Menú
En la mira de NOTICIAS / 26 de abril de 2019

#TinaArgen: el macrismo reta a Wall Street y el peronismo lo mima

La escalada del riesgo país trastocó los relatos electorales. El Gobierno balbucea tercermundismo mientras los K prometen pagar a los inversores.

Por

Wall Street

Con sus finanzas desbocadas en pleno año electoral, la Argentina entró de cabeza en el reino del revés que prefiguró María Elena Walsh. En #TinaArgen, ahora resulta verosímil que el Gobierno se ponga nervioso (“nerviosho”, diría un expresidente muy citado últimamente) y ensaye sin mucha cancha una retórica tercermundista que le es culturalmente ajena. El gurú Jaime Durán Barba calificó de “absurda” la reacción de los mercados internacionales que hicieron volar el riesgo país argentino en pocas horas.

Entrevistado por Bloomberg, el estratega ecuatoriano intentó darle una breve lección de argentinidad a Wall Street para que empiece a afinar el lápiz y deje de exagerar en sus pronósticos agoreros a partir de las encuestas que le empiezan a dar bien a la oposición, especialmente a CFK. No fue el único que se salió de libreto en estas horas de tensión y desconcierto. Presionado por el operativo clamor en torno al llamado Plan V (e incluso Plan H), Horacio Rodríguez Larreta salió del paso con una bravuconada nac&pop que los votantes PRO solían ridiculizar cuando la pronunciaban del otro lado de la grieta: “Los candidatos se deciden en la Argentina, no en Wall Street”, aclaró el jefe de gobierno porteño. Hasta el mismísimo Presidente se enredó explicando la lógica de los mercados que tanto dañan la estabilidad de su plan reeleccionista.

(Leer también: Crisis económica: cómo se ve a la Argentina en los medios internacionales)

“Internacionalmente tuvimos apoyos de todos los países y líderes, pero los mercados son distintos. Los mercados son otro mundo. Es un tipo que está detrás de una computadora en un lugar lejano, que compran, venden, con visión de oportunidad. Lo que pasa con el riesgo país es que dudaron, dudaron de nuestra convicción a seguir nuestro camino. Pensaron que podemos volver atrás”, le dijo Mauricio Macri a una radio rosarina. “Tienen visión de corto plazo”, explicó el mandatario gradualista, subrayando, igual que Durán Barba, la lejanía informativa de un broker que toma decisiones sobre activos argentinos sin conocer la idiosincracia local.

A la hora de repartir culpas, el Gobierno no sólo se animó a señalar tímidamente a la miopía de Wall Street. El corolario de esta explicación es que la principal responsable resulta ser Cristina, que se empeña en no dejar de crecer en las encuestas y atemorizar innecesariamente al capital. Por las dudas, el kirchnerismo también salió en estas horas a calmar a los inversores, con una retórica buenista que contrasta con el tono bolivariano que solía impostar la familia K y sus voceros para referirse a los mercados.

Alberto Fernández juró que CFK no piensa ir al default. Axel Kicillof se la pasa reuniéndose con banqueros y responsables de fondos de inversión, a los que trata de tranquilizar, en inglés impecable, sobre la voluntad de repago de un eventual gobierno kirchnerista. Del lado del PJ que no quiere volver al redil K, también se ocupan de llevar calma y confiabilidad a Wall Street, como fue el caso del senador Miguel Pichetto, que en estos días se presentó en Nueva York como una especie de interlocutor peronista moderado con los grandes inversores que hoy miran con desconfianza extrema el futuro argentino.

(Leer también: Quién es el culpable de que suban el dólar y el riesgo país)

Habrá que ver si estos saltos discursivos a uno y otro lado de la grieta transmiten a los formadores del riesgo país una idea tranquilizadora de que la clase política argentina no está ideológicamente extremista y por lo tanto todo confluirá, gane quien gane, hacia un centrismo moderado que no ponga en cuestión los compromisos. O todo lo contrario, que la campaña electoral los obliga a decir cualquier cosa con tal de no responsabilizarse por la crisis económica, y que cuando llegue el momento de pagar los platos rotos, la dirigencia seguirá siendo la misma de siempre, al frente de #TinaArgen, un país dado vuelta.

*Editor ejecutivo de NOTICIAS.