Menú
Política / 7 de diciembre de 2018

Director de La Garganta Poderosa: “El Gobierno implementa la pena de muerte”

Ignacio “Nacho” Levy, referente de la cooperativa villera, criticó el nuevo reglamento de Seguridad y a la ministra Bullrich.

Por

Foto: CTA

El nuevo reglamento de seguridad que impulsó Patricia Bullrich desde su cartera desató la polémica en estos días. La medida que busca ampliar las facultades de las fuerzas federales en relación al uso de armas de fuego desencadenó, desde su publicación, el repudio de los organismos de DD.HH, agrupaciones sociales y actores políticos de la oposición. Entre esas críticas se encuentran las que hizo Ignacio “Nacho” Levy, el principal referente de “La Garganta Poderosa”, la revista mensual que depende de la cooperativa social homónima.

(Lea también: ¡Patricia presidenta!)

En diálogo con NOTICIAS, Levy se mostró preocupado por una “escalada de violencia policial en los sectores más desfavorecidos” en los que trabaja, y por las “consecuencias negativas” que podría tener el nuevo reglamento del Ministerio de Seguridad de la Nación: “Lo que promueve el Gobierno es una resolución ilegítima e inadmisible. Está implementando la pena de muerte, que va a ser decidida y ejecutada en plena calle, y de modo inminente por un funcionario policial. Esto nos convierte a todos en víctimas de la arbitrariedad de la fuerzas de seguridad”, afirmó. Y agregó: “El Gobierno se jacta de exceder los límites constitucionales en una celebración del abuso de poder y la mano dura”.

“Esta reglamentación autoriza a los efectivos a disparar como si no viviéramos en los barrios la realidad que vivimos. Como si no hubiera una víctima pobre cada 23 horas. El abuso de las fuerzas de seguridad no empezó con este Gobierno, pero en estos años experimentó un recrudecimiento hasta niveles insospechados”, aseguró el referente de “La Garganta” desde su casa en la Villa Zavaleta.

“Así como no podemos negar la inseguridad tampoco podemos pretender que se vayan a resolver cuestiones de fondo únicamente con la Policía. Los pibes que están en situación de consumo no tienen ningún tipo de alternativa. Si están en las ranchadas consumiendo pasta base y tuvieron ‘la suerte’ de que el gendarme que recorre ese día la villa es el ‘gendarme bueno’, ese gendarme, aunque sea bueno, no los va a llevar a un centro de asistencia: tiene instrucciones precisas de dispersar. Eso es lo mejor que el Estado les puede ofrecer: dispersar”, insistió Levy.

Por Giuliana Salguero*
(Alumna primer año de la Escuela de Comúnicacion de Perfil)