Menú
Política / 26 de mayo de 2018

El papá de Vidal: “No la imaginaba ni gobernadora”

Noticias habló en exclusivo con José Luis Vidal y Norma Cascallares, padres de la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires. Orgullo paternal y posibilidades presidenciales.

Por | |

“Estamos orgullosos de ella”, dice José Luis Vidal (69), el padre de María Eugenia. Habla también por su esposa, Norma Cascallares (68), con quien vive en la localidad de Haedo, partido de Morón. El orgullo se le nota en la voz, que se vuelve más amable a medida que avanza en el relato sobre el vínculo con su hija durante los últimos dos años, desde que se convirtió en gobernadora: “Ella no cambió en nada, seguimos teniendo una relación y nos vemos todas las semanas”.

A los 23 años, Vidal se convirtió en padre de una beba de 2,300 kilos sin imaginar hasta dónde llegaría su pequeña “Mariú”. Y 44 años después, todavía está dispuesto a sorprenderse.

Noticias: ¿Se imagina a su hija como presidenta?
José Luis Vidal: No está en mis planes imaginar si puede ser presidenta, pero tampoco estaba en mis planes que fuera gobernadora.

Del otro lado del teléfono, Vidal responde y lanza una risa nerviosa. No está acostumbrado a la exposición. Mantiene su perfil bajo y trabaja de cardiólogo “como desde hace 45 años”. Para María Eugenia es “su héroe de la vida real”. Así lo contó al periodista Ezequiel Spillman en el libro “La otra hechicera”.

Hace un año, el doctor Vidal renunció a la Clínica Estrada de Remedios de Escaldada, en Lanús, donde era jefe del servicio de hemodinámica. Sus compañeros lo recuerdan con cariño, pero aseguran que “sufrió lo que sufrieron muchos médicos”. Se refieren a atrasos en los pagos y una deuda millonaria producto de la crítica situación que atravesó la clínica, con despidos y hasta un concurso de acreedores.

Vidal prefiere no entrar en la polémica: “Me fui hace un año, pero no tuve ningún problema. Fue una decisión propia”, aclara. Según pudo reconstruir NOTICIAS, en los momentos de mayor tensión, algunos trabajadores intentaron conseguir una salvación a través de la gobernadora, pero él frenó el avance: “Soy el doctor Vidal y el padre de mi hija”. No se habló más.