Viernes 23 de febrero, 2024

COSTUMBRES | 01-08-2023 06:32

Té versus café: cuál es el más saludable

Las dos infusiones son un clