Personajes / 27 de abril de 2018

Confesiones de Carmela Moreau, la novia de Agustín Rossi

La hija del radical K, está en pareja con el jefe de los diputados del FpV. Los consejos de Leopoldo y la hermana massista.

La abuela Carmela no lo pudo creer el día que la nieta llegó de la mano de un hombre de bigote al que presentó como su “novio peronista”. Era Agustín Rossi, que había entrado a una casa radical. La cuarta de los cinco hijos de Leopoldo Moreau y María del Carmen Banzas conoció al dirigente del FpV en un acto en San Nicolás y poco tiempo después se enamoraron en el Sur.

Carmela Moreau (36), que lleva el nombre de su sorprendida abuela materna, es también la compañera de Rossi en la carrera presidencial del 2019. Y la encargada de armar las rutas para recorrer la provincia de Buenos Aires, donde empezó a militar a los 12 años con la Juventud Radical.

Nació el 24 de marzo de 1982, a seis años del golpe militar y nueve días antes de la guerra de Malvinas. Trabaja como asesora en el Congreso desde los 21 y es gremialista en la Asociación de Personal Legislativo. Su otro gran amor es el periodismo. Tuvo a cargo la producción del documental “La República Recuperada”, sobre el gobierno de Raúl Alfonsín, y hoy conduce “Adelante” en una radio web. Pero no logra el título: estudió un año en TEA, pasó por la Universidad del Salvador y siempre dejó por trabajo.

Noticias: ¿Se define como una periodista militante?
Carmela Moreau: No creo en el periodismo totalmente objetivo. Si uno es profesional de los medios tiene que tener una mirada plural y amplia. Yo estoy en radio Caput, que es parte del microclima político y tiene una tendencia nac&pop. Pero este año sumamos columnas de otros temas para poder romper un poco con eso. Me gustaría llevar invitados de otros espacios políticos, pero con algunos cuesta. Los de Cambiemos te dicen que no.

Noticias: ¿Los radicales también?
Moreau: Sí, tienen onda porque son amigos pero no en este ámbito.

Noticias: Entrevistó a Rossi y a su padre, ¿cómo se llevan?
Moreau: Comparten el bloque y el mismo proyecto político. Ellos tenían mucha onda desde antes, son muy similares. Los dos militan desde chicos, con dificultades, son muy de salir a laburar en los pueblos. Ideológicamente coinciden muchas en cuanto a estrategia. Son buenos legisladores y tienen mucha experiencia.

Noticias: ¿Cómo tomó Leopoldo la noticia del noviazgo?
Moreau: Abrió los ojos grandes. Como todo padre me dijo que me cuide, que vaya con cuidado. No opina mucho más que eso. Yo tengo 36 años, no soy una nena, así que mis viejos no opinan demasiado. Les cae muy bien a los dos. Agustín es muy cálido, muy sencillo, muy atento.

Noticias: ¿Le gustaría ocupar una banca?
Moreau: No, porque no está bueno que todos en la familia tengamos un cargo. La actividad legislativa para mí es hermosa. Ahora soy gremialista y tengo un cargo en la mesa chica del gremio del Congreso, eso tampoco lo imaginé y me hace muy feliz.

Noticias: ¿Qué le parece el pedido de cargos de la UCR al PRO?
Moreau: Más que pedirle lugares deberían pedirle reivindicación de algunas políticas que están dañando la integridad del pueblo. Pedir lugares me parece rastrero, es ridículo. Esa UCR y el PRO hoy son lo mismo.

Amor. Suben fotos juntos a las redes sociales y comparten mensajes de amor sin vergüenza. Pero se los ve poco en familia. No hay momentos retratados con los cuatro hijos de Rossi: Delfina y su hermano, que vive en Estados Unidos, y dos más chicos del segundo matrimonio.

“Estamos tratando de construir una relación de a poco”, admite Carmela, 22 años más joven que el ex ministro de Defensa. Por ahora no hay planes de boda, pero sí de “formar una familia”.

Noticias: ¿Usted le recomendó sacarse el bigote?
Moreau: No, yo no quería porque tenía miedo de cómo le fuera a quedar. Yo me había enamorado así, pero él tenía muchas ganas de sacárselo y yo le dije que probara, si total vuelve a crecer.

Noticias: ¿Se imagina como primera dama?
Moreau: No, para nada. Es rarísimo. No me imagino en un rol así.

Noticias: ¿Y Rossi candidato a presidente?
Moreau: Él mismo dice que si Cristina no es candidata hay que construir otra candidatura para el espacio y a él, obviamente, le gustaría. Me gusta acompañarlo mucho en la provincia de Buenos Aires porque es donde siempre milité y donde más lo puedo ayudar, levantar un teléfono. En lo que él quiera en la vida lo voy a acompañar.