Costumbres / 15 de agosto de 2018

Creaciones famosas que nacieron en sueños

“Nuestros sueños son el diario de nuestra vida: un lugar donde esperanzas, miedos, deseos y neurosis adoptan formas fantásticas en historias que a veces son desgarradoras y a veces divertidísimas”, así se presenta “Diario de sueños”, el manual y guía sobre los sueños que acaba de publicar Planeta.

Entre los datos interesantes que trae, están los siguientes:

El primer sueño documentado fue escrito alrededor del año 3.000 a.C. por el rey mesopotámico Dumuzid el Pastor, y a lo largo de la historia, han sido una herramienta. Por aquel entonces, la sacerdotisa era quien los interpretaba para conocer qué escondían. Los egipcios se basaron en la cultura mesopotámica y también tomaron los sueños como “predicciones sobre el futuro enviadas por los dioses”. Los griegos, en la misma línea, otorgaron a los sueños la tarea de predecir el futuro pero, además, los consideraron posibles indicadores de enfermedades físicas y psicológicas. “Hipócrates, considerado por muchos como el padre de la medicina moderna, pensaba que los sueños, en lugar de provenir de los dioses, provenían de nuestro interior, y que eran el modo que tenía el cuerpo de comunicarse”, explica “Diario de sueños”.

“Desde que existen los sueños han existido quienes afirman que son proféticos. Desde las antiguas civilizaciones hasta llegar al presente, el ser humano ha buscado en sus sueños indicios de lo que le deparará el futuro”, agrega. Los sueños proféticos tampoco le escaparon a la religión y es José, en el Génesis 41, quien interpreta los sueños del faraón.

Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis, uno de los personajes más influyentes de la historia del siglo XX, fue un profundo defensor del significado oculto de los sueños, un dato de la sabiduría popular al que la ciencia no había sabido (hasta la llegada del psicoanálisis) aprovechar en toda su magnitud. Freud desarrolló su teoría en “La interpretación de los sueños”.

Como prueba del poder que tienen los sueños, algunas anécdotas que ilustran su poder creativo e inspirador:

-En 1619, Descartes soñó que le daban un melón en pleno vendaval y se despertó con la inspiración necesaria para crear el método científico que seguimos utilizando hoy día.

-En 1905, Einstein soñó con vacas que se electrocutaban y al despertarse propuso su teoría de la relatividad.

-En 1953, el Dr. James Watson soñó con unas serpientes entrelazadas y al despertar descubrió la doble hélice del ADN.

-En 1965, Paul McCartney soñó con una melodía que creía haber oído de pequeño y tras despertar grabó “Yesterday”, que se convertiría en la canción más covereada de la historia.