Menú
Política / 7 de agosto de 2019

Cómo funciona el “Telar de la abundancia” de Mauricio Macri

El método del Presidente para sumar indecisos. El manual de los Defensores de Cambio. La idea de Paenza para Alberto Fernández.

Por

Mauricio Macri de campaña. (Foto: Facebook)

Como si se tratara de una invitación para ingresar al “Telar de la abundancia”, en el último tramo de la campaña para las PASO el Gobierno salió a pedir un voto de confianza “sin argumentos” y que cada convencido acerque a un grupo de personas de su alrededor, para que cada vez sean más y todos hagan su aporte para llegar a octubre. Y después a diciembre, cuando “todos ganan”.

Dos ejemplos muestran el parecido de la estrategia macrista con el método “colaborativo” para ganar dinero de moda entre las mujeres. El primero, es el propio discurso del Presidente, quien pidió a sus seguidores que canten el voto para contagiar a otros.

(Te puede interesar: Macri y Alberto mostraron su miedo a perder)

“No se necesitan argumentos, no es necesario dar explicaciones”, arengó Macri como si votar fuera un acto exclusivo de fe. “Es tu autoridad, tu confianza, tu credibilidad, la que tus relaciones valoran para acompañarte en tu decisión”, explicó en un posteo reciente en sus redes sociales.

La idea de que son los ciudadanos quienes tienen que persuadir a otros ciudadanos (empoderados y sin jefes, como en el telar), volvió a aparecer en boca de Macri en el acto de cierre de campaña en Ferro: “Vos tenés que convencer a ese que todavía está enojado”, repitió el presidente y candidato.

(Te puede interesar: Telar de la abundancia: qué es y cómo funciona la estafa)

Multiplicadores. Además de la confianza ciega (en este caso para votar, pero también necesaria para donar dinero en un negocio poco claro como el famoso telar) para que el proyecto funcione se necesita aumentar el volumen de participantes. ¿Cómo? Logrando que los convencidos “conviertan” a otras personas y las sumen al proyecto.

Ahí aparece el segundo ejemplo: el manual de procedimiento de los Defensores del Cambio. Es el grupo de militantes que Marcos Peña creó para que la sociedad protagonice la “campaña colaborativa”, la que se da en las redes y en los celulares, de manera horizontal y donde cada uno puede ser “dueño de un medio de comunicación”, según indica el manual al que accedió NOTICIAS.

El instructivo marca que cada “defensor” debe “identificar y convencer a 10 indecisos”. Y luego, realizar una tarea básica de la militancia: “Escucharlos. Empezar a generar una conversación. Producir y compartir contenido con ellos”.

(Te puede interesar: Macri le prende una vela a San Schiaretti)

Una vez que los indecisos se vuelven convencidos, el manual da una nueva orden a los Defensores: “Armá un grupo de Whatsapp/listas de difusión con ellos. Producí y compartí contenido con ellos”. En palabras del telar, “generá redes” y “hacé crecer tu mandala”.

En las últimas horas, en esos grupos de Whatsapp circuló un nuevo desafío: “No se olviden de etiquetar a tres personas que voten a Mauricio en las fotos y desafiar a esos tres etiquetados a que hagan lo mismo, publicándolas y etiquetando a otras tres personas”. El juego se volvió trending topic en Twitter durante algunas horas y logró ganarle al hashtag que impulsaban los seguidores de Alberto Fernández.

Método Paenza. Un método similar al que aplica Juntos por el Cambio le sugiró usar el científico Adrián Paenza a Alberto Fernández. “Si cada uno de nosotros pudiera convencer o explicarle a dos personas por qué hay que votar a Alberto y a Cristina… El primero sería yo, en un día seríamos tres. Yo ya hice mi parte, y si esos dos que llegan convencen a dos, serán siete. En cinco días son 31 y en diez, son 1.023, y esto crece rápido“, explicó el matemático durante el encuentro del candidato del Frente de Todos con científicos.

(Te puede interesar: Polarización anti: unas elecciones entre lo malo y lo peor)

Paenza siguió con la cuenta: dijo que en 15 días, serían 32 mil y pico, en 20 días, más de un millón, y en 25, 33 millones. Fernández lo escuchó atento y se ilusionó: “Me llevo este papel para hacer cuenta y desde mañana empiezo a tomar lista para ver quién convenció a los dos”, lanzó.

El “desafío” para Macri (y para Fernández si se decide a copiarlo) será lograr que quienes dieron su voto de confianza no terminan como en el telar: desencantados y  sin resultados.