Menú
Personajes / 20 de diciembre de 2018

Zeta Bosio: “Hoy tenés que producir mucho más”

Once años después del adiós: banda nueva, conciertos versus teléfonos, Redondos y el día que Cerati le puso los puntos a Luca.

Foto: Gentileza Miguel Ángel Thowrs

Las horas de vuelo, los años de escenarios, los kilómetros de rutas desde Ushuaia hasta Tijuana no calman el apetito musical de este Soda Stereo que dice que es imposible ser un ex Soda Stereo. Todavía arde el fuego sagrado y hay electricidad en sus dedos: a los 60, Zeta Bosio se cuelga el bajo de nuevo para meterse entre sintetizadores, secuencias y remixes en las vastedades del rock sinfónico y la electrónica. A eso se dedica en Shoot the Radio, banda que fundó en 2015 junto con Fernando Montemurro (ex Los Sueños de Anderson) y con la que editó un disco, Opera Galaxy, en 2016. Luego de presentarse en festivales como Cosquín Rock, Sonar Buenos Aires, Vive Latino de la Ciudad de México y Lollapalooza de Chile, Zeta se encuentra promocionando el video de “Everything is You”, segundo corte del disco, y produciendo revisiones de esos mismos temas.

“Shoot the Radio me tiene de vuelta tocando el bajo, enganchado, estamos trabajando material nuevo, lanzando remixes, la visión de otros DJ´s como Romina Cohn o Paulino Kunde sobre temas de Opera Galaxy, y la de varios amigos más, de gente que conozco en el programa. Estamos entrando en más listas, hay una nueva forma de comunicarse y es importante entrar en las listas de las plataformas digitales”, explica Bosio, quien además conduce “Audio”, ciclo que va por su tercera temporada en Radio Nacional Rock y que constituye uno de los pocos refugios de la música electrónica en el país, a la vez que lo confirma entre los primeros proteccionistas de un género que viene cultivando desde los tiempos de Nada Personal, álbum de 1985: “En ‘Telarañas’ tocábamos con una LinnDrum (caja de ritmos), ya entonces Charly tenía un trigger (gatillo o disparador) adentro del bombo, y cuando tocábamos en la Rock & Pop después de Sumo, nuestro bombo les rompía la cabeza a todos. Siempre fuimos inquietos, nos compramos secuenciadores y las primeras MPC 60, una la tenía Gustavo y la otra yo”, recuerda Zeta.

Noticias: Se produjo un cambio importante de escenario en poco tiempo dentro de la industria…
Zeta Bosio: Creo que hay formas que tenemos que ir descubriendo y que somos los músicos los que quedamos perjudicados porque perdimos los ingresos de la venta de material físico, que era como un sueldo. Queda el vivo, pero el vivo también se va perdiendo. La gente va a festivales, y no a todos los festivales, pero no está yendo a ver conciertos. Cuesta sacar a la gente de sus casas, cuesta sacarlas de adentro del teléfono y llevarla a lugares. Dentro de los proyectos actuales, estamos estudiando esta situación para encontrar nuestra nueva forma, ya que hay un reordenamiento de la industria musical.

(Lea también: Leo García: “Aprendí a ser una buena persona”)

Noticias: ¿El material que está trabajando a qué formato va?
Bosio: Somos de otra época, somos vintage, nos gustan los viajes del disco, vamos a tratar de seguir haciéndolos. También hacemos los remixes o los singles. Hoy tenés que producir mucho. Antes sacabas un disco cada tanto, cada uno o dos años, y ese era tu punto de contacto con el público. Hoy las redes sociales te obligan a estar todos los días y una de las cosas para comunicar es el trabajo que uno hace en el estudio. Es fácil trabajar en el estudio ahora, no es como en otra época, que había que invertir dinero… Los videos también son más accesibles. Ayer hablaba con Oliverio (DJ y productor, ex Planetaria) en el programa y me decía: “Hice los primeros videos en 35 milímetros”, increíble, ¡70.000 dólares! Ahora se hace un video con un teléfono y puede quedar buenísimo. Entonces estoy estudiando esta actualidad, tener una banda emergente me obliga a estar activo en este nuevo mercado y eso me pone mucha pila.

Foto: Gentileza Miguel Ángel Thowrs

Noticias: Sólo hay que tener un millón de amigos…
Bosio: Como decía Oliverio, 1.000 unidades de Planetaria, que vendió en un momento, le produjo la misma cantidad de ingresos que 13 millones de vistas en YouTube. Es una locura la diferencia: antes había que convencer sólo a mil personas, y hoy, para ganar lo mismo, a 13 millones. Es mucho más difícil.

