Menú
Sociedad / 17 de noviembre de 2018

Familiares del ARA culpan al Gobierno: “Lo sabían desde el año pasado pero no los quisieron buscar”

Un grupo de allegados a la tripulación plantearon su bronca y sospechas en torno al operativo de búsqueda. “Dejaron morir a los 44”, dicen.

Por

El buque Seabed Constructor inspeccionó durante dos meses los 24 posibles indicios del ARA San Juan en altamar y, precisamente el mismo viernes en que su asignación terminaría para realizar arreglos en el buque y cumplir con su asignación de 60 días de inspección, lograron encontrar al submarino.

El hallazgo, si bien supone un gran avance y permitirá comenzar a determinar qué fue lo que sucedió con la embarcación argentina generó diversas reacciones en los familiares y amigos de la tripulación. Mientras para algunos allegados a los 44 submarinistas encontrar el San Juan acabó con sus esperanzas de hallarlos con vida, otros volvieron a cargar las tintas contra el gobierno, la Armada y el Ministerio de Defensa.

“Sabían desde el año pasado, pero no quisieron buscar”, dijo uno de los pocos allegados presentes en la Base Naval de Mar del Plata que tomaron la palabra, aunque no quiso dar su nombre y se presentó como “un argentino más”. Andrea Mereles, una de las familiares más combativas y que ofició de vocera, junto con Luis Tagliapietra, fue más allá: “Dejaron morir a los 44”, exclamó, al tiempo que exhortó a los medios de comunicación a dirigirse a la base a mostrar cómo el Gobierno no se hace cargo. “Que paguen los que tuvieron la culpa”, dijo entre lágrimas sobre las responsabilidades de la Armada y de los funcionarios.

Yolanda Mendiola, madre de otros de los submarinistas, planteó sus dudas sobre si el presidente Mauricio Macri sabía o no sobre el hallazgo al momento de realizar el acto conmemorativo el pasado jueves 15 de noviembre. “Sus dichos nos dejaron muchas sospechas”, aseguró, al tiempo que planteó dudas sobre si al Gobierno le interesaría rescatar los restos del submarino del lecho marino para poder realizar las pericias y determinar qué sucedió en alta mar. “También queremos que nos aclaren muchas cosas raras de la búsqueda que pasaron de un año a esta parte”, relató.

Desde el puerto de Comodoro Rivadavia, la abogada querellante Sonia Kreischer también comentó sus sospechas: “Si el Gobierno hubiera querido se encontraba antes. Pero no creo que sea algo que les interesara”, afirmó, al tiempo que incluso explicó la hipótesis de que el submarino ya había sido identificado y que no quisieron informarlo: “Siempre se dijo que eran formaciones rocosas”, comentó”.

Si bien permite aclarar en parte qué fue lo que sucedió, la identificación del submarino a 907 metros de profundidad trajo consigo la aparición de nuevos interrogantes, quejas y reproches.