Menú
Política / 16 de agosto de 2019

PASO 2019: cuáles fueron las únicas encuestadoras que acertaron

A pesar del papelón que hicieron las consultoras más reconocidas, dos mediciones online se acercaron al resultado real.

Por

Cuando los televisores mostraron por primera vez los resultados de las PASO, después de las 22 del domingo, la expresión generalizada fue de sorpresa. Nadie había podido prever los 15,57 puntos de distancia de Alberto Fernández sobre Mauricio Macri. Y, ante el apabullante 47-32%, muchos encuestadores volvieron a perder credibilidad. Pero otros pocos, la ganaron.

La que más cerca estuvo del resultado fue Proyección, que registró 45,1% de intención de voto para el Frente de Todos y 30,2% para Juntos por el Cambio. Es decir, una diferencia de 14,9 puntos, a 0,67 décimas de la diferencia real.

La consultora, que nació 2017, realizó sus encuestas de manera online, a través de una web interactiva, con un cuestionario a responder en un tiempo máximo de 8 minutos. A esa plataforma la publicitaron en redes sociales, Google y Youtube, y la difundieron por mail y WhatsApp, hasta alcanzar miles de respuestas.

“Las nuevas tecnologías te garantizan llegar a un universo máximo del 89% de la población. Sigue habiendo un sesgo, que el único tipo de encuesta que lo llega a cubrir es la presencial, y es que no llega a los indigentes, pero después alcanza a casi todo el país”, explica Manuel Zunino, sociólogo y creador de Proyección. A su entender, este tipo de metodología de recolección de datos aventaja a las tradicionales encuestas telefónicas, que sólo alcanzan a un 60% de los argentinos que tiene teléfono de línea.

(Te puede interesar: A tres meses del día que Alberto Fernández se enteró que iba a ser candidato)

En general son personas mayores quienes responden por teléfonos de línea y está más que probado que no llegan al público joven. Con el online también cuesta llegar a los jóvenes, porque son los menos interesados en responder, pero al ser interactivas y rápidas, se logra”, explica Zunino.

encuestadoras
Santiago Giorgetta y Manuel Zunino, de la consultora Proyección

Proyección había detectado la ventaja de Fernández tres días después de que Cristina Kirchner lo eligiera candidato, el 18 de mayo pasado. En ese momento, el candidato marcó 39% contra 30% de Macri y según sus registros, desde ese momento la diferencia se mantuvo entre 10 y 12 puntos.

Segunda. Quien también se acercó al resultado final, fue Clivajes, que vaticinó un 44-32% para Fernández-Macri (12 puntos de diferencia, a 3 del resultado real). La consultora, también utilizó formularios online que distribuyó a nivel nacional para llegar a una muestra de 1.387 casos.

“Colocamos los formularios por correo electrónico, redes sociales y WhastApp”, explica Esteban Pastoriza, integrante de la consultora, que arrojó su pronóstico el 25 de julio, mientras la mayoría de sus colegas hablaban de un empate técnico. “Nos aferramos a nuestro trabajo y a una encuesta que habíamos realizado 15 días atrás, donde el Frente de Todos mantenía una distancia de 10 puntos”, explica ahora el consultor.

(Te puede interesar: Relato PRO: el riesgo de entrar en “modo payasada”)

Según el análisis de Clivajes, una de las claves para lograr acercarse al resultado, fue tener en cuenta la definición de los indecisos que, a medida que se acercaba la fecha de las PASO, se inclinaban por Alberto Fernández. Otro punto a favor, fue haber medido el humor social de manera semi presencial en La Matanza (con formularios online y encuestas personales). “Ya se veía claramente la brecha que mantenía el Frente de Todos en ese distrito”, explica Pastoriza.

Guardadas. Hugo Haime y Asociados, uno de los tres consultores que trabajó para la campaña Fernández-Fernández, también acertó al resultado, aunque sus números se mantuvieron guardados en el equipo del Frente de Todos. A mediados de julio, el sociólogo arrojó una tendencia 44-30% a favor de Alberto, después de analizar estudios cualitativos, el clima de la calle y resultados anteriores.

Haime fue uno de los pocos que realizó encuestas presenciales, las más costosas y por lo tanto, menos elegidas por los clientes. Según pudo saber NOTICIAS, su valor ronda los 2 millones de pesos. “Cuando armás una encuesta de este tipo se mueven 30, 40 personas, y en cuatro o cinco días se hace. Es un cuestionario de 20 minutos”, explica Haime a NOTICIAS, y asegura que “la cobertura que se alcanza es superior a la que hace el INDEC”.

En este tipo de relevamientos, se tienen en cuenta todos los estratos sociales y regiones del país. Y muchas veces, los encuestadores aplican un simulacro de votación para evitar la vergüenza y las mentiras. La técnica se pone en práctica después del cuestionario y consiste en darle al elector un sobre con varias boletas, para que elija tranquilo dentro de su casa. Al devolver el sobre con la boleta elegida, los resultados suelen cambiar respecto de la respuesta verbal. “La gente escucha ‘cómo vas a votar a ese, es un corrupto’, pero muchas veces se calla la boca y cuando va a votar, vota distinto a lo que dice”, asegura Haime.

El consultor fue uno de los tres que midió a Fernández durante tres meses y a pocos días de las PASO, llegó a la conclusión de que “no había posibilidad de que la diferencia entre ambos fuera menor a 8 puntos”. Los otros dos que trabajaron para el candidato de CFK fueron Analía Del Franco y Roberto Bacman, quienes según analistas del sector, también se acercaron al resultado real. Los demás seguirán participando.