Martes 6 de junio, 2023

CIENCIA | 29-03-2023 17:39

¿La inteligencia se hereda de la madre?

Esta capacidad humana puede estimularse y desarrollarse a partir de diferentes hábitos y comportamientos, pero también depende de factores genéticos.

Una discusión muy importante en la comunidad científica es entender cómo se forma la inteligencia humana. Al fin y al cabo, nuestra capacidad intelectual y su constante evolución es lo que nos diferencia del resto de seres vivos de nuestro planeta. Por ello, en base a varios estudios, algunos investigadores estiman que una parte relevante de nuestra inteligencia se hereda de la madre.

¿Qué es la inteligencia?

No existe una definición precisa sobre qué es la inteligencia, ya que su concepto varía y evoluciona con la sociedad, e incluso está relacionado con el campo filosófico. Sin embargo, la ciencia que lleva mucho tiempo tratando de comprender la inteligencia, nos ayuda a comprenderla a partir de la relación entre los mecanismos biológicos del cuerpo humano y el comportamiento de las personas.

Según el diccionario, la inteligencia es la capacidad que tiene una persona para pensar, comprender, razonar e interpretar. Es el conjunto de funciones mentales que facilitan la percepción y la comprensión de las cosas y los hechos.

Para el campo de la psicología, la inteligencia es la ciencia que estudia la mente humana y se puede definir como la capacidad de extraer información, aprender de las experiencias, resolver problemas de forma adecuada, adaptarse al entorno, comprender y utilizar el pensamiento y la razón de forma coherente.

¿La inteligencia nace con nosotros o se desarrolla con el tiempo?

La inteligencia está asociada con diversas funciones cognitivas y cerebrales, que están presentes desde el nacimiento. Por lo tanto, todas las personas son inteligentes pero de manera diferente.

Sin embargo, estas funciones cognitivas, que en conjunto llamamos inteligencia, pueden verse influenciadas y estimuladas por diversos factores biológicos y conductuales, como la alimentación saludable, la hidratación ,la actividad física, el sueño reparador, los estímulos mentales, la meditación, la lectura, las actividades creativas, la socialización y los factores genéticos.

¿La inteligencia se hereda de la madre?

Como mencionamos anteriormente, la inteligencia puede estimularse y desarrollarse a partir de diferentes hábitos y comportamientos, pero también de factores genéticos, que se heredan de los padres biológicos.

Estudios en el área reconocen que existe una relación entre los genes presentes en el cromosoma X y el desarrollo del cerebro, y una parte importante de las funciones cognitivas está relacionada con la información genética presente en este cromosoma.

Como las personas con sexo biológico femenino tienen dos cromosomas X, siempre transmitirán a su descendencia uno de estos cromosomas y, en consecuencia, información genética asociada a la inteligencia.

Las características cognitivas que se heredan genéticamente no sólo están presentes en el cromosoma X. Hay varios otros genes presentes en otros cromosomas que interfieren con las características asociadas con la inteligencia. Como ejemplo, tenemos variantes presentes en un gen en el cromosoma 2 que se han asociado con la habilidad matemática. Este rasgo se puede encontrar en las pruebas de ascendencia, salud y bienestar del laboratorio.

Otro ejemplo es el gen guerrero/preocupado. Presente en el cromosoma 22, es responsable de regular los niveles de dopamina en el cerebro. Las variaciones en este gen influyen en la predisposición a soportar y manejar mejor situaciones estresantes (guerrero) o la predisposición a desempeñarse mejor en tareas que requieren atención y memorización en situaciones normales.

Ambas características se relacionan con un tipo de inteligencia, que también se puede entrenar independientemente de la predisposición genética. Por tanto, podemos decir que no existe un “gen de la inteligencia”, sino varios factores genéticos y ambientales que influyen en la forma en que cada individuo expresa la inteligencia.

Importancia de los padres en el desarrollo intelectual de los hijos

Como se mencionó anteriormente, además de los factores genéticos, los factores ambientales son esenciales para el desarrollo de la inteligencia. Entre ellos, el componente afectivo con los padres durante la infancia es uno de los más importantes.

Esto es relevante porque, durante la niñez y la adolescencia, los niños están en proceso de formación de su personalidad y aprendizaje. El período es fundamental para el buen desarrollo intelectual y social del individuo. Mucho de lo que aprende y llevará consigo por el resto de su vida proviene de la influencia de los padres, como comportamientos y preferencias.

Debido a que están más relacionados emocionalmente con sus madres desde la primera infancia, los niños terminan compartiendo y absorbiendo muchas de sus características intelectuales. Y este es otro factor que contribuye a la hipótesis de que la inteligencia la hereda la madre.

Sin embargo, tanto la madre como el padre u otra persona que cumpla estas funciones, juegan un papel fundamental en la formación intelectual del niño, en el proceso de aprendizaje y en la mejora de las habilidades de sus hijos. Por ello, deben estar presentes en la vida del niño, estimulando la confianza, el aprendizaje y el desarrollo social y emocional.

por R.N.

Galería de imágenes

Comentarios