Menú
Economía / 26 de agosto de 2019

Trump mantiene su apoyo, pero ¿el FMI enviará el desembolso?

Por

FMI
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

En Wall Street no se descarta que Argentina caiga en default incluso en el gobierno de Mauricio Macri. Los precios de los bonos argentinos reflejan el temor a una reestructuración antes o después del 10 de diciembre. En el corto plazo, los inversores se preguntan si el Fondo Monetario Internacional (FMI) enviará el 15 de septiembre un desembolso previsto de US$ 5.400 millones. Es que en el último cuatrimestre de 2019, este país sin acceso al financiamiento en los mercados y con dificultad aun para colocar títulos de corto plazo, debe pagar al sector privado en dólares por capital e intereses 1.768 millones por bonos de largo plazo y 4.743 millones por Letras del Tesoro (Letes), más 1.100 millones a organismos internacionales.

Fuentes de la embajada de EE. UU. -principal accionista del Fondo- ratifican el apoyo a la Argentina en tiempos de Macri en diálogo con NOTICIAS: “El director ejecutivo de los Estados Unidos del FMI es uno de los 24 directores que ejercen derechos de voto sobre la dirección estratégica del FMI. Si bien no hacemos comentarios sobre las deliberaciones internas del FMI, podemos decir que Estados Unidos continuará apoyando el compromiso de Argentina con el FMI y sus aspiraciones de unirse a la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico)”. A diferencia del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, el de EE.UU., Donald Trump, se ha abstenido de manfiestarse a favor de Macri y contra Fernández en la campaña.

(Te puede interesar: En Cambiemos, nadie se hace cargo del video de Vidal que se viralizó)

Mientras el FMI se reúne hoy con los equipos económicos de Mauricio Macri y Alberto Fernández, economistas de aceitada relación con el organismo especulan sobre las alternativas. “Es posible que se demore el desembolso, pero, a mi juicio, poco probable”, opina Claudio Loser, ex director del departamento del Hemisferio Occidental del FMI. “Si hay conversaciones razonables aunque privadas, seguro se mueven. De todos modos, creo que el FMI no quiere soltar a la Argentina”, agrega Loser, actual CEO de la consultora Centennial Group Latin America. El ex funcionario del Fondo explica que, si bien el desembolso depende del cumplimiento de las metas fiscales del segundo trimestre de 2019, también evalúa en forma cualitativa las intenciones de seguir alcanzándolas en el tercero. Y eso es lo que está en duda por la devaluación posterior a las PASO y por las medidas de contención social con las que reaccionó Macri.

“Postergar unas semanas el desembolso no sería un problema”, comenta Miguel Kiguel, ex subsecretario de Financiamiento y socio de la consultora Econviews. Su colega Daniel Artana, ex secretario de Hacienda y economista jefe de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), coincide: “No creo que llegue el desembolso el 15 de septiembre, pero no sería importante si se demora un poco. Creo que van a terminar viniendo porque la Argentina cumplió las metas y si hay desvío fiscal, va a estar dentro del 0,5% del PBI que permite el acuerdo”. Héctor Torres, ex director del FMI por la Argentina en el gobierno de Néstor Kirchner y en el inicio del de Macri, admite la posible demora, pero tampoco la predice.

(Te puede interesar: El día que casi se fue Marcos Peña)

En el equipo de Fernández recuerdan que el anterior envío de fondos del FMI se retrasó 33 días. Y advierten que el organismo puede condicionarlo más allá del cumplimiento de metas del segundo trimestre. De todos modos, consideran que debería ser factible refinanciar las Letes que vencen.

En el aglomerado de economistas de Fernández hay de todo, pero algunos prevén que el nuevo gobierno no solo deberá pedirle ayuda al Fondo sino también a China, aunque admite que el gigante asiático suele pedir a cambio acceso a los recursos naturales o a eslabones de la cadena de valor para extraerlos, como los puertos. Temen que la deuda con el organismo sea tan grande como porcentaje del total que el país se vea obligado a aceptar su receta de lo que hay que hacer y de lo que no, como le sucedió a la izquierda griega. De todos modos esperan que por lo menos se evite el default en 2019 y 2020.

En esta nota: , ,