Jueves 26 de enero, 2023

COSTUMBRES | 11-01-2023 09:37

Los cinco castillos argentinos que pocos conocen

Ubicados en diversas regiones del país, rememoran a las legendarias construcciones europeas.

En la Argentina suntuosa y opulenta de finales de Siglo XIX e inicios del Siglo XX, arquitectos de todo el mundo traían a nuestro país ideas europeas para residencias de familias aristocráticas. La tendencia de construir con el estilo arquitectónico que los emparentaba con la realeza del Viejo Continente se puede observar en algunos puntos geográficos del país.

En la actualidad, estas edificaciones llaman la atención de los más curiosos, algunas se pueden visitar, pero otras jamás han abierto sus puertas al público, convirtiéndose en misterios eternos. Cinco son los castillos argentinos que poca gente conoce y se pueden apreciar solo a distancia.

Castillo Huetel - 25 de mayo, Buenos Aires

Estancia Huetel

En el partido bonaerense de 25 de mayo, Concepción Unzué de Casares, una distinguida dama de la aristocracia de la época, mandó a construir en 1906 un castillo francés de estilo Luis XIII, con 2.000 metros cuadrados cubiertos y un jardín ornamental de 400 hectáreas con 40.000 árboles, fuentes y un lago. Al fallecer, fue heredada por su sobrina Josefina Álzaga Unzué de Sánchez. Los descendientes no permiten las visitas. 

Castillo Naveira - Lujan, Buenos Aires

Castillo Naveira

En Luján existe un castillo de tonalidades grisáceas con torres medievales. Uno de los arquitectos de la Basílica de Luján, Ernesto Moreau, fue el encargado de construir en 1841 este palacio de estilo neogótico para la familia Beschtedt.  En 1913, el castillo fue adquirido por Matilde Golpe Brañas de Naveira, y su hijo José, que se encargaron de contratar al mismo arquitecto para pedirle una ampliación, tal cual se lo conoce hoy. Uno de los descendientes, Alfonso Rodrigo, es el dueño de la propiedad.

Castillo Hotel - Valle Hermoso, Córdoba

Castillo Hotel

En las sierras cordobesas, en Valle Hermoso, existe este castillo de estilo medieval. Construido como casco principal de una estancia familiar, después fue un hotel, paso a ser una colonia de vacaciones de un sindicato, y hoy funciona como hotel familiar y corporativo. Solamente acepta turistas fuera del gremio en enero, febrero, semana santa y vacaciones de invierno. El complejo tiene más de 40 habitaciones y torres medievales, 7.000 metros cuadrados de piedra, granito, madera y hierro, y el parque tiene cuatro hectáreas de verde. 

Castillo Acelain - Tandil, Buenos Aires

Castillo Acelain

La estancia Acelain, en el partido de Tandil, es una de las construcciones más imponentes del país. La edificación fue construida con el diseño del arquitecto Martín Noel por encargo del escritor Enrique Larreta, entre 1922 y 1924. Larreta eligió para construir Acelain los campos pedregosos y la cúspide de un cerro, en contra de la práctica de los estancieros pampeanos, que optaban por zonas no muy altas para protegerse del viento.

Sus jardines, de cientos de hectáreas, albergan terrazas verdes escalonadas con acequias, dalias de colores, una laguna, pinos, cipreses, araucarias y otros cientos de especies. El parque culmina en la punta del cerro, con el caserón hispano-árabe que resiste el paso del tiempo. El estilo arquitectónico de la casa principal, recuerda los tiempos del Renacimiento en España y la época de Felipe II, en tanto su arquitectura como su decoración reflejan el arte mudéjar.

Castillo de Rafael Obligado - Ramallo, Buenos Aires

Castillo Obligado

El Castillo de Rafael Obligado, conocido como Castillo de los Obligado, es sde estilo europeo, y fue construido en las cimas de las barrancas del río Paraná, en el partido bonaerense de Ramallo. Ideado por el arquitecto Adolfo Büttner en 1896 por encargo del poeta argentino Rafael Obligado, fue un regalo del intelectual a su esposa, Isabel Gómez Langenheim. La mujer solía leer novelas del escocés Walter Scott, de estilo romántico, lo que impulsó al autor argentino a dar forma a una residencia con esa inspiración.

La construcción refiere al típico castillo europeo de tres pisos con ventanales ojivales. Consta de tres plantas, con 24 habitaciones y seis baños. Un gran hall preside la entrada, con tres juegos de escaleras hacia lo alto. Las paredes exteriores del edificio están cercadas por enredaderas que le confieren cierto aire gótico. En la actualidad, la estancia pertenece a la familia Obligado, descendientes directos del poeta.

Galería de imágenes

Gustavo Winkler

Gustavo Winkler

Redactor.

Comentarios