Domingo 5 de julio, 2020

CIENCIA | 17-06-2020 15:00

Dexametasona, una buena noticia con alcances limitados a tomar con precaución

El fármaco probó ser efectivo en pacientes con Covid-19 en estado crítico o conectados a respiradores. No fue eficaz en casos leves de la enfermedad. Otras terapias en estudio.

La dexametasona, un medicamento corticosteroide con acción antiinflamatoria y que se utiliza desde hace 59 años y que se usa para tratar afecciones como la artritis reumatoidea, el asma y algunos tipos de cáncer (entre otras) demostró en un estudio realizado sobre 2.104 pacientes ser una terapia apta para mejorar las probabilidades de supervivencia de los pacientes con Covid-19 que están en condición crítica y conectados a respiradores. 

Algo importante a tener en cuenta es que aún no han sido publicados los datos completos del estudio y que tampoco han sido sometidos a escrutinio científico (lo que técnicamente se conoce como peer review o revisión por parte de pares). Pero expertos de diversos lugares del mundo, incluida la Argentina, se mostraron satisfechos con los informado, siempre advirtiendo que se trata de una terapia para casos muy definidos y que cualquier resultado es aún muy preliminar para sacar conclusiones definitivas.  

Patrick Vallance, el principal asesor científico del gobierno del Reino Unido, dijo que los resultados obtenidos eran una "estupenda noticia" y que se trataba de "un desarrollo innovador en nuestra lucha contra la enfermedad". Scott Gottlieb, ex comisionado de la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (la reputada FDA), lo calificó como "un hallazgo muy positivo" en una entrevista brindada a la cadena CNBC. "Creo que debe ser validado, pero sugiere que el tratamiento podría ser beneficioso en este momento".

El estudio asignó al azar a 2.104 pacientes para recibir seis miligramos de dexametasona una vez al día, por vía oral o inyección intravenosa. Por otro lado, otros 4.321 pacientes solo recibieron la atención habitual.

Entre aquellos pacientes que necesitaban un respirador, la dexametasona redujo la tasa de mortalidad en un 35%. En aquellos que necesitaban oxígeno pero que no estaban ventilados, la tasa de mortalidad se redujo un 20%. Entre quienes no requirieron oxígeno no se halló beneficio al ser tratados con la dexametasona.

Los investigadores que realizaron el estudio, llamado Recovery (Recuperación) decidieron dejar de inscribir pacientes con dexametasona el 8 de junio porque creían que tenían suficientes datos para obtener un resultado claro.

"La dexametasona es el primer fármaco que se ha demostrado que mejora la supervivencia en Covid-19", aseguró Peter Horby, uno de los principales investigadores del estudio y profesor del Departamento de Medicina de Nuffield en la Universidad de Oxford. 

La dexametasona se utiliza desde la década de 1960 y fue incluida en la Lista Modelo de Medicamentos Esenciales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde 1977 en múltiples formulaciones. Actualmente está libre de patente. De hecho, a última hora del martes 16, la OMS emitió un comunicado referido a los resultados del estudio expresando su “satisfacción por los resultados de los ensayos clínicos iniciales del Reino Unido”.

"Este es el primer tratamiento que se ha demostrado que reduce la mortalidad en pacientes con Covid-19 que requieren oxígeno o asistencia respiratoria", dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS. “Los investigadores británicos compartieron ideas iniciales sobre los resultados del ensayo con la OMS, y esperamos el análisis completo de los datos en los próximos días -describe el comunicado del organismo-. La OMS coordinará un metanálisis para aumentar nuestra comprensión general de esta intervención. La guía clínica de la OMS se actualizará para reflejar cómo y cuándo se debe usar el medicamento en Covid-19.”

En la Argentina, los especialistas coinciden en que es imprescindible tener en cuenta que los resultados del estudio son sobre pacientes muy graves y en que es indispensable contar con más evidencias y recomendaciones de los comités científicos para recomendar su uso, y siempre evaluando caso por caso, persona enferma por persona enferma. Tener en cuenta, además, que en los pacientes leves no ha demostrado eficacia alguna y que un corticosteroide no debe nunca ser tomado como medida preventiva porque, además de no ejercer efecto, sí puede provocar serios efectos secundarios. 

Otras opciones
Un brazo diferente del mismo estudio británico relacionado con la dexametasona mostró el 5 de junio que la hidroxicloroquina, ampliamente promocionada como un posible tratamiento de Covid-19, no tuvo ningún beneficio en pacientes hospitalizados. El martes 16 de junio, la Administración de Alimentos y Medicamentos revocó una Autorización de Uso de Emergencia para usar tanto hidroxicloroquina como cloroquina en enfermos internados por Covid. 

Desde el comienzo de la pandemia en marzo, los investigadores se centraron en dos etapas diferentes de Covid-19, que probablemente requerirán intervenciones muy diferentes. Algunos medicamentos están diseñados para combatir directamente al coronavirus, SARS-CoV-2, que causa la enfermedad respiratoria aguda. El primer medicamento ha mostrado cierta efectividad, el antiviral remdesivir entra en esta categoría. Se administra por vía intravenosa y estudios muestran que acorta los tiempos de duración de la enfermedad, aunque no ha demostrado que salve vidas. 

Sin embargo, hay personas que desarrollan un cuadro muy grave de la enfermedad, y en ese estadío el problema es que es el propio sistema inmunitario el que ataca los pulmones, provocando una afección llamada síndrome de dificultad respiratoria aguda o SDRA. En estos casos, los médicos consideran que deben amortiguar la respuesta inmune de los pacientes, aún cuando estén luchando contra el virus.

Para esta etapa se probaron medicamentos nuevos y costosos, como Actemra, un medicamento para la artritis reumatoide del laboratorio Roche que se usa para tratar una afección provocada por algunas inmunoterapias contra el cáncer. Un ensayo en pacientes que necesitaban oxígeno no mostró que la droga fuera beneficiosa aunque continúa otra línea de investigación (o brazo) en pacientes más enfermos. Los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos (NIH) están llevando a cabo un estudio con un fármaco del laboratorio Eli Lilly originalmente aprobado para tratar la artritis reumatoidea, una extensión del estudio que mostró que remdesivir tiene un beneficio.

Desde hoy, la dexametasona ha sido aprobada para tratar a todas las personas con coronavirus que estén internadas en instituciones de salud y que requieran oxígeno, incluyendo a quienes están conectadas a respiradores. La autorización ya está disponible en todos los hospitales del Reino Unido. 

 

Galería de imágenes

Andrea Gentil

Andrea Gentil

Editora de Ciencia, Medicina y Tecnología. Docente.

Comentarios

Video

Efemérides, por Radio Perfil

Las principales fechas de la mano de la producción de Radio Perfil.

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario