Menú
Sin categoría / 6 de septiembre de 2019

La justicia y el amor

“Medida por medida” de W. Shakespeare. Soledad Frugone, Claudio Lachowicz, Pablo Pípolo, Santiago Sanguinetti y elenco. Dirección y versión: Laurent Berger.

Por

COMEDIA SOMBRÍA. Desmontar a Shakespeare y traerlo a la actualidad. //Fotos: Alejandro Persichetti,

Cerrando el Festival Internacional de Artes Escénicas (FIDAE), y siendo uno de los invitados -junto al español José Sanchís Sinisterra y al brasileño Aderbal Freire Filho-el francés Laurent Berger presentó su versión de “Medida por medida”, una de las obras clave del autor inglés. El festival se produjo esta vez en el marco de las celebraciones de los 70 años del Teatro El Galpón.

Berger ya había adelantado en la respectiva conferencia cuál era el procedimiento que utilizaría para dar una vuelta de tuerca a este clásico, trayendo a colación a B. Brecht quien llama a leer la obra, no para satisfacer a los artistas sino a traducirla para que quien la comprenda sea el pueblo. Habla de “tumbas saqueadas” haciendo referencia al trabajo casi antropológico que realizó tratando de ver “dónde hay algo que todavía late” y, según su experiencia, esto no es fácil de encontrar, ya que “todo está recubierto de lodo o estiércol y a esto hay que añadirle una poética que produzca armonías contemporáneas”.

Se trata de “un trabajo de ‘inyectar’; una especie de ‘dealer’ de Shakespeare para ver qué nuevo código sobrevive”. El resultado se percibe al ingresar a la sala donde el enorme escenario del teatro El Galpón nos recibe con los actores ya en escena, con el fondo tapizado por dos grandes contenedores grafiteados y un vestuario y ambiente que no es el que esperaríamos de una obra escrita a fines de 1604. Según el crítico Harold Bloom “Medida por medida” puede considerarse la despedida de Shakespeare a la comedia y entonces la denomina: “comedia problema o “comedia sombría”, una obra “salvajemente amarga”, a la que ninguna otra se le puede igualar en este aspecto. En un posible “distanciamiento” al modo brechtiano los actores entran y salen de la ficción ejerciendo un efecto de distorsión del lenguaje teatral que por momentos se traduce en una simulación de los planos y contraplanos que son parte del lenguaje cinematográfico; acercamientos y alejamientos con cámaras manejadas por los propios actores cuyas imágenes son reproducidas en una pantalla, en una especie de desdoblamiento de los personajes. Esto también está presente en la reproducción de diálogos por dos actores generando una especie de voz “en off”, uno diciendo el texto, y otro haciendo la mímica del mismo. “Esto empieza así…”, comienza diciendo la actriz, casi como la introducción a un cuento, pero no todo es inocente ya que enseguida veremos que la sexualidad está muy presente así como los temas de índole moral o religioso claramente incluidos en el título, en una clara referencia al Sermón de la Montaña: “Con la medida con la que midas serás medido”. También la mediocridad de nuestra sociedad está presente en las visiones contradictorias y sugerencias a situaciones actuales y a personajes reales, en una obra que ha sido caracterizada por referirse a la justicia y al lugar de la mujer y su femineidad, frente a los diversos instrumentos de poder social.

————————————————————————————

Escrito con sangre
“Cuando pases sobre mi tumba”, de Sergio Blanco. Con: Alfonso Tort, Gustavo Saffores y Enzo Vogrincic.

LA MUERTE DEL AUTOR. Sergio Blanco representa su posible muerte en escena. //Fotos: Nairí Aharonián

También dentro del marco del FIDAE, se presenta hasta el 12 de setiembre en la sala Zavala Muniz la última obra del dramaturgo uruguayo Sergio Blanco. Siguiendo en la línea de la “autoficción” en la que ha incursionado en sus últimas obras: una mezcla entre ficción y autobiografía trata de contar cómo serían los últimos días del autor desde dos lugares muy particulares como son la eutanasia y la necrofilia. La obra narra los encuentros con quien se encargará de realizar el suicidio asistido y con el joven necrófilo internado en un psiquiátrico de Londres, que espera la llegada del cadáver del autor. “Cuando pases…” ingresa en la candente discusión acerca de la posibilidad y legalidad de tener derecho a una muerte asistida, así como otros que vienen desde el teatro más primitivo como cuál es la categoría del cuerpo post-mortem y a quién pertenece el cadáver, temas que nos remiten a la tragedia griega.