Menú
Cultura / 8 de septiembre de 2018

Filosofía: ¿Qué nos causa más angustia?

De visita en Buenos Aires, la socióloga eslovena Renata Salecl explica por qué la sensación de ser ignorados nos desequilibra.

Por

“Una sociedad sin angustia sería un lugar muy peligroso en el que vivir”, dice Renata Salecl, filósofa, socióloga y teórica jurídica, nacida en Eslovenia hace 56 años.

Es una de las pensadoras más interesantes de la Europa actual, que reparte su trabajo docente entre su propio país, Londres y Nueva York.

La teoría psiconalítica es la piedra angular de sus investigaciones, rasgo que comparte con su célebre primer marido, el filósofo esloveno Slavoj Žižek, con quien tuvo un hijo.

Hace pocos días Salecl estuvo en Buenos Aires para presentarse en la Feria de Editores en Ciudad Cultural Konex. Allí, habló principalmente de su libro “Angustia” (Ediciones Godot), recién publicado en la Argentina.

Pero su campo de investigación es amplio y abarca el feminismo, la sexualidad, las relaciones afectivas y el abuso infantil. También las relaciones que el poder establece con los inviduos, las fantasías sociales que derivan en ansiedades individuales.

Sentimientos. Si tuviéramos que señalar una angustia típica de este tiempo histórico, seguramente pensaríamos en el trauma del terrorismo, esa horrible sensación de estar en peligro, en cualquier parte y en cualquier lugar. O la falta de trabajo o recursos que provocan los desastres naturales o políticos y obligan a emigrar a extensas poblaciones.

Pero no. Según Renata Salecl, estas no son las principales causas de ansiedad para los habitantes del mundo actual. Uno de los tópicos más desequilibrantes es la contradicción entre el mandato de búsqueda del placer y la incapacidad para lograrlo. La ilusión de que el futuro está en nuestras manos y no somos capaces de inventarnos una vida mejor. El capitalismo con sus millones de opciones para consumir y gozar contribuye al proponer una supuesta libertad que sólo se deriva en indecisión y más angustia.

Finalmente, la necesidad de ser aprobado por los demás, el deseo de gustar, de pertenecer y sentirse incluido es, según Salecl, uno de los sentimientos que más ansiedad producen en esta era.

Pero, según la filósofa, la angustia no tiene sólo connotaciones negativas para los individuos. “ La filosofía y el psicoanálisis analizan la angustia como una cualidad esencialmente humana, no una que paraliza sino, por el contrario, la condición a través de la cual los sujetos humanos nos relacionamos con el mundo”.

En diálogo con NOTICIAS, Salecl habló de éste y otros sentimientos que tiñen la realidad de los sujetos de hoy. Aquí los tramos principales de la charla.

Noticias: ¿Qué vigencia tiene hoy el psiconalálisis como modelo de comprensión de las conductas?
Renata Salecl: En el neoliberalismo, el psicoanálisis es crucial para comprender cómo funcionan y sociabilizan las personas, qué tipo de sufrimiento tienen, cuáles son los nuevos síntomas. Aunque se supone que en esta época somos llamados a minimizar el sufrimiento y aumentar el bienestar, los individuos insisten en su sufrimiento, hacen cosas en contra de su bienestar, el propio y el de la sociedad.

Noticias: ¿La política descuida la vida íntima de las personas?
Salecl: La política manipula la percepción de la vida privada de las personas. Pongamos como ejemplo el problema actual de la inmigración. En mi país, en Eslovenia, recientemente hubo elecciones y un partido de derecha habló constantemente durante la campaña, del peligro de los inmigrantes. En realidad, en Eslovenia tenemos muy pocos inmigrantes. Sin embargo los presentaban como causantes de la pérdida de nuestro bienestar. Un mensaje como éste puede provocar un sentimiento de furia en los votantes. Es una manipulación de la política que afecta a las personas y altera la percepción que tienen de su bienestar.

Noticias: Usted afirma que la falta de reconocimiento es la principal fuente de angustia para la personas. ¿Qué rol juegan las redes sociales en aumentar ese sentimiento?
Salecl: En internet podemos integrar nuevas comunidades, pero los sentimientos que experimentamos son muy similares a los que teníamos fuera de la web. Las redes sí aumentan la angustia de ser manipulados, la pregunta por quién estará detrás de los mensajes que recibo. Las redes sociales afectan también la manera en que las personas se perciben a sí mismas. Saben que las imágenes en Facebook o Instagram están manipuladas y cambiadas, pero cuando las observan tienen un sentimiento genuino de falta de pertenencia. Piensan: “mi vida es aburrida, mis vacaciones no fueron tan lindas”. Esto crea mucha angustia. La gente joven siente angustia en cuanto al ideal de belleza. Pero son viejas angustias.

NOTICIAS: ¿Cuál es su campo de investigación actual?
Salecl: Estoy finalizando un libro sobre la ignorancia, analizándola en dos direcciones. Por un lado, la ignorancia que existe en el entorno social, que tiene que ver con la propaganda, las corporaciones, los medios. Por ejemplo, en un tema como el cambio climático, aunque se trata de un conocimiento científico, las corporaciones luchan para generar dudas, para negarlo. Y también estoy estudiando la manera en que el individuo es afectado por la ignorancia. A veces la ignorancia es de gran ayuda, para enamorarnos, por ejemplo. Cuando tenemos algún tipo de trauma, cerramos nuestros ojos, lo negamos. La ignorancia también tiene que ver con cómo nos relacionamos entre nosostros. Cumple una función importante en la manera en que nos percibimos a nosotros mismos como sujetos sociales. ¿Alguien me está observando o no? Y esto se relaciona con la angustia. Sentimos angustia cuando nos ignoran.