Menú
Costumbres / 6 de junio de 2018

Las casas “tecno veganas” en las que viviremos

El diseño de vanguardia en la mirada de un experto que analizó lo nuevo de la Feria del Milán. Cómo serán las viviendas del futuro.

Por

Cada año, la semana más convocante del “universo design” tiene sede en Milán. La renombrada Feria del Diseño de Milán, con su “Salone del Mobile” (Salón del Mueble), es una experiencia emocional que atrae a empresas, creadores, comunicadores y profesionales de todo el mundo. La consigna madre es el trabajo vanguardista en temas como la vida contemporánea, los materiales y la innovación tecnológica. Hablar de “tendencias” en diseño suena peyorativo. Se debe postular una “arqueología del futuro”. Un paraguas creativo de libertad absoluta bajo el cual las pitonisas del diseño se reúnen para debatir y desafiar con sus predicciones.

La sociedad telepática. Rossana Orlandi, la gran galerista milanesa, reunió en su “spazio” a la holandesa Li Edelkoort -gurú de tendencias- junto a la directora de Diseño de Google -Ivy Ross- y el cofundador de Future Laboratory, Martin Raymond.

Última colección de Philippe Starck, muebles de plástico que imitan madera.

En 1998, Edelkoort ya había vislumbrado un futuro en el que la tecnología se integraría cómodamente en nuestras vidas. “El hardward de las computadoras podría integrarse fácilmente en los lugares de trabajo y los hogares, a traves de la introducción de elementos como textiles, que harán estos elementos más cercanos al hombre”, auguró. “Softwear”, el debut de Google en la Semana del Diseño, da vida a ese concepto a través de una serie de acogedoras instalaciones que combinan alta tecnología y lenta labor artesanal.

Estas altas damas del diseño creen, además, que debido a los cambios que están sucediendo en nuestro cerebro, el ser humano desarrollará capacidades especiales, que en un corto tiempo nos permitirán desarrollar una comunicación telepática. Esta posibilidad llevará a la humanidad a una integración cada vez mayor entre personas, objetos y tecnología, que transformará nuestros hábitats y generará nuevas propuestas estéticas y funcionales en nuestros objetos.

Pero así como la tecnología nos abre la mirada también nos aisla. Juntos pero solos, es una antinomia que crecerá en un futuro no muy lejano. Esto nos llevará hacia lo que la holandesa Edelkoort evoca como su gran profecía: la necesidad de espiritualidad. “La Casa espiritual” es un hábitat donde los objetos responderán a nuestro bienestar, con objetos y espacios más personales, hechos a la medida de cada individuo.

Artefactos realizados con sobrantes de la fabricación de sillas, reciclados.

Vida nómade. Rápido y veloz, el crecimiento demográfico y la movilidad de las comunidades ha determinado la necesidad imperiosa de cubrir los requerimientos de una vida transhumante. Como respuesta, el arquitecto Massimiliano Locatelli ha presentado su proyecto sobre las posibilidades ofrecidas por la impresión 3D en el campo de la arquitectura sostenible: una casa tridimensional impresa. El proyecto se llama “3D housing 05” y se trata de una vivienda fabricada mediante un robot portátil. La casa se ha impreso en 48 horas. El núcleo del edificio se ensambló con concreto y una impresora 3D.

Esta es la primera casa impresa en 3D en Europa. Según Locatelli, una construcción de 100 metros cuadrados de este tipo requiere hoy en día una semana para su construcción, a un costo de 1.000 euros por metro cuadrado. Un valor que según las previsiones del arquitecto se reduciría a un tercio en un futuro no muy lejano.
Food Fashion. La preocupación por los alimentos y el acto gregario de comer se ha convertido en una tendencia fashionista creciente, que no puede quedar ajena a la mirada de las mejores escuelas de diseño del mundo. La Real Academia Danesa de Bellas Artes con su Escuela de Arquitectura y Diseño mostró una serie de instalaciones referidas a este tema, poniendo el acento en dos aspectos principales de la comida: el desperdicio de los alimentos y el acto de compartirlos.

