Martes 27 de julio, 2021

CLáSICA | 03-05-2021 17:08

Recreación de una noche antológica

Ástor Piazzolla en el Colón 1983, con el Conjunto 9 y la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires. Solista: Daniel Binelli. Director: Pedro Ignacio Calderón. Ciclo “Piazzolla 100 años” en el Teatro Colón.

****La esperada reapertura del Teatro Colón después del freno impuesto por la pandemia se produjo de la mano de otro gran acontecimiento: la celebración por el centenario del nacimiento de Piazzolla. En ese marco, el coliseo porteño propuso un ciclo de catorce conciertos en el que diversos artistas y agrupaciones rindieron homenaje al gran Ástor. 

Este inicio de temporada en tiempos de Covid-19 estuvo regido por los protocolos sanitarios vigentes en la ciudad, que implican circulación restringida, uso permanente de tapabocas, control de temperatura y la exigencia de una declaración jurada para los asistentes. En el interior de la sala, ocupada en un treinta por ciento, el público se distribuye en islas, con distancia social garantizada en todo momento. 

En uno de los conciertos más atractivos del ciclo se recreó la mítica actuación de Piazzolla en el escenario del Colón en 1983, con el Conjunto 9 y la Filarmónica de Buenos Aires. Casi cuatro décadas más tarde, en este concierto-réplica, el noneto abrió la noche con versiones antológicas de algunos clásicos como “Verano porteño” y “Fuga y misterio”, esta vez con Daniel Binelli en bandoneón y con el baterista Enrique “El Zurdo” Roizner, que también formó parte de aquel concierto ya legendario. Además de su cabal conocimiento del lenguaje piazzolleano, el ensamble desplegó potencia, frescura y expresividad en cada intervención.  

Binelli descolló tanto en sus participaciones con el Conjunto 9 como en su interpretación del Concierto para bandoneón y orquesta, en el que dominó con maestría los contrastes y el diálogo con las cuerdas. El violinista Pablo Agri también se lució, especialmente en “Vardarito”, con un fraseo elocuente y profunda sensibilidad. 

En el Concierto para bandoneón y en el Concierto de Nácar se sumó la Filarmónica de Buenos Aires, dirigida por Pedro Ignacio Calderón, que también estuvo en el podio en aquella noche del 83. En esta recreación, con distancia social, tapabocas y mamparas de acrílico para los instrumentistas de viento, los músicos de la orquesta mostraron su conocida ductilidad y secundaron con eficiencia al noneto.

Pese a las limitaciones que plantea la pandemia, la emoción y el disfrute se hicieron presentes entre artistas y público, con ese sabor especial propio de los reencuentros ansiados durante mucho tiempo. 

 

 

 

 

.

 

También te puede interesar

Galería de imágenes

Margarita Zelarayan

Margarita Zelarayan

Comentarios