lunes, febrero 24, 2020

COSTUMBRES | 10-02-2020 17:05

Diane Keaton y el look que inspiró a una generación

En la noche de los Oscar, junto a Keanu Reeves, la actriz de 74 años volvió a dar cátedra de estilo. Por qué su modo de vestir es una lección de libertad.

El look “Diane Keaton” nació a fines de los años setenta cuando la actriz interpretó a Annie Hall en la película de Woody Allen que aquí se conoció como “Dos extraños amantes”. Diane, nacida en 1946, ya había hecho papeles de cierta importancia en teatro y en otras películas de Allen (que además era su pareja por esos años) antes de llegar a este rol que la volvió muy conocida para el gran público. De hecho, siempre se consideró que “Annie Hall” era la memoria de la relación que el director tuvo con ella. En el año de su estreno, 1977, la actriz tenía 31 años.

En materia de moda, la época estaba desplazando al hippismo para dar paso a los brillos del “dance”, las solapas anchas, las hombreras y pantalones extra large.

Por eso, cuando Diane apareció en Annie Hall vestida con un estilo masculino retro y aspecto de tienda de segunda mano, el look tuvo un gran impacto sobre las mujeres. Corbatas, camisas, chalecos, pantalones con cinturón, sombrero y melena despeinada fueron parte de un equipo que se le atribuyó a un joven Ralph Lauren, pero que según sus conocidos, era el de Keaton en su vida cotidiana.

Lo interesante de este look es que transformó para siempre a la actriz en un ícono de moda. Por fuera de las tendencias del momento (que en esa época se respetaban a rajatabla), se escapaba de los paradigmas de la elegancia y de las normas de género. Era el look de una “mujer- hombre” que peleaba por un rol más activo en la sociedad. De hecho, en la película, el conflicto de Annie era no ser un apéndice del personaje interpretado por Allen. El humor y la reflexión del film fue también, en el contexto de los setenta, todo un manual de estilo para relaciones que escapaban de los senderos tradicionales.

En los Oscar 2020, Keaton volvió a dar lección de libertad al lado de Keanu Reeves -juntos presentaron la categoría Mejor guión original-, con quien trabajó en la película “Alguien tiene que ceder” en 2003. Allí Keanu era su amante joven, un rol que según dicen, también cumplió en la vida real.

Cinturón, abrigos superpuestos, melena despeinada, sombrero, siempre igual a sí misma; en la gala más lujosa del mundo, Keaton volvió a enseñarnos que se puede tener éxito sin traicionar jamás nuestros gustos.

Galería de imágenes

Adriana Lorusso

Adriana Lorusso

Editora de Cultura y columnista de Radio Perfil.

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario