Economía / 29 de octubre de 2018

Ciudades del futuro: empresas de vanguardia

Uber, WeWork y PayU expusieron sobre los retos de las urbes en innovación y regulación, en un foro organizado por Editorial Perfil.

Por

El sector empresarial y la economía viven tiempos de cambio. La innovación permite nuevos productos y servicios que, a su vez, requieren nuevas leyes. En esa dirección, Editorial Perfil organizó en sus oficinas un debate en torno a las nuevas formas que adoptan las empresas y los cambios que eso puede generar a corto y mediano plazo. Bajo el lema “Ciudades del futuro”, y con la moderación de Agustino Fontevecchia, director ejecutivo de Perfil, la charla repasó diferentes cuestiones que ayudan a pensar el ambiente urbano y el mercado laboral del futuro.

Los invitados a dialogar fueron Pato Fuks, CEO de la empresa de oficinas compartidas WeWork en Latinoamérica; Mariano Otero, CEO de Uber en la Argentina, y Ana Furey, especialista de comercio electrónico de la plataforma para vender y recibir pagos online PayU en la región. La variedad de sectores ayudó a vislumbrar el amplio abanico de servicios que se pueden dar con una aplicación que cabe dentro de un smartphone.

(Lea también: Ciudades del futuro: ¿en qué lugar está ubicada Buenos Aires para el desarrollo?)

Nuevas urbanidades. La concentración en las grandes ciudades es una tendencia que va en aumento. En los territorios urbanos hoy en día se generan el PBI, las nuevas ideas y, al mismo tiempo, los problemas como la contaminación y el tráfico. “Todas sus empresas son esencialmente urbanas y tienen en común buscar apalancar la tecnología para influenciar el desarrollo de las ciudades. ¿Cómo entienden ustedes su rol en este contexto?”, consultó Fontevecchia.

“En vez de irse a vivir fuera de las ciudades, cada vez más gente elige vivir en centros urbanos y tenemos un problema habitacional y de tamaño”, comentó Fuks. “Ante eso, estamos dando una solución: más densidad en nuestros edificios que la que tienen los edificios tradicionales”, agregó el CEO de WeWork. La empresa fundada en 2010 en Estados Unidos ofrece espacios de trabajo compartidos en grandes urbes para pequeños emprendimientos e incluso grandes empresas. “Para 2020, el 40% de la fuerza laboral va a ser emprendedores, sobre todo los millenials”, complementó sobre la fragmentación del mercado del trabajo.

Patricio Fuks, CEO de WeWork en Latinoamérica.

Otero, de Uber, dio su parecer sobre lo que es el problema del transporte: “En materia de movilidad, las ciudades del presente son malas porque fueron diseñadas hace 60 años, cuando la movilidad era bastante diferente. Uber busca convertirse no en un servicio de transporte de personas, sino en una verdadera plataforma de movilidad”. Uber fue creada en 2009 también en Estados Unidos. Su CEO local opinó que el monopolio del transporte público por parte de los gobiernos nacionales genera un crecimiento lineal frente al aumento exponencial de la población en grandes ciudades como Buenos Aires.

(Lea también: Networking: la apuesta de las nuevas empresas)

Con respecto al desarrollo de nuevas posibilidades de pago, Furey, de PayU, recalcó la importancia de ampliar las posibilidades de cobro a las empresas y a los consumidores: “La monetización es clave para las personas, porque empresas que están construyendo el futuro necesitan una plataforma de pago que tenga múltiples opciones, que tenga presencia en muchos mercados, justamente para poder escalar la operación y que puedan crecer”. Esta empresa fintech, que nació en 2002 y posee su sede central en los Países Bajos, brinda a pequeños y grandes emprendedores que operen en línea la posibilidad de aceptar y procesar pagos a través de métodos que se pueden integrar con aplicaciones web y móviles.

Ana Furey, Vip Executive Sale de PayU en Latinoamérica.

Regulación y cambio de paradigma. Una de las grandes polémicas en la opinión pública y dentro de los distintos gobiernos es la necesidad de regular la actividad de este tipo de emprendimientos. Sin embargo, en la Argentina no parece haber una actitud firme al respecto. Sin ir más lejos, los trabajadores fueron quienes tomaron la iniciativa. Empleados de distintas aplicaciones se presentaron en la Secretaría de Trabajo el pasado 10 de octubre para inscribir formalmente la Asociación de Personal de Plataformas (APP). En caso de prosperar, sería el primer sindicato de plataformas digitales de América.

“Yo no tengo la respuesta a ese problema, y eso es algo que está pasando en casi todas las partes de la sociedad, todo está cambiando y desregulando. Hay que encontrar alguna manera de solucionarlo”, opinó Fuks.

Consultado por NOTICIAS al final del encuentro sobre la polémica por los derechos de los trabajadores de apps, el CEO de Uber en la Argentina respondió: “Cuando se le pregunta a los conductores qué beneficios encuentran, responden de manera consistente la flexibilidad. Vemos muy difícil representar a las personas que manejan en la aplicación, porque hay intereses y necesidades diversas”.

Mariano Otero, CEO de Uber en la Argentina

Uber es una de las empresas tecnológicas que está en el ojo de la tormenta, dada la rivalidad con los taxis.Hay que regular. No es un tema de competencia desleal, sino que necesitamos generar una regulación que contemple por qué las nuevas compañías son distintas a lo ya existente”, reflexionó Otero. Según él, la importancia reside en la adecuación de las normas a los nuevos modelos de empresa, así como la corrección de errores que estos nuevos modelos de negocios pudieran tener.

“El año pasado surgió una ley para explicitar cuál es el costo financiero en cada una de las cuotas, principalmente en la Argentina”, recordó Furey. “Eso va cambiando la forma de hacer e-commerce y de las empresas involucradas”, añadió. Sin embargo, la ejecutiva de PayU señaló que “todavía faltan cosas para hacer, regulaciones para que todos los actores de fintech puedan acceder a los mismos beneficios”. A su vez, se encargó de subrayar que las regulaciones varían de acuerdo con cada país.

Se vienen tiempos álgidos en lo que a regulación laboral y disputas legales respecta dentro de la economía argentina. Las ciudades del futuro, en parte, nacerán de ese debate.