El ahorro energético es la premisa de esta instalación lumínica de bajo costo.

En la instalación “Ingestión–Wasteaurant”, se muestra una mesa donde la comida desaparece muy rápido gracias a un mecanismo que moviliza los platos debajo del mantel. Las copas se vuelcan y los platos dejan rastros largos de salsa antes de que los volúmenes de comida caigan en una gran bolsa de basura. En su otra propuesta, “Ingestión-Compartir”, la instalación muestra un suntuoso buffet de postres, con salsas, jarabes que se sirven en costras de merengue. Pero los cuencos están perforados de modo que cuanto más comparten los participantes sus respectivos cuencos, más añaden sabor a la corteza de merengue compartida. El objetivo de esta muestra no es solo estimular los sentidos, sino también el pensamiento preparando el terreno para un debate sobre el significado del consumo y el desperdicio de los alimentos.

En el marco de la muestra, la industria del mueble tiene su propia usina creativa, el Salón Satélite de la Feria del Mueble de Milán, donde los Creativos sub 35 cumplen con la misión de refrescar al mercado. El primer premio fue para Stefano Carta Vasconcellos que proyectó Cucina Leggera. Es una cocina nómade ultra liviana cuyos muebles se imprimen en 3D y se arman sin necesidad de tornillos, diseñada para insertarse en cualquier tipo de entorno: desde una vivienda a espacios de co-working.

Cocina en que los artefactos se ocultan tras texturas naturales como la madera o el mármol.

Diseño Vegano. El veganismo está en aumento en todo el mundo, por lo que era solo cuestión de tiempo antes de que esto comenzara a afectar a la industria del diseño.

El diseñador israelí Erez Nevi Pana ahonda en la posibilidad de crear sin crueldad hacia los animales y adapta su profundo respeto hacia la vida a una metodología de diseño, negándose a usar cualquier tipo de producto que contenga rastros de animales, como lana, cuero, pintura, plásticos, resina o pegamentos industriales. Para ensamblar sus muebles, el diseñador utiliza sustancias y minerales a base de plantas. “Podríamos decir que las obras de Erez Nevi Pana se producen dentro de una especie de dieta”, explica la curadora de la muestra. Quizás su obra más emblemática es el proyecto de sal, que utiliza las propiedades naturales del Mar Muerto. Como el agua altamente salada impide que cualquier tipo de ser viviente sobreviva, es considerado como el “lugar más vegano de la tierra”. El diseñador construye taburetes de madera reciclada, que se acaban con un pegamento vegano. El objeto se sumerge en agua y se fija al fondo del mar donde la sal comienza a cristalizar en su superficie. Esta técnica dramática le da grosor con una capa de sal natural que forma una nueva piel.

Casas en nuevos materiales, como la fibra de carbono, o impresas en 3D.

Materiales tecno-naturales. Cocinar y compartir se coloca en el centro de la escena de las viviendas de cualquier clase económica y social, y los materiales y sistemas tecnológicos se adecuan a la nueva escena como integrantes ocultos, dejando que los elementos naturales dominen la escena, para dar su toque de calidez a mármoles, aceros y piedras. Con el impacto ambiental del plástico de desecho como una gran preocupación global, muchos diseñadores han comenzado a explorar el potencial para reciclar este material. El diseñador japonés Kodai Iwamoto exhibió jarrones hechos con una técnica que él llama “soplado de plástico”, mientras que la empresa holandesa Trashplast presentará un nuevo material innovador hecho de plástico de polietileno reciclado. La tecnología también ha permitido obtener papeles con gran resistencia, capaces de transformarse en sillas o mesas, así como transformar los que se obtienen de minerales y vegetales, como algas marinas, para generar textiles.

En definitiva, este popurri de diseño y creatividad nos da la posibilidad de espiar por un momento como será nuestra vida en un futuro no muy lejano. Según parece, nuestro habitat será cada vez más acogedor y personal, aunque más efimero y tecnológico, pero eso sí, sin que nadie lo note.

 

* Arquitecto, docente, presidente  de DArA (Asociación de Diseñadores
de Interiores de Argentina).