Martes 2 de marzo, 2021

COSTUMBRES | 19-12-2020 10:29

Cómo festejar la navidad sin miedos ni riesgos

En un año tan especial, se impone una celebración acotada, con todas las medidas seguridad. Delivery, restaurantes y compras online. El consejo de los expertos para mantener el ánimo alto.

Nadie lo imaginó. Cuando se dictó la cuarentena obligatoria el 20 de marzo pasado, nadie pensó que llegaríamos a Navidad aún con distanciamiento y protocolos. Y aunque conforme se fueron estirando las semanas de encierro comenzaron a surgir algunos chistes sobre cómo sería festejar Nochebuena únicamente con los integrantes de la casa, no muchos pensaron que se haría realidad. Y es que si bien el 8 de noviembre se pasó a la etapa de distanciamiento social (en lugar de aislamiento), lo cierto es que la gran mayoría prevé unas fiestas bastante más exclusivas que de costumbre. Unas en las que no asistan más de 10 o 12 familiares y donde abunde el alcohol en gel y los tapabocas, así como el aire libre.

De miedos y decisiones. “Volví a ver a mis papás hace varios meses, pero a mi abuela aún no. Y aunque me encantaría pasar Navidad con ella como todos los años, esta vez nos pidió que no la invitemos. Tiene tanto miedo de contagiarse que prefiere estar sola”, relata Julia Fernández, de 28 años, que todavía no termina de digerir la noticia. Para ella, que cada año tenía el temor de que fuera “la última Nochebuena con Nana”, le cuesta creer que este 2020 esa ausencia sea verdad, pero por una decisión ajena a su voluntad. Sin poder hacer mucho más que respetarla, cuenta que esa noche con sus papás le acercarán comida y la llamarán a las 12. “O tal vez un poquito antes, dudo que se mantenga despierta hasta tarde estando sola”, razona.

 

Mesa navidad

 

Aunque muchos han pasado largos meses solos, todavía apenas se animan a hacer alguna salida esencial al supermercado. Y pensar en un festejo con varias personas los aterra, sobre todo porque tantos otros han comenzado a relajarse en el cuidado. “Hoy la mayor preocupación de los pacientes es con quién van a pasar las fiestas. En muchos casos, las personas con quienes las pasaban habitualmente les pidieron que no se vieran, porque temen al contagio. Hay muchos sorprendidos porque sus papás les piden no festejar juntos”, describe el psicólogo y terapeuta familiar Omar Hein, que en este tiempo ha visto aumentar su demanda de consultas un 40%, por motivos como trastornos de ansiedad o falta de ánimo.

A su vez, también sostiene que existe el miedo inverso: aquellos que temen contagiar a quienes más quieren. “Esos también están evaluando pasar el festejo solos”, relata. “Este año creo que vamos a celebrar solo entre jóvenes, porque el riesgo para los más grandes es alto. Sobre todo desde que empezamos a salir más y recuperar un poco la vida normal”, se sincera Juan Manuel Solari, de 35 años, que está pensando en festejar con su novia, hermanos y cuñados en su departamento. Con padres que ya pasaron los 70, no cree que valga la pena arriesgarse por una sola noche.

Pero si no se quiere ser tan extremista, Hein recomienda realizar una cuarentena previa de unos 6 o 7 días, cuidándose con mucho rigor en pos de poder pasar juntos el 24 a la noche si no hay ningún síntoma. Si bien no es un método 100% certero, puede aliviar las probabilidades y sobre todo, las dudas y angustias.

Mientras, desde el gobierno, aún están decidiendo si el permiso para celebraciones contemplará a 20 personas (en lugar de las 10 permitidas hoy, en todo tipo de reuniones), y ya han comenzado a desplegar algunas recomendaciones de cara a Navidad y Año Nuevo. “La situación epidemiológica nos permite pensar en juntarnos en las fiestas, pero el riesgo de transmisión todavía existe. Es fundamental cuidar a las personas de riesgo y a los mayores de 60, porque todavía no contamos con un tratamiento efectivo”, apuntan. En este sentido, desglosaron recaudos como limitar las reuniones los 14 días previos, en especial si se piensa compartir el festejo con mayores de 60 años; celebrar al aire libre y garantizando el distanciamiento físico; limitar el número de personas; ventilar seguido en caso de juntarse en un lugar cerrado; no compartir vasos ni utensilios; sentar a los convivientes cerca; y usar barbijo e higienizarse a menudo las manos.

