Menú
Personajes / 10 de julio de 2019

Kristen Visbal: “Siempre quise ser una mujer con un propósito”

Artista, es la escultora detrás de la obra “Fearless Girl”. Difundir el feminismo, litigio por la marca y hombres amenazados.

Foto: Marcelo Escayola.

Su vida no volvió a ser la misma. Desde que su “Fearless Girl” se paró frente al icónico toro de Wall Street, los días de Kristen Visbal ya no transcurren en su estudio de Delaware modelando arcilla, sino recorriendo el mundo para esparcir el mensaje tras la obra. Esa, de hecho, fue la razón que la trajo al evento “Mujeres que inspiran”, organizado por NOTICIAS el miércoles 26 de junio. Allí Visbal compartió escenario con personalidades como Gabriela Michetti y Carolina Stanley y dejó un discurso para el recuerdo.

“Esta escultura nos inspira para enfrentarnos al toro adversario en la vida y ser victoriosas. Representa el empoderamiento, el apoyo a las mujeres en puestos de liderazgo e igualdad”, disparó ante el auditorio.

Noticias: ¿Cuánto le cambió la vida esta obra?
Kristen Visbal: Por completo. Recuerdo pensar “Dios, quiero ser una mujer con un propósito”. Y de pronto me llegó esta oportunidad de transmitir un mensaje y lograr donaciones. Se suponía que “Fearless Girl” sólo iba a estar en Wall Street por cuatro días, pero se convirtió en algo enorme. Mi mensaje tiende a empoderar a las mujeres, pero en un sentido de colaboración entre géneros. Porque es esa colaboración la que permite que la sociedad avance, se diversifique y logre alcanzar su potencial. Cuando trabajamos juntos, logramos el bien común.

(Te puede interesar: VIDEO | Kristen Visbal, símbolo mundial)

Noticias: ¿Diría que el mundo del arte es machista?
Visbal: Soy artista hace unos 22 años ya que no hice una escultura hasta que tenía 33. Primero estudié Marketing y desde ese lugar vendí diamantes, hoteles, hice avisos de radio. Pero en mi corazón siempre sentí que era artista. Así que volví a la universidad por un título en Packaging. Me pareció que eso era divertido y creativo, pero tomé una clase de arcilla y mi camino cambió. Entré en la industria de las esculturas, y siempre quise hacer piezas grandes, así que enseguida pensé que quería hacer arte público. Ese es un mercado dominado por los hombres. Paradójicamente mi primera oportunidad vino de un hombre que me pidió que esculpiera a sus cuatro hijos jugando al básquet. Después quise hacer un chico y un delfín, y como mi mamá vivía en Florida, fui al parque marino y me puse a esculpir allí. Eso hizo que saliera un artículo y que un hombre me llamara para pedirme esa composición para la playa. Al mismo tiempo, alguien me encargó que esculpiera a Bob Hayes, el medallista olímpico, y así logré tres trabajos que me pusieron en carrera. Y todos encargados por hombres. Tuve suerte.

Noticias: Comentó que desde “Fearless Girl” no volvió a esculpir. ¿No lo extraña?
Visbal: Sí, pero sé que en algún momento voy a volver. Me importa más llevar el mensaje. Con este trabajo fui a hablar a una aldea Masái de Kenia, a un evento de las Naciones Unidas en París… En el mundo hay muchas personas en sociedades patriarcales, y aunque las mujeres necesitan ser incentivadas, necesito hablarles a los hombres, porque hay muchos que se sienten amenazados por “Fearless Girl”.

(Te puede interesar: El derrumbe del patriarcado)

Noticias: Incluido el artista que hizo el toro, que se quejó de la ubicación.
Visbal: Es cierto que no le notificaron que lo iban a hacer. Supongo que porque le hubiera quitado el efecto sorpresa. Dejé que lo hicieran porque la idea era que fuera sólo por cuatro días. No conozco a Arturo Di Modica, pero adivino que es un artista muy tradicional y tal vez no quiera que su trabajo se asocie con el feminismo. Además, creo que se trata de que su trabajo debe leerse como la fuerza del pueblo estadounidense y del mercado financiero y debe sentir que esa idea fue distorsionada. Por mi parte, siempre sentí que “Fearless Girl” puede pararse sola donde sea. Ahora, que finalmente se movió y está ubicada frente a la Bolsa de Nueva York, cualquiera puede imaginar delante de ella lo que quiera. Y me gusta más. Por otro lado, estoy ubicando 25 esculturas como ella alrededor del mundo. La primera está en Oslo, Noruega, junto al Parlamento, y fue encargada por un coleccionista privado para enviar un mensaje sobre las mujeres en la política. Hicimos una encuesta en 149 países y sólo 17 tienen mujeres en posiciones de liderazgo político. Es muy importante porque somos la mitad de la población y sin embargo, las decisiones son tomadas predominantemente por hombres.

Noticias: La empresa que le encomendó el trabajo le inició una demanda por crear este tipo de réplicas. ¿Cuál es su versión?
Visbal: Soy dueña del copyright y estoy en todo mi derecho a vender mi trabajo a quien quiera. La obra fue hecha para las mujeres con el mensaje de colaboración entre géneros y pertenece al mundo. Por supuesto que voy a pelear esta demanda. “Fearless Girl” nunca puede ser una marca. Todos estos cargos son inventados y tuve que poner mucha gente a trabajar en esto. Por eso todo lo que conseguí por “Fearless Girl” hoy no lo tengo más. Mi primera impresión de esta compañía que me encargó el trabajo fue que estaban comprometidos con la diversidad y hablamos desde el principio de no tener ánimos de lucro alrededor de esto. Hice una promesa de usar esta obra en nombre de las mujeres para hablar sobre todos estos temas de diversidad de género y creí que era compartida. Nunca creí que de alguna forma iba a tener que encarnar mi propia obra…

Noticias: Produce obras que conmueven, ¿cómo es su proceso creativo?
Visbal: Me toma mucho tiempo hacer una pieza. Solamente de modelado puede tomar entre 300 y 350 horas. Pero trabajo con un equipo y superviso el proceso, para ver que todo se mantenga fiel a lo que esculpí en primer lugar. En los últimos años se creó una máquina que hace el trabajo digitalmente, a partir de una miniatura que yo creo. Se escanea en una computadora y se va armando sobre un porcentaje de ampliación. Luego la obra me llega en pedazos, como un puzzle. Así la ensamblo y puedo ajustarla y modelar la superficie. También estoy probando impresión 3D, algo que creo que va a cambiar la manera de hacer arte y esculturas. Pero por sobre todo, para mí la escultura es un increíble compromiso de tiempo.

(Te puede interesar: Triunfo del feminismo: la manada y un caso testigo en Europa)

Noticias: ¿Probó alguna vez otro tipo de arte?
Visbal: Dibujé y pinté, pero hay algo especial en la forma 3D y en meter las manos en la arcilla. Me enamoré de la historia y sus pasos, de su complejidad. También pienso que me gustaría volver al estilo de mis primeras piezas, cuando hacía obras abstractas. Al principio, no tenía idea de que podía hacer cosas realistas, y hasta me daba vergüenza reproducir la realidad en lugar de hacer algo más creativo. Y cuando develamos “Fearless Girl”, entendí que ese estilo es perfecto para enviar un mensaje, porque es concreto y claro.

Por Vicky Guazzone di Passalacqua
@misskarma