Viernes 27 de mayo, 2022

CLáSICA | 20-04-2022 23:32

Noche de ovaciones

Concierto de Plácido Domingo junto a la soprano María José Siri y la Orquesta Estable del Teatro Colón, dirigida por Jordi Bernàcer. Obras de Verdi, Giordano, Berlioz y Massenet, entre otros. Teatro Colón.

★★★★ En su regreso al Teatro Colón, donde no cantaba desde 1998, Plácido Domingo mostró la impresionante vigencia de su carisma y su dominio escénico. El legendario cantante, de 81 años, no ocultó su emoción en su reencuentro con el público local, que colmó cada ubicación de la sala y lo recibió con una ovación atronadora, medio siglo después de su debut en este teatro.

Hace pocos años, el artista enfrentó una serie de denuncias por acoso sexual (ver recuadro), que llevaron a teatros de todo el mundo a cancelar sus actuaciones. Sin embargo, más recientemente, Domingo volvió al ruedo para lo que tal vez sea una despedida aún no anunciada.

Naturalmente el desgaste de los años se percibe en su canto, pero el fraseo, la musicalidad y el timbre inconfundible de su voz están intactos. Esas cualidades se pudieron apreciar desde su primera intervención, con el aria de Gérard de Andrea Chénier, de Giordano, encarada con compromiso y entrega. Hace tiempo que elige interpretar repertorio para barítono, una decisión que le permitió prolongar su trayectoria, aunque su color vocal haya sido siempre el de un tenor.

En este concierto, Domingo estuvo acompañado por la soprano uruguaya María José Siri, que se destacó con su voz imponente, expresividad y perfecto dominio de los pianissimi, especialmente a partir del Dúo de La traviata, al final de la primera parte del programa.

Como es habitual en estos conciertos, las arias y dúos de óperas se alternaron con pasajes orquestales. A pesar de algunos momentos de desbalance con las voces, Jordi Bernàcer dirigió con precisión y sensibilidad la Orquesta Estable del Colón, dejando margen para las inflexiones y el despliegue expresivo de los cantantes.

Fuera de programa, los artistas respondieron a los aplausos con un segmento dedicado a la zarzuela, un terreno que tanto Domingo como Siri abordaron con profundo conocimiento del estilo, en fragmentos de obras de Moreno Torroba, Serrano y Penella Moreno.

Ya en el final, Domingo anunció su deseo de cantar un tango. “Volver” fue la pieza elegida para ese cierre, en el que se sumaron Joaquín Molejón (guitarra), Nicolás Enrich y Horacio Romo (bandoneones). El cantante entregó una sentida interpretación y se despidió acompañado por otra calurosa ovación.

Galería de imágenes

En esta Nota

Margarita Zelarayan

Margarita Zelarayan

Comentarios