Sociedad / 23 de abril de 2018

La llegada del bebé de Marley: con el chivo bajo el brazo

Por

Antes de comenzar a grabar, Marley sabía a lo que se iba a enfrentar. Tenía algunas dudas y cierto temor al qué dirán. Por eso, cuando se emitió el primer programa de “Por el mundo”, ni él pudo creer las repercusiones. “No sé si soy yo o el carisma de Mirko. pero a todos les gusta”, le contó a una periodista, sorprendido por las devoluciones positivas. Sin embargo, los televidentes nunca son tan benévolos y, después de la segunda emisión del clásico ciclo de viajes, las críticas arreciaron. El uso de la imagen del bebé para promocionar marcas, la sobreexposición y la increíble acumulación de millas aéreas del pequeño Mirko fueron los argumentos para atacarlo. Hasta el propio Jorge Lanata le dedicó su columna semanal, en la que suele hablar de política. No le perdonaron una.

Marley sabía que esto podía pasar pero, de todas formas, sus amigos dicen que está angustiado. En casi treinta años de carrera, construyó una imagen de rubio bonachón, torpe y divertido. Siempre evitó el escándalo y su vida privada suele ser un misterio. Por eso, recibir cuestionamientos de periodistas y tuiteros despiadados es toda una novedad. En su trayectoria, además, hizo de su nombre un producto para vender lo que sea: bebidas, comidas o medicamentos. Hoy, incluso, su rostro es la imagen de una empresa de préstamos personales. Facturar con Mirko, sin embargo, no cayó tan simpático.

Mininegocios. El domingo 22 se emitirá el tercer programa de “Por el mundo”. Esta vez desde Hong Kong. La semana anterior, padre e hijo recorrieron Montreal con Florencia Peña y su bebé, Felipe. Hubo chistes, torpezas y una divertida competencia de cambio de pañales.

Pero lo que desató los cuestionamientos fueron los “chivos”. No hubo prácticamente una escena en la que Marley y Peña no vendieran algo: ropa para niños, pañales, productos de higiene personal para bebés, cochecitos. Los famosos “PNT” (“Publicidad no tradicional”) se adueñaron del programa: Marley y Florencia jugaban con sus hijos en la cama y de fondo se veía, perfectamente acomodado, un shampoo infantil; Marley paseaba con Mirko por el museo de “Barbie” y de inmediato aparecía una placa con la marca del carrito. A la producción no se le escapó ni un canje.

“Por el mundo” cobró 36.000 pesos por segundo de su tanda comercial y, como explican en el mercado de la publicidad, los PNT pueden llegar a costar cinco veces más. Esos “chivos”, que fueron quitados por Telefe en su plataforma online, son hoy los espacios predilectos de las marcas. No hay nada mejor para vender un producto que ver a un personaje famoso y querido usándolo. Además, es un recurso muy económico ya que sólo requiere que la persona lo muestre. O, en este caso, que lo ponga cerquita del bebé para que la cámara lo tome. Un negocio de muchos ceros.

Crecer en tevé. En los días previos a la emisión de “Por el mundo”, Marley reconoció que no era fácil preparar la valija del bebé porque debía prever cada detalle. “Antes de partir estuve con el pediatra y estudiamos cuáles serían las ciudades más seguras para viajar con él. Y un infectólogo analizó si hacía falta alguna inyección extra o no. Tiene todas sus vacunas al día pero durante el viaje va a cortar los dientes, y cuando estemos en Hong Kong empezará a tener una comida por día”, había contado.

Y como en el mundo de la televisión cada detalle puede ser explotado hasta el cansancio, las etapas del crecimiento de Mirko seguirán siendo clave en el contenido del programa. El conductor anunció, como quien revela lo que sucederá en la próxima temporada de una serie, que Lali Espósito será testigo de la primera comida sólida del pequeño y que espera con ansias las divertidas escenas junto a la “China” Suárez, Benjamín Vicuña, Rufina y la pequeña Magnolia. Algo similar a lo que se hizo en Montreal, con los sketches de Mirko y Felipe, a quienes, incluso, disfrazaron de peluches. Más aún, el hijo de Peña también tendrá el recuerdo televisado de su primera comida sólida, ya que fue uno de los segmentos destacados.

Jorge Lanata acusó a Marley de “quitarle la infancia” a Mirko y de no darle la libertad para que decida su propio destino. En su columna repasó el trágico destino de algunas estrellas de Hollywood que arrancaron su carrera siendo muy pequeños, como Macaulay Culkin y Lindsay Lohan, y que terminaron con problemas de alcohol, drogas o financieros. Además, insistió en que la ajetreada rutina de Mirko está muy lejos de ajustarse a la regulación legal en cuanto al trabajo de los menores en la televisión.

Desde Telefe no se hicieron eco de estas críticas. “Mirko es su hijo y lo acompaña a todos sus viajes. Marley es libre de hacer lo que quiera, si lo quiere mostrar en las redes o en el programa”, dijo una productora a NOTICIAS. Florencia Peña también defendió al conductor: “No tienen infancia los chicos que no tienen para comer, o que viven en la calle. Mirko es un bebé feliz”, retrucó. Un bebé feliz. Y también rentable.