Política / 22 de mayo de 2018

¿Ninguneo a Carrió?: Sin representante en la mesa chica del Presidente

Desde el entorno de la diputada exageran tranquilidad, y claman que no les inquieta no tener una silla en el nuevo equipo que formó Macri para seguir el día a día de la política.

Por

Ninguneo a Elisa Carrió

No lo necesita. Ella es más que un viaje o una foto, dicen cerca de Carrió. Por eso, porque le sobra banca, y, repiten en su círculo, porque tiene a su propio hombre en la Casa Rosada, es que la diputada no necesita ser parte de la recién estrenada “mesa política” que posó sonriente en la Quinta de Olivos el miércoles 16. “’Lilita’ tiene relación directa con Mauricio y con Marcos, y además en la Casa de Gobierno está Fernando Sánchez, que es nuestro”, asegura uno de los hombres de la líder de la Coalición Cívica.

Desde el mundo de Carrió exageran tranquilidad, y claman que no les inquieta no tener una silla en el nuevo equipo que formó el Presidente para seguir el día a día de la política. Del lado de enfrente se regocijan con haber ganado lugares en la consideración oficial. “Ganó la política, como pasa siempre”, decían desde el entorno de Ernesto Sanz, uno de los líderes de la UCR, a la salida de la reunión en la quinta presidencial. Sanz es uno de los que se sumaron al equipo: además de él, está Rogelio Frigerio, el peronista ministro del Interior, y Emilio Monzó, el presidente del Senado con futuro de embajador, al parecer en España. “Era una boludez tener alejados a estos monstruos de la política”, se divertía uno de los senadores de Cambiemos.

No fue la única novedad de estos días. Además, luego de la estampida de Carrió contra el gurú presidencial Jaime Durán Barba, el propio jefe de Gabinete criticó en público ese tipo de actitudes de “Lilita”. “Hay que tener cuidado con las palabras”, le espetó Marcos Peña, luego de que Carrió dijera que “había que matar” al consultor ecuatoriano.