Cultura / 29 de octubre de 2018

Rodrigo de la Serna con proyección internacional: por el camino de Darín

Filmará en España “La Casa de Papel” y apuesta a tener proyección internacional como su colega. Actores de culto y anti Hollywood.

Por

Foto: Marcelo Aballay.

“Ya puedo confirmar que me convocaron para hacer la tercera y cuarta temporadas de ‘La casa de papel’. Estoy a punto de firmar el contrato”. Rodrigo de la Serna no sólo alegró a los fanáticos de la exitosa serie española al confirmar que habrá dos temporadas más, sino que puso en relieve el nuevo impulso que tomará su carrera al sumarse a la exitosa serie que se emite por Netflix. Porque a pesar de que se trata de uno de los actores argentinos más importantes de los últimos tiempos, la llegada a la industria audiovisual española, la más fuerte de habla hispana, es sinónimo de éxito y reconocimiento internacional.

De la Serna probará su potencial en un mercado competitivo y en el camino comenzará a emular el recorrido que realizó otro consagrado: Ricardo Darín. De esta manera, podrá disputar el lugar como actor de culto y sinónimo de éxito que el intérprete de “El secreto de sus ojos” goza en ambos países.

Refuerzo. De la Serna se sumará a la serie española “La casa de papel” para la tercera y cuarta temporada.

Capacidad. Imaginar a De la Serna siguiendo los pasos de Darín es fácil si se tiene en cuenta el talento de ambos. Reconocidos no sólo por el público sino que también por la crítica y sus pares, los dos forman parte del grupo de intérpretes que pueden convertir cualquier producción en un éxito con su sola presencia. Más aún, al margen de sus capacidades actorales, comparten también el modo de afrontar su profesión: desde la elección de los personajes que interpretan hasta cómo lidiar con la fama de ser figuras públicas. De la Serna y Darín son de la misma escuela.

Darín encontró el reconocimiento internacional luego de su rol protagónico en “Nueve Reinas”. Su interpretación de Marcos, un estafador de poca monta, en el filme de Fabián Bielinsky fue lo que catapultó su carrera y sirvió de punto de partida para los éxitos y premios que vendrían después. Hasta aquel momento, había participado de muchas ficciones nacionales, pero no había logrado proyectarse internacionalmente, aunque ya tenía 43 años. Justamente la misma edad que tendrá De la Serna cuando se estrene la tercera temporada de “La casa de papel”. En su caso, el público de Hispanoamérica ya lo reconoció por su actuación en “Diarios de motocicleta”, pero integrarse a un suceso mundial como es la serie de Netflix supondrá para él un aumento de exposición que puede llevar su carrera a nuevos niveles.

(Lea también: Joaquín Furriel: “No tengo miedo de tener miedo”)

Para ser considerado el “heredero de Darín”, De la Serna cumple además con otro requisito: una vida privada lejos del escándalo. “Yo no me siento parte de los medios de comunicación. Para nada. Hay que saber sobrevivir a los medios. Hay que saber ser utilizado y utilizarlos cuando uno quiere promocionar algo que le interesa, decir algo que de verdad le importa. No quiero ser parte de lo que son hoy los medios de comunicación y lo que están significando comunicando. No me interesa. No me interesa ser un personaje mediático”, dijo alguna vez el actor que, más allá de haber tenido romances con actrices famosas, nunca se enredó en ningún conflicto del mundo de la farándula.

Darín supo construir y hacer de su imagen de tipo simpático, pero serio y poco adepto al conventillo, una bandera. De hecho, el único escándalo que protagonizó fueron las confusas acusaciones de violencia en su contra por parte de Valeria Bertuccelli y justamente la ex pareja de De la Serna, Érica Rivas. Igualmente, luego de que estalló la polémica prefirió guardar silencio y aunque aseguró que era un estigma que llevaría siempre consigo, no quiso seguir fomentando el conflicto ni hacer más comentarios sobre el asunto.

(Lea también:Barbas canosas, el look preferido de los hombres maduros)

Antisistema. La filosofía de vida de ambos encuentra otro punto en común en el rechazo a Hollywood. Porque aunque Darín explicó que su fama de “anti Hollywood” es inmerecida, lo cierto es que declinó participar del exitoso filme “Hombre en llamas”, junto a Denzel Washington y Christopher Walken. El argentino consideró que el rol de latino narcotraficante que le ofrecieron era “un lugar común remanido y bastante hipócrita”.

De la Serna sí fue parte de una película dirigida por Francis Ford Coppola, aunque luego del rodaje describió que no fue una experiencia grata. De hecho, dejó en claro su aversión por la industria cinematográfica estadounidense, en 2015, cuando aseguró que en su opinión la meca del cine era Italia. Ahora, luego de confirmar que participará de “La casa de papel”, volvió a dejar claro su parecer: “España es algo más cercano que Hollywood y tengo muchos amigos ahí”, explicó para justificar por qué esta vez sí aceptó actuar en otro país.

Foto: Marcelo Aballay

Roles. Si hay una crítica con la que Darín debió lidiar toda su carrera es que sus roles son siempre iguales. “Actúa de él”, es un comentario que se reitera. Su potencial sucesor no deberá hacer frente a esta situación ya que ha dado muestras de ser capaz de interpretar personajes de lo más disímiles: de su papel de joven marginal en “Okupas” a su último trabajo como ex agente de inteligencia en “El lobista”. De la Serna hace gala de su versatilidad.

Incluso, él sí logró incursionar con éxito en otros ámbitos artísticos como el musical, con su banda criolla Yotivenco. Algo que no puede decir Darín, quien tras editar un disco de poemas en 1979 que el mismo catalogó como “una gran cagada”, no volvió a incursionar en otras artes.

Talentosos, respetados y con aura “cool”, dos actores argentinos y un mismo mercado por explotar, el español.