Menú
Personajes / 25 de marzo de 2019

Nora Cárpena: “Estoy aprendiendo a vivir sola”

Su marido murió hace siete meses y ella encontró en el trabajo la manera de transitar el duelo. La tele, el teatro y la familia.

Foto: Marcelo Escayola.

“No tengo mucho que hacer en mi casa”, piensa la actriz que, por estos días, tiene mucho trabajo: es una de las panelistas de Incorrectas, el ciclo de América que conduce Moria Casán, y por las noches, de miércoles a domingos, protagoniza Viva la vida, un tributo a los jóvenes de ayer, en el Teatro Lola Membrives. “Tengo dos perros divinos que me acompañan en casa, pero trabajar me hace bien. No tengo niños que criar ni a nadie que cuidar, en este momento”, remarca Nora Cárpena (74).

“Sé que cuidé a Guillermo (Bredeston) durante muchos años, pero es lo que elegí”, observa. Su marido falleció el pasado 28 de julio, luego de siete ACV: sufrió el primero en el 2011, se recuperó y tuvo otros más hasta que quedó con internación domiciliaria en el hogar que el matrimonio compartió durante 53 años.

Nora es una mujer elegante, amable y muy apasionada por su profesión, en la que debutó a los 16 años, con una publicidad. “Estudié magisterio, como todas las mujeres en ese entonces, y también soy asistente social pero nunca ejercí”, cuenta. De familia de actores, Nora protagonizó decenas de novelas de Alberto Migré y muchas comedias junto a su marido, Guillermo Bredeston.

Hoy transita el duelo acompañada por sus dos hijas, Lorena y Nazarena, y de sus siete nietos: Federico (25), Pilar (21) y Stefania (17) hijos de la mayor, también actriz; y Solana (22), Milagros (16), Trinidad (13) y Carmela (11), hijas de Nachi, como le dice la familia, productora teatral. “La paso muy bien trabajando. Me gusta estar en Incorrectas, además es la primera vez que hago un programa sin texto”, reflexiona.

Foto: Marcelo Escayola.

Noticias: ¿Qué pensó cuando la convocaron para ser panelista?
Nora Cárpena: Me convocó Moria, somos compañeras muy íntimas. Moria siempre dice que no tiene amigas mujeres así que yo no voy a utilizar esa palabra. Pero la siento un ser muy querido, a quien respeto y admiro. De hecho, yo le sugerí a Guillermo que la llamara para hacer Brujas. Y ella me retribuyó convocándome para Incorrectas, sabiendo que estaba pasando un mal momento con la enfermedad de Guillermo. Me hizo mucho bien, porque me siento cómoda con ella; Moria es una gran persona y la gente no conoce el ser humano que es. Es una mujer que salió sola adelante, una de las tres tótem del espectáculo argentino, junto con Mirtha y Susana. Siempre tuvimos una buena relación e incluso hemos viajado juntas cuando hicimos “Con pecado concebidas”, en Canal 9. El último capítulo se grabó en Roma y después nos hicimos un viaje hermoso por Egipto, con un crucero por el Nilo. Entonces, la convocatoria me pareció divertida y dije: ¿por qué no?

(Leer también: Mirtha Legrand, Susana Giménez y Marcelo Tinelli: dives rebeldes)

Noticias: Y probó.
Cárpena: Probé y me siento cómoda porque todo el mundo dice pavadas en nuestra televisión, entonces la pavada que digo yo pasa en el montón también. La producción nos manda una rutina, aunque después no hacemos nada de eso porque con Moria es muy difícil seguir algo. Yo, más o menos, tengo idea de la gente que va y de qué vamos a hablar. Sin embargo, la conversación se dispara para cualquier lado y terminamos hablando de cualquier cosa menos de lo que pensábamos. Hoy, en todos los programas hay opinólogos porque hacer ficción es caro. De todas maneras, yo decidí que hago ficción en Incorrectas: soy una actriz que interpreta a una panelista. Y además me divierte buscar la ropa que me voy a poner durante toda la semana, me pruebo las pelucas, el maquillaje. Me informo también y hay temas que me interesan mucho y otros nada, pero pongo cara de que sí. Porque entiendo que le sirve al programa, qué mide y qué no.

Noticias: Es un grupo variado de mujeres, en edad y en formación. ¿Cómo se llevan?
Cárpena: Todas son más jóvenes que yo, hay actrices, como Carolina Papaleo, periodistas, como Carolina Losada, y después hay chicas que son monas y está bien porque opinan desde ese lugar de monas, algunas con mucho criterio y otras con menos, para mi gusto. Por ejemplo, me sorprendió mucho Stefi Xipolitakis porque es simpática, amorosa, educada. Nos llevamos muy bien todas. Por ahí discutimos cosas en la mesa pero está bien. Y Celina Rucci me parece muy preparada, piola e inteligente; me encanta. Todas tienen algo interesante.

