Martes 21 de septiembre, 2021

COSTUMBRES | 16-02-2021 00:12

Las famosas y sus carnosas "bocas de moda"

De la silicona dura de los '90 al ácido hialurónico de hoy, los labios han recorrido un largo camino. Los mejores y peores ejemplos.

Nunca dejaron de ser un objeto de deseo. Voluptuosos, carnosos y en pose de beso, los labios siguen siendo uno de los mayores puntos de seducción. Y en ese camino, lo que la genética no provee muchas se encuentra en el consultorio. Hacia los '90, cuando podría decirse que explotó esta tendencia, era a manos de la silicona dura que dejaba las famosas “bocas de pato”. Tres décadas después, el gran aliado es el ácido hialurónico, un inyectable que, aplicado con pericia y criterio, puede lograr resultados muy interesantes.

Superar los '90

Los '90 fueron excesivos en general: las lolas, los hombres anabolizados, la cama solar como reina, las bocas. Ahora hay un revival de esa década que da un poco de miedo, aunque quiero creer que algo aprendimos”, dispara Ricardo Lingua, especialista en clínica estética. El primer aprendizaje es que la boca voluptuosa de hoy se genera a partir del ácido hialurónico. Y a diferencia de años anteriores, la innovación en este rubro ha traído diferentes líneas con distintas concentraciones, algunas con rellenos creados específicamente para labios. “Esto logra una consistencia parecida a la semi mucosa del labio, haciendo que a la vista y al tacto luzca muy natural”, explica. La versión que se usa para dar volumen, además, suele diferir de aquella que se aplica para arrugas peribucales o el perfilado de los labios. Esta última, otra tendencia en alza, consiste en delinear los contornos con ácido hialurónico en pos de rejuvenecer la boca. “Se hace sobre todo en el labio superior, para que conserve su arco de Cupido, y para que los laterales se vean más frescos”, ilustra. Otro proceso que se usa mucho estos días es la hidratación de labios, para evitar las arrugas verticales. Esto se hace con un ácido hialurónico de baja densidad, que antes que dar volumen, hidrata.

Los labios que se buscan son bien definidos. Si no hay tratamiento, el maquillaje ayuda.

“Hemos avanzado mucho desde los '90, cuando las bocas estaban llenas de silicona, un material duro que no se adaptaba bien al labio y que tampoco se podía sacar, salvo con cirugía. Hoy el ácido hialurónico se reabsorbe al año y si no gusta se puede disolver con una enzima”, detalla la doctora Velia Lemel, médica dermatóloga y directora de Clínica Lemel. Asimismo, desde hace unos pocos años la aplicación de hialurónico también incluye lidocaína, para aliviar el sufrimiento que significa una inyección en la zona del labio, de las más dolorosas. “De todas maneras, a mí me gusta mimar a la paciente, entonces pongo anestesia en crema 40 minutos antes. Si no se cuenta con ese tiempo, se puede hacer un bloqueo al estilo de los odontólogos”, explica Lemel.

Si la tecnología claramente avanzó, ¿por qué seguimos viendo casos de aplicación excesiva y hasta burda? Según Lingua, porque hay tantos pacientes que no saben frenar a tiempo como profesionales que no asesoran como corresponde. “Por algo hay un profesional del otro lado, que tiene el conocimiento y el criterio. El paciente da una referencia, luego hay decisión y ética del médico”, apunta. Dos casos en los que siente que esta dicotomía se planteó en los extremos son Angelina Jolie y Demi Moore. Mientras es muy probable que la primera se haya hecho retoques para mantener sus labios insignia, más allá de la cuarta década, estos no se notan. Moore, en cambio, fue recientemente la comidilla de las redes por la “nueva cara” con la que salió a la pasarela de Fendi, con labios notoriamente tocados, pero además con novedosos pómulos y rellenos varios. “Demi es un ejemplo de todo lo que está mal, incluidos los labios. Hay que considerar la arquitectura de la cara de una persona para lograr un rostro armónico”, sostiene.

Las bocas de moda de las famosas argentinas

Aunque Lemel distingue esta moda de acuerdo a la geografía. Con consultorio también en Miami, asegura que allí el interés es por labios grandes y exagerados, donde la pretensión incluso es que se note que hay trabajo hecho, sobre todo en los casos más jóvenes. Sus clientas argentinas, en cambio, le piden mayor discreción y delicadeza. “Quieren hacerse la boca, que tenga un perfilado y una linda forma, pero que no se note”, detalla.

En este sentido, la buena práctica actual habla de “estética dinámica”, porque combina distintas técnicas para lograr el mejor resultado acorde a cada paciente. Boosters, ácido hialurónico, láser, luz pulsada y toxina botulínica son algunos de los tratamientos que pueden aplicarse en pos de un rostro equilibrado y rejuvenecido a la vez.

De espejos y trucos

Pero a juzgar por la farándula local, lo que prima son las bocas más pulposas, casi fabricadas en serie. “En el arte, la belleza muchas veces se representa con una boca angelical, rosa y turgente, como una fruta a morder. Pero perder juventud es irremediablemente perder cintura y boca. Y aunque no significa perder belleza, hoy las modelos y conductoras se tocan la cara cada vez más jóvenes, para lograr parecerse a lo que su Instagram ofrece”, opina Fabián Medina Flores, asesor de estilo.

Y aunque admite que cada vez hay resultados mejor logrados, sin “bolitas o marcas”, advierte sobre los peligros de que el nuevo espejo sea esta red social en lugar de la belleza real. “Ellas quieren ser como la imagen que muestran, y creo que es una trampa mortal”, sintetiza.

“ Para lograr un rostro armónico hay que considerar la arquitectura de la cara” , sostiene el doctor Ricardo Lingua.

Y para quienes aún no se animan a pasar por el consultorio, el arte del maquillaje siempre puede ser un buen aliado. Mabby Autino, maquilladora, asegura que ve muchas de estas inquietudes en los cursos que dicta online. “Definitivamente hay una moda de maquillaje de bocas. Todas se quieren parecer a Sasha Soul, Gigi o Bella Hadid”, sostiene. ¿Y cómo lograrlo? Según explica Mabby, eligiendo dos lápices delineadores, uno más oscuro y otro del color de la boca, delineando por fuera el labio superior y agrandando y redondeando especialmente el arco de Cupido. A la vez, se acorta el labio inferior. “La boca queda como con una sutil sonrisa, que da un efecto engordado y levantado”, cuenta. Luego se aplica el lápiz de labio también en dos tonos, con uno más claro en el centro.

Sobre si le resulta fácil maquillar labios con tratamientos hechos, asegura que no hay diferencia a menos que haya algo que corregir, como una boca torcida. “Creo que hay gente a la que la favorece, pero no vi tantos que queden lindos. Lo que no me gusta es cuando se notan los globitos o se ponen demasiado, haciendo que les cambie hasta la forma de hablar”, apunta. Como todo en la vida, la boca perfecta también es cuestión de equilibrio. Porque lo que natura non da, un buen médico puede prestarlo.

Las bocas de moda de famosas internacionales

 

También te puede interesar

Galería de imágenes

Vicky Guazzone di Passalacqua

Vicky Guazzone di Passalacqua

Comentarios