Noticias: ¿La rivalidad entre Soda Stereo y Los Redondos era solamente entre públicos o también entre ustedes?
Bosio: El público entra en el juego porque necesita vestir un color, sobre todo con bandas como Soda o Los Redondos, que generan esa pasión. Después creo que los medios se aprovechan de eso porque lo que vende es el sensacionalismo. La verdad, lo analicé muchas veces: uno por momentos entra en el chiste y no tiene nada que ver porque somos músicos que nos respetamos mutuamente. Tuve la suerte de conocerlo a Skay (Beilinson), a la Negra Poli y me parecen adorables. Son músicos que admiro, admiro a Los Redondos también porque no cualquier banda logra lo que logran ellos y no entro más en ese juego que forma parte de otra época y que creo que el que se benefició más fue el periodismo. Ojalá hubiésemos podido compartir alguna vez escenario con Los Redondos, hubiésemos tenido oportunidad de cerrar un poco esa grieta que quedó, una grieta heredada de la época de Sumo. Con Sumo fue la primera vez que tuvimos una sensación de que se nos estaba generando rivalidad, y yo pagaba entrada para ir a ver los shows de Sumo porque me encantaba. (Ricardo) Mollo nos prestó la viola cuando nos robaron los equipos, (Diego) Arnedo es un amigo del alma, el mejor bajista de la Argentina… Sumo era una cosa gloriosa, mágica, desde el primer día que los vi me enamoré de ellos.

(Lea también: Benito Cerati: “No me perdonan la traición al macho burgués”)

Noticias: ¿Luca la tenía con Cerati?
Bosio: Sí. Un día, en una gira en Mar del Plata, fuimos con Gustavo a hablar con El Pelado, que estaba en el hotel Hermitage, en el lobby, esperando la habitación. “¿Che, Pelado, qué te pasa? Te subías al escenario en lo de (Omar) Chabán a tocar con nosotros “Message In A Bottle” y salía buenísimo, vendías casetes, venimos del mismo barro, venimos comiendo la misma pizza que hacía Chabán, ¿te acordás que hacía pizza con naranja? Y ahora me bardeás que no me conocés, que soy no sé qué”. Luca dice: “Siempre estoy en pedo, no sé lo que digo, Gustavo, perdóname”. Y nos cagamos de la risa. No ganamos nada con eso, al contrario, respeto a todos los artistas que logran conmover a un público y más cuando es masivo.

Foto: Gentileza Miguel Ángel Thowrs

Noticias: ¿Tiene alguna arista negativa ser un ex Soda Stereo?
Bosio: No. Primero no soy un ex Soda, seguí siendo un Soda Stereo y es lo principal. A donde vas lo llevás, a donde vas está Gustavo con vos, la gente te lo hace sentir, te lo hace ver. Es maravilloso. Digo, un futbolista tiene un partido malo y no puede salir a cenar, a mí generalmente todo lo que me han dado fue amor, nunca tuve ninguna situación agresiva o rara, al contrario, siempre la gente me dice que fuimos parte del soundtrack de su vida, que los acompañamos todavía, con una emoción que a veces es contagiosa.

Noticias: Ya pasaron 11 años de aquella maratónica gira, Me Verás Volver, que reunió a Soda Stereo después de su separación, ¿qué sintió al terminarla?
Bosio: Gracias a Dios hicimos esa gira, fue algo increíble. Habíamos terminado muy arriba con Soda, estábamos haciendo muy buena música y quedamos un poco resentidos de no haber podido seguir con el plan que habíamos trazado, y eso mantuvo distanciadas casi diez años nuestras vidas. Por eso fue maravilloso encontrarnos diez años después, de vernos más grandes, con otra cabeza, habiendo recorrido diez años solos el mundo. Soda fue algo desgastante. Hay gente que dice “No, problemas, que los derechos, que esto, que lo otro”. Habremos discutido por un montón de cosas, pero nunca hubo una pelea que llevase a la separación. La separación fue por hartazgo, por el cansancio mismo de estar constantemente siendo un Soda Stereo. Eso fue algo que le dije a Gustavo cuando nos separábamos: “Si pensás que cuando nos separemos vas a dejar de ser un Soda Stereo te estás equivocando, al contrario, esto va a ser peor a partir de ahora, vas a ver”. Diez años después me reconoció que no habíamos podido matar a la banda separándola, porque, al contrario, al no estar había crecido muchísimo porque lo que habíamos dejado era un legado enorme.

Noticias: ¿Aparecieron en los ensayos de esa gira las líneas de un nuevo disco, quedó algo en el tintero?
Bosio: Sí. Ya en la sala, cuando tocábamos empezaban a pasar esas cosas que pasaban siempre: “Qué bueno que está esto, qué lástima que no vamos a hacer un disco”. La banda tomaba vuelo y empezaban a ocurrir cosas. Los años hicieron que tuviéramos un dialogo a partir de la música, nos conocíamos de memoria. De esa forma construíamos a veces situaciones musicales que nos mirábamos y decíamos: “¿Qué estamos haciendo?”. Era realmente mágico.

Por Damián Richarte
@DamianRicharte