Política / 22 de septiembre de 2018

Caso Nisman: los últimos WhatsApp del fiscal muerto

Un libro revela los mensajes finales en el celular del fiscal antes de su muerte. La confesión a su ex. El desgarrador adiós de su hija.

Por

Alberto Nisman.

A casi cuatros años de la muerte del fiscal Alberto Nisman, el expediente, que ya superó los 100 cuerpos, sigue arrojando novedades… y contradicciones.

Esta semana llegó al juzgado la resolución de un informe pericial sobre el teléfono Motorola que usaba el fiscal Nisman y al que accedió NOTICIAS. El documento lleva por nombre “Informe de la extracción” y revela que del celular de Nisman se recuperaron 130 mensajes de WhatsApp, de los cuales 94 eran conversaciones que habían sido borradas. Además había 111 llamadas, de las cuales 33 también habían sido eliminadas. Estas revelaciones surgen del libro “¿Quién mató a Nisman?”, del periodista Pablo Duggan.

Según las conversaciones recuperadas, hubo una discusión entre Nisman y su ex esposa -y madre de sus hijas- Sandra Arroyo Salgado (agendada como “Gus”) que hasta ahora jamás había sido contada. Incluso fue omitida por la propia Arroyo Salgado en su declaración testimonial 26 de enero del 2015. El relato que hizo Arroyo Salgado aquel día fue que como se había enojado con Nisman porque había dejado a su hija sin ropa y sin plata abandonada en Europa, ella le mandó el siguiente mensaje. “Aunque está claro que mis prioridades están en otro lugar, y como está a la vista que para vos lo más importante es la puja de poder y salir en diarios, revistas y TV, te felicito por haber conseguido lo que querías”.
A este mensaje, Nisman responde: “No entendés nada. No podía no hacerlo. Ya te lo explicaré personalmente”.

En la declaración testimonial Arroyo Salgado agrega: “Yo le mandé un par de WhatsApp bastante disgustada por todo lo que estaba sucediendo con mis hijas”, pero no detalla qué escribió ni qué respondió Nisman. En estos mensajes hay revelaciones de la vida del fiscal que hasta ahora no se habían leído en el expediente. Arroyo Salgado expone una molestia con la familia de Nisman, con la vida que llevaba el fiscal al salir de noche con jóvenes veinteañeras y en la respuesta de él se puede leer cuál era su estado de ánimo los días previos a su muerte.

Sandra Arroyo Salgado: Pese a todo esto, estoy haciendo hasta lo que no puedo y poniendo toda mi energía positiva para que Iara tenga su viaje de 15 como ella lo soñó. Y no te preocupes ni vos ni tu familia que ella lo está pasando bárbaro y feliz con un jean, un par de zapatillas, una remera, dos bombachas y un corpiño… ¡Ah! Me olvidaba, y sin un centavo de euros o dólares”.
Alberto Nisman: Estoy hecho mierda y vos encima seguís. Le ofrecí a Matías que viaje a llevarle la valija y plata. Yo le sacaba el pasaje y ni siquiera me contestó.

Matías sería un tal Matias Baldo que Nisman intentó contactar vía mensajes el 14 de enero del 2015.

Arroyo Salgado: No te preocupes, ni yo ni mis hijas somos tan basura como para hacer nada, no somos oportunistas y además yo les estoy enseñando a ser feliz con poco o con mucho, sí, sí, con mucho, pero con mucho amor, atención, dedicación, estudio y trabajo. Para que sean mujeres de bien y que se valgan por ellas mismas, y no esperen o especulen con nada de nadie. Para que a los 20 años no tengan que regalarse a un papá de 50 para tener un viaje, un auto, ropa, celular o carteras.

Minutos más tarde, Arroyo Salgado, en otro mensaje le dice: “Te lo digo porque como vos y yo sabemos nada es gratis en la vida. Todo se paga, todo pasa y todo llega. Suerte y éxitos, sinceramente. Y para molestar, agredir, exponerlas o destratar olvidate de mis hijas. Gracias”.

Nisman: Yo te mandé copia del pasaje. Volvía en 4 días y seguía todo igual. Vos no lo aceptaste. Y no quiero hablar más por acá. Disfrutá el viaje y cuando vuelvas si querés te explico.

El periodista Pablo Duggan editó su investigación del caso Nisman.

¿Por qué Arroyo Salgado decidió ocultar esta información a los investigadores? Todavía nadie se lo preguntó, pero la información que se omitió contar es una forma de direccionar la investigación. Desde las querellas se sostuvo que Nisman fue asesinado producto de su denuncia contra la ex presidenta Cristina Kirchner.
Más mensajes. Entre los demás WhatsApp jamás revelados del celular de Nisman están los que le enviaron su hija Iara, su pareja de ese entonces, la modelo Melisa Engstfeld, y Diego Lagomarsino.

El domingo 18 de enero a las 19.22, a sabiendas de que Nisman no respondía, Iara comenzó a enviarle mensajes: “Papá, ¿estás bien?”, le escribió. Luego, a las 23.37 agregó: “Te amo. Vas a estar muy bien”. Una hora más tarde, ya de madrugada y cuando la noticia de su muerte había trascendido, escribió cuatro estremecedores mensajes al hilo: “Nunca estuve enojada. No estoy enojada. Tus hijas te amamos. Y vas a estar mejor que acá, en paz”.

Más tarde, a las 2.41 de la madrugada, con Nisman ya muerto, Melisa Engstfeld, su pareja de ese momento y con quien se había comunicado durante las vacaciones, le envió también un mensaje preocupada por las noticias sobre su muerte: “Alber, ¿estás? Leí una noticia que estás muerto. Por favor respondeme”. Melisa fue identificada como novia de Nisman por Gladys Gallardo, la empleada doméstica del fiscal, quien había afirmado que Nisman se refería así cuando hablaba de ella.

Un mensaje encontrado fue el del colaborador informático de Nisman, Diego Lagomarsino, quien al día siguiente de proveerle el arma con que murió el fiscal le preguntó: “¿Más tranquilo?”. Cuando ese mensaje llegó al celular, Nisman ya estaba muerto.