Noticias: ¿Qué tiene Usted de incorrecta?
Cárpena: No lo sé (ríe). Está bueno ser incorrecta, de vez en cuando. Estoy bien en el programa, a veces digo lo que quiero y otras, miento. Aunque estoy en una edad que puedo decir lo que pienso. Otras veces, me veo discutiendo con alguien que piensa lo mismo que yo. ¿Para qué discuto entonces? Pero si hay que discutir, lo hago.

Noticias: A diferencia del programa, en el teatro, con Viva la vida, trabaja con pares que conoce desde hace muchos años. ¿También se adapta fácilmente a esa convivencia laboral?
Cárpena: Estoy feliz con la obra. Los actores jóvenes son maravillosos, cantan y bailan. Son fantásticos. Me llamó la directora, Valeria Ambrosio, leí la obra y me pareció simpática, creí que podía andar bien. Además, yo nunca había hecho un musical y me entusiasmó. Canto con el grupo y bailoteo. Ya había trabajado con Rodolfo Ranni, Mercedes Carreras, Alberto Martín, y Jorge Martínez. Nunca había trabajado con Martha Bianchi pero somos muy amigas desde hace años.

(Leer también: Trama simple que no convence)

Noticias: ¿Hay divismos?
Cárpena: ¡No! Somos actores. Hay compañerismo. En una obra coral, no puede haber divismos. Estoy bien, de lunes a viernes en la televisión y de miércoles a domingos en el teatro. O sea que trabajo todos los días. Y me hace bien, porque prefiero no estar mucho en casa.

Foto: Marcelo Escayola.

Noticias: ¿Trabajar la ayuda a transitar el duelo?
Cárpena: Sí. Sí. Mi hija Lorena, que además de actriz y profesora de teatro, es terapeuta councelor, me dice que por algo me lastimé la cadera, porque de alguna manera tengo que parar y vivir el duelo. Me tienen que operar, posiblemente a fines de abril o mayo, cuando termine el teatro. Antes no era quién para que me pasara nada y ahora me pasó, tengo un problema en la cadera y voy a tener que parar, para que me operen. Y bueno. De todas maneras, según el médico voy a poder volver a la tele enseguida, porque estoy sentada en el programa. Deberé caminar con bastón, los primeros tiempos, y no me importa, si puedo estar elegante y agradable igual. Para más adelante tengo dos proyectos de teatro: una comedia con Aldo Funes, para hacer en La Casona del Teatro, donde están haciendo dos salas. Y otro para hacer La noche de los hipócritas, que fue la única obra de teatro que escribió Alberto Migré y me hace mucha ilusión; hace mucho que sueño con hacer esta obra que Alberto no llegó a estrenar.

Noticias: ¿Cómo está de ánimo?
Cárpena: Estoy ciclotímica. Por momentos estoy bien y por momentos, no tan bien. Depende. Estoy bastante afuera de casa; estoy ocupada. No quiero estar en mi casa.

Noticias: ¿Porque se siente sola?
Cárpena: Desde la muerte de Guillermo, hay muchas cosas que son nuevas para mí, por ejemplo la soledad. Estoy aprendiendo a vivir sola. Es verdad. Por suerte tengo mucho trabajo porque no quiero estar en mi casa. Mis hijas y mis nietos me acompañan mucho también. Pero con Guillermo compartimos toda la vida, fueron 53 años de matrimonio. Era la costumbre, trabajar juntos. Éramos un matrimonio y un equipo. Una familia unida. Y de repente tengo que ver qué hago con esta libertad, cómo ocupar el tiempo libre. Guillermo estuvo siete años enfermo en mi casa y los últimos cuatro, atado a un respirador, con enfermeras permanentes. Tenía una clínica montada en mi casa y ya me parecía normal. Simplemente, me adapté. Extraño al Guillermo compañero, con el que reíamos, viajábamos y trabajábamos, y no al que estaba postrado en los últimos años. Es difícil explicarlo sin que se malinterprete.

Noticias: ¿A qué recurre para transitar los momentos más tristes?
Cárpena: Soy una persona muy creyente, rezo, voy a misa. Lo de Guillermo fue una cosa triste pero no trágica. Estuvo 7 años enfermo, pero tampoco se cuidó y nunca dejó de fumar, ni aún enfermo, con los primeros ACV.

Noticias: ¿Lo retaba?
Cárpena: Sí, pero nos peleábamos y entonces bajé la guardia. Y dejé que eligiera.

Noticias: ¿Qué proyectos tiene?
Cárpena: Como decía la Campoy, a mi me gusta pintarme la cara y ser actriz. Y me cuido, no tomo alcohol ni fumo. Me hice una cirugía hace muchos años y nunca más. Ahora me gustaría retocarme un poco el cuello, pero no me animo a la anestesia.

Liliana Podestá
@lilianapodesta
Fotos: Marcelo Escayola.