Viernes 25 de junio, 2021

CIENCIA | 11-06-2020 11:10

Oxford atraviesa con éxito la Fase 2 de pruebas de la vacuna

Mantiene sus previsiones de terminar con las pruebas para septiembre y lanzar la cura en noviembre. Cooperación con EEE.UU. y Brasil para sumar voluntarios.

Las disminución en la propagación del virus en Europa es la principal complicación que encuentra por estar horas el equipo de científicos de la Universidad de Oxford que trabaja en la vacuna contra el coronavirus. Tras haber superado la primer fase de testeo en humanos a fines de mayo, hoy avanza con éxito en la Fase 2. Los inoculados son voluntarios del sistema sanitario, ya que son ellos los que tienen más riesgo de contraer Covid-19.

 

“La vacuna me la pusieron el viernes hace 5 días. Me tomó la temperatura varias veces al día y todavía no he tenido síntomas. También tengo que llenar un formulario en internet. De momento no he notado nada. Eso nos da esperanza, porque quiere decir que la vacuna funciona sin efectos secundarios”, festeja Joan Pons, enfermero catalán que trabaja en el Hospital de Sheffield, a 230 kilómetros de Londres.

 

“Esta investigación que lleva a cabo en la Universidad de Oxford está considerada como una de las más avanzadas”, celebra el enfermero y docente con más de 20 años de experiencia. “La primer fase empezó a fines de abril con 1000 voluntarios. La universidad de Oxford no tenía suficientes datos para hacer un balance, pero ahora son 10.000 personas aquí en el Reino Unido que se han aplicado la vacuna, pero también están haciendo testeos con personal médico y enfermeros en Estados Unidos y en Brasil, que son dos países que tienen muchos casos”, explica Pons.

 

Oxford también ha establecido líneas de cooperación con otros organismos europeos, como la Advent-Irbm, la sociedad médica italiana. “Nos estamos organizando para producir una parte sustancial en Italia y para estar entre los países líderes en la vacuna”, decía ayer el ministro de Salud italiano, Roberto Speranza.

 

“Por ahora la vacuna es experimental, y la única manera de ver si funciona o no, es que la gente que la tiene está en contacto con el virus. Yo cada semana me tengo que hacer mis unas pruebas en mi nariz y mi garganta, y enviarlas a Oxford, Y cada quince días tengo que ir al hospital para que me hagan un chequeo general. Sí doy positivo de que he estado en contacto con el coronavirus, me harían más pruebas para ver cómo respondo”, sigue Pons.

 

“La idea es acelerar los datos para poder definir si la vacuna es eficiente no. A mediados de agosto tendrían estas pruebas cerradas para poder lograr en septiembre la aprobación, y poder empezar la producción y tener la vacuna lista en noviembre lo cual sería una gran noticia porque se anticiparía al invierno el Hemisferio Norte”, se entusiasma el enfermero,“Sería el mejor regalo de Navidades para todo el mundo”, cerró en diálogo con El Disparador (Delta 90.3)

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios