Menú
Política / 18 de julio de 2018

Mauricio Macri: de la herencia a la tormenta

Por

Está muy bien que un mandatario escuche y responda las preguntas de la prensa. El equipo comunicacional del Gobierno se jugó entero al hecho, al punto de que tanta expectativa traería detrás grandes anuncios económicos, más cambios en el Gabinete o algo. Pero no. Era sólo una conferencia de prensa. Bien ahí. Gran formato para la democracia. Formato. Forma. Formalidad…

Se lo vio tenso al Presidente. Y no le faltaban razones. El país no está bien y se anuncian tiempos peores desde todos los frentes. Las preguntas iban a ser duras. Y lo fueron. Insisto: buenísimo gesto dar la cara. No alcanzó a tapar lo esquivo y generalista de las respuestas.

Tormenta. Fue la palabra estrella de la escena. Tanto, que parecía el segmento del pronóstico de los noticieros.

Las tormentas son fenómenos naturales. Nadie los genera. Sólo suceden. Pero hasta las tormentas tienen explicaciones precisas cuando sucedieron y suelen ser bastante previsibles antes. Los economistas oficiales estuvieron dos años y medio haciendo pronósticos fallidos. Se les chispoteó que venía la tormenta.

Nada menos parecido al clima que la economía. La hacen hombres aglutinados en intereses. Hasta dejar que la economía funcione “sola” según los vientos del mercado es una decisión humana. Se le llama política a la decisión del rumbo de un país. Hay buenas políticas y malas políticas. Estas últimas pueden llegar a ser destructivas. Incluso más que las tormentas.

La Argentina no necesita paraguas. Aunque un buen piloto…

 

*Jefe de Redacción de NOTICIAS.