción de la edición de septiembre de la revista de moda más famosa.

Pero para ver cómo se prepara una colección de alta costura, nada mejor que “Dior y yo”, un documental que muestra cómo el diseñador Raf Simons se puso al frente de la casa Dior y compuso toda una colección y la presentación de un desfile en ocho semanas; mientras luchaba con la presión de encajar en una casa con años de tradición y con el fantasma del exitoso John Galliano, su predecesor.
Finalmente apareció un documental que se animó a mostrar de forma cruda y real el lado más oscuro de la industria. “The true cost” habla precisamente de eso, el verdadero costo de la moda, pero no la de alta costura, sino la denominada “fast fashion”, la descartable, la que colma los percheros de las grandes casas como “H&M”, “Zara”, “Forever 21”, la que llega a las casas de la gente común por pocos dólares pero que en los talleres de Bangladesh implica condiciones laborales pésimas.

Mix. Dentro de esta temática, también hay series que combinan la ficción con la realidad, como la propuesta de Fox “American Crime Story: El asesinato de Gianni Versace”, que si bien se centra en la vida de Andrew Cunanan, asesino del modisto italiano, también muestra los entretelones de la carrera de Gianni y, en el momento posterior a su muerte, cómo su hermana Donatella se hizo cargo de la Casa Versace.

En el caso de “Girlboss”, la serie está inspirada en el libro de Sophia Amoruso, la fundadora de “Nasty Gal”, un sitio de compra y venta de moda vintage. Lo curioso es que la segunda temporada fue cancelada porque salieron a la luz denuncias de maltrato de Amoruso a empleadas de su compañía.

¿Otros documentales para buscar y disfrutar? “ Lagerfeld Confidential”, “Chanel vs. Schiaparelli: el negro y el rosa”, “Franca. Caos y Creación” y “House of Z”, sobre el diseñador neoyorquino Zac Posen.

Pero esto parece ser sólo el comienzo. El tema promete más títulos de todo tipo y en cada uno de los géneros, para un público fiel de adictos fashion que adoran conocer la vida íntima de sus estrellas.

En esta nota: , ,