Servicio completo

Dada la menor cantidad de invitados, una variante que también seduce más este año es celebrar en algún restaurante. En un grupo reducido y con una mesa más íntima, a varios les tienta dejar las cuestiones de protocolo e higiene en manos de otros y dedicarse a ser agasajados. “Como solo vamos a ser mis hijos, mi marido y yo, nos pareció una buena idea salir a comer. Nadie se estresa con el menú y solo tenemos que dedicarnos a ponernos lindos. Quizás hasta lo repitamos el 31”, cuenta Mariela De Rosa, de 44 años, madre de dos varones de 7 y 10.

 

Decoración

 

En este camino, distintos emprendimientos han lanzado ya sus propuestas para las Fiestas. En Osaka, por ejemplo, se celebrará Kurisumasu (Navidad en japonés) con un menú para dos personas que incluirá gyozas, mariscos al fuego, ceviche, salmón o lomo a la parrilla, suspiro nikkei y una selección de vinos de DV Catena, entre otras delicias. En Roux, en tanto, el chef Martín Rebaudino deleitará con un menú de pasos maridado con etiquetas de Saint Felicien en donde podrán probarse platos como pulpo español al hierro con pimentón de Cachi o raviolón de conejo con uvas, gel de higos, aros de cebollas, setas grilladas y lágrima de tomates. Y si se aprecia la cocina italiana, La Locanda abrirá sus puertas tanto el 24 como el 31 para agasajar con sus risottos, gnocchis, pescados, burratas y carpaccios, así como un infaltable panettone (en este caso, flambeado) y una copita de limoncello. Otros espacios abiertos esas noches con elaboradas propuestas serán Uco, La Mar, Aramburu y Aramburu Bis.

En todos los casos, estos lugares respetarán un protocolo estricto que incluye tomar la temperatura, utilizar alfombras sanitizantes, limpiar los espacios con una solución de 70% alcohol y 30% agua, proveer alcohol en gel en cada mesa, ofrecer el menú a través de un código QR, controlar el uso de tapabocas siempre que el cliente no esté comiendo o bebiendo, mantener 2 metros de distancia entre mesas y armar sectores de 4 o 6 comensales como máximo.

Y si lo que se quiere es disfrutar en casa pero sin tener que ocuparse de cocinar, esto también fue tenido en cuenta por varios locales, que armaron menúes perfectos para comer en pequeña compañía. Por ejemplo, el de Vinotinto Cocina, que propone una cena para 4/5 personas, una pata de cerdo de 6/7 kilos o un tapeo. “La idea es celebrar la Navidad en familia con sabores caseros”, apuntan. O el de Alo’s, que ofrece porchetta, vitel toné, ensalada de trigo, frutas secas y pasas y pan dulce con frutas secas y chocolate amargo. Y en plan de que no haya copas vacías, Vico Wine Bar ofrece estuches individuales o de dos botellas que a su vez incluyen un voucher equivalente al 50% del valor de la compra, para disfrutar de todos los vinos por copa en sus locales.

Recuperar la ilusión

En un año en el que se habló mucho de los adultos mayores, la Navidad también es un buen momento para prestarle especial atención a los niños. En este 2020 en el que se les quitó la posibilidad de pasar tiempo con sus amigos y compañeros, la ilusión de la Nochebuena puede ser un buen momento para afilar la creatividad y devolverles algo de magia. “Si este año no pueden ir a ver a Papá Noel a un shopping, los padres no deberían preocuparse. Es más, es probable que la expectativa de esa experiencia sea sobre todo de ellos y no tanto del chico. En lugar de eso, pueden armarle actividades relacionadas, e incluso incentivar el juego con primos y familia”, recomienda Hein.

Y en cuanto a la mesa familiar, que en general suele tener ocasiones de tensión y en este año complicado tal vez se dupliquen, el psicólogo propone hacer foco en las cosas positivas. “Mejor poner la atención en la verdadera esencia de la Navidad, en estar juntos y bien, con salud. No hace falta pensar que este ha sido un año difícil o que el coronavirus sigue siendo una realidad”. Más allá del optimismo, lo que el especialista sugiere es enfrentar estas fechas con una actitud proactiva y en equipo, pensando que de este año inédito saldremos juntos y bien. Lo que se dice una muy buena razón para chocar las copas a las 12, con o sin barbijo de por medio.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Vicky Guazzone di Passalacqua

Vicky Guazzone di Passalacqua

Comentarios