Menú
Empresas / 28 de marzo de 2019

Más peajes y electrónicos: autopistas suben tarifas y eliminan cabinas

Por

peajes
El Paseo del Bajo, que conectará la autopista Buenos Aires-La Plata con la Illia se inaugurará a mitad de año y estará gestionada por AUSA. AUBASA repavimentó trayectos de la ruta 2 y está tendiendo un puente sobre el arroyo Las Víboras en la 11.

Las empresas de peajes que operan como concesionarios viales en la Argentina atraviesan una etapa de profunda reconversión. Al tiempo que destinan recursos propios y fondos del Estado para el mejoramiento de rutas y caminos en la previa de una campaña electoral que demandará corte de cintas para la inauguración de obras terminadas, el sector se lanza a la carrera de adecuación tecnológica bajo el imperativo de la garantía de una experiencia satisfactoria de tránsito para los usuarios.

Jorge Alves, gerente de Caminos de las Sierras, concesionaria de los accesos a la ciudad de Córdoba, dice que esa firma provincial tiene el 100% de sus vías automáticas “con sistema de lector inteligente de patentes”. “Toda nuestra operación de peajes ya no se hace más por microchip ni por dispositivos que se pegan en los parabrisas de los autos”, indica, y concluye: “Esto nos lleva a tener que reducir personal en nuestras cabinas de peaje”. Consultado sobre la posibilidad de que surjan conflictos gremiales, contesta por la negativa: “Felizmente, venimos viendo este tema con el sindicato hace más de dos años y el sindicato es muy abierto e, incluso, nos ha propuesto bastante las cosas que estamos haciendo”.

Con la administración de unos 700 kilómetros, Caminos de las Sierras celebró un convenio de reconversión laboral. “Como empresa, nos ha permitido mejorar sustancialmente la prestación de servicios paralelos, como son emergencia vial, seguridad vial o educación vial”, sostiene Alves, y agrega: “Garantizamos la fuente de trabajo a cambio de capacitación”.

(Leer también: Quiénes son los responsables de la destruida autopista Córdoba-Rosario)

Autopistas Urbanas SA (AUSA), compañía de la ciudad de Buenos Aires, encara un momento similar. “Estamos atravesando un proceso de transformación debido al cambio de las cabinas de peaje a autopistas inteligentes”, ilustran desde AUSA. Según precisan, pronto dejará de haber cajeros cobrando en las vías de peaje y el pago se percibirá a través de pórticos que leerán las patentes y permitirán que los autos no se detengan ni disminuyan la velocidad.

En el seno de la empresa concesionaria de las autovías porteñas, hay unas 550 personas distribuidas en sus puestos de trabajo, que van desde cajeros y supervisores hasta sector de recuento, auxiliares, control de peaje y señaleros. Los cajeros se reubicarían, adelanta AUSA, en áreas como “validación de patentes, atención al cliente, facturación, mantenimiento de traza, edificios y espacios verdes, monitoreo, control de operaciones, cobranzas, mantenimiento eléctrico y electrónico”.

(Leer también: Interna en Cambiemos: peajes en la mira)

En Autopistas de Buenos Aires SA (AUBASA), del Estado bonaerense, voceros de su presidente, Víctor El Kassir, explican que desde el cambio de gobierno en 2015 pasó a ser una empresa “equilibrada en materia financiera a raíz de una administración austera y eficiente”. “Está prevista la incorporación de personal una vez que AUBASA asuma el mantenimiento, administración y explotación de la ruta provincial 6”, se refieren a la que une Zárate con La Plata.

Para 2019-2020, la concesionaria de la autopista Buenos Aires-La Plata tiene previsto encarar un plan de obras que requerirá una inversión de más de $ 1000 millones. La cifra contempla la conexión de City Bell, con unos 570 millones; la reparación de ambas manos en el tramo La Plata–Hudson por 200 millones; la puesta en valor de las bajadas de Quilmes por 100 millones; la repavimentación de la ruta provincial 63, entre el kilómetro 10 y el 20, por 100 millones; lo mismo para 13 kilómetros de la 2 por 300 millones y la 11 por 100 millones.

Córdoba. Al frente de Caminos de las Sierras, Alves se enorgullece al mentar que entró en terreno de culminación la obra de circunvalación, que alcanza 17 kilómetros con tres carriles por sentido de circulación, con túneles, puentes y trincheras. “Casi todo 2019 vamos a estar avocados a completar el tercer carril de los 40 kilómetros de la avenida, pero también vamos a terminar con la ruta 38 al valle de Punilla, en el lago San Roque, aunque la primera etapa estará terminada en abril y la provincia está pensando la continuidad hasta Cosquín”, grafica.

AUSA encargó un estudio a una consultora externa para determinar las condiciones de servicio, seguridad y confort en cada una de las autopistas y, a través de esas recomendaciones, se establecieron los planes de trabajo para cada una de las trazas viales: repavimentación, demarcación horizontal, mejora en defensas y calzadas, entre otros. También se realizan tareas de mantenimiento eléctrico y mejoras en predios bajo autopistas.

Ante la pregunta incómoda acerca del encarecimiento de los peajes, Alves reconoce que con sus cuadros tarifarios apelan a “mantener el poder adquisitivo de la recaudación”. “Cuando asumió el gobierno Juan Carlos Schiaretti, nuestro objetivo era poner en valor esta empresa, una empresa que el gobierno había comprado y estaba en manos del sector privado, estaba concursada y tuvimos que salir de ese concurso y pagar la deuda residual de ese concurso”, evoca a la distancia, y reivindica que “a partir de ahí se armó toda una ingeniería financiera para hacerla sustentable”.

AUBASA propone una actualización tarifaria promedio de 33% tanto para la autopista Buenos Aires-La Plata como para el Corredor del Atlántico (rutas 2 y 11). El Ministerio de Infraestructura bonaerense organizó audiencias públicas este 19 y 20 de marzo. AUBASA aclara que “cuenta con la tarifa más baja por kilómetro en la red de accesos urbanos a la ciudad de Buenos Aires”. Los otros accesos (Norte y Oeste) están en manos de Abertis (compañía del español Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, y la familia Benetton) y tenían a los Macri como accionistas minoritarios hasta 2017.

En la zona de mayor holgura económica del país, AUSA acusa el cimbronazo de la inflación. “Uno de los impactos más importantes fue la mano de obra, porque se dio 36,3% de aumento a los trabajadores hasta noviembre de 2018”, consignan. Pero la arena, el hormigón y el cemento, elementos principales de las obras, treparon más, hasta 86% durante 2018, y empujaron abruptamente al alza el precio del asfalto. Aun con la voluntad de ofrecer a quienes viajen rutas cada vez más ágiles, seguras y amigables, no siempre resulta tan sencillo hacer camino al andar.