Domingo 5 de julio, 2020

CIENCIA | 09-06-2020 19:11

Cinco consejos para caminar y hacer running de una manera más segura

Las escenas de cientos de personas corriendo codo a codo, preocupan. Tips que ayudan a ser precavido, mantener la distancia física necesaria, y no poner en riesgo a propios y ajenos.

La apertura de la posibilidad de salir a correr, a hacer running, a trotar, a practicar caminata aeróbica o la modalidad que prefieran el lector o la lectora, abrió las puertas a cientos de personas aglomeradas en un puñado de espacios abiertos de la Ciudad de Buenos Aires (CABA). Los horarios son muy limitados, dada la situación de cuarentena en la que se encuentra la zona: de 20 a 8, ya casi entrando al invierno.

Era bastante esperable que las personas se encontraran en horarios similares (de 20 a 22 o de 6 a 8) porque la noche, porque el frío, porque la inseguridad, porque el cansancio. Resultado: las áreas circundantes de los parques más grandes de la ciudad, y hasta calles barriales, se abarrotaron.

En abril, ingenieros belgas y holandeses publicaron algunos hallazgos que se hicieron virales y preocuparon. Los investigadores utilizaron un generador de partículas pulverizadas para simular la propagación de las gotas que las personas generan al caminar, correr o andar en bicicleta. Como las partículas golpearon a un atleta que se encontraba a más de 2 metros de distancia, los ingenieros concluyeron que era necesario mantener una mayor distancia para evitar el riesgo de contraer Covid-19.

Recomendaron entonces permanecer 5 metros detrás de alguien que camina, 10 metros detrás de alguien que corre o anda en bicicleta lentamente y 20 metros en el caso de una bicicleta veloz. No es difícil darse cuenta que tales distancias son muy difíciles de mantener en grandes ciudades superpobladas y con actividad física en horario reducido. 

Pero el trabajo no tenía aportes interdisciplinarios: carecía de opiniones de epidemiólogos o virólogos y no fue revisado por pares científicos. Más tarde una investigación hecha por Lydia Bourouiba del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) demostró que la tos y los estornudos pueden liberar nubes de partículas en forma de gotas y de aerosoles, por igual. Las partículas de tos pueden viajar hasta 5 metros y las partículas de un estornudo, hasta 8 metros.

Hay dos estudios, más completos, que incluso tienen en cuenta la densidad de virus puede haber en una cantidad dada de gotas y de aerosoles. Pero en esta nota se trata de analizar como, mediante algunas medidas muy sencillas, los riesgos pueden ser reducidos lo más posible, siempre y cuando se las tenga en cuenta. 
 
1) Mantener la distancia
Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos, el distanciamiento social significa mantenerse a al menos dos metros de distancia de otras personas. Pero esa distancia sirve como guía en los casos en que las personas están quietas, porque las gotas de respiratorias que se expelen caen al piso una vez pasado el metro y medio. El problema está en que el al estar haciendo ejercicio físico, el jadeo puede implicar que la persona exhale más cantidad de gotas, y que las proyecte más lejos. 
Por otro lado, la velocidad que una persona lleva rara vez es igual a la que lleva quien va delante. De manera que la distancia entonces debe aumentar, más y más, entre mayor sea la velocidad a la que una persona corra. El cálculo es que la distancia vaya de los 2 metros a los 5 metros promedio, llegando a diez en el caso de quienes van en bicicleta a toda potencia. 

2) Alerta y precaución
Como los espacios son más estrechos, la cantidad de personas mayor, y la necesidad de aumentar las distancias, más urgente, es indispensable que al caminar, correr y trotar se ponga mucha atención en hacia dónde ir según cómo se muevan las personas que van adelante. De correr en una vereda angosta, una de las dos personas tendrá que dejar pasar a la otra y, además, salir del camino, para evitar una colisión de cuerpos y gotas respiratorias.

3) Tipos de tapabocas
Correr requiere más oxígeno que estar quieto o caminar a ritmo promedio. De manera que antes de salir a correr hay que probar qué tapabocas usar, y tiene que ser uno que permita respirar de manera adecuada y relajada. Aunque el gobierno de la Ciudad no exige el uso de tapabocas al correr (sí para caminar) llevarlos contribuye a reducir los riesgos de infección (sobre otras personas) y de contagios.

4) Evitar lugares muy concurridos
Después de todo lo dicho, puede sonar obvio, pero no lo es tanto. El viento puede ayudar a dispersar las gotas respiratorias para que estén menos concentradas pero las gotas (sobre todo cuando las otras personas no cubren boca, nariz y mentón) pueden permanecer cierto tiempo en el aire, por ese mismo efecto del viento. 

5) No tocar
Lo mejor es no tocar objetos, estatuas, barras y objetos que haya en el camino. Aunque no se trata de actuar como un paranoico (o paranoica), podrían estar contaminados si fueron tocados por una persona infectada justo antes que usted.

Galería de imágenes

Andrea Gentil

Andrea Gentil

Editora de Ciencia, Medicina y Tecnología. Docente.

Comentarios

Video

Efemérides, por Radio Perfil

Las principales fechas de la mano de la producción de Radio Perfil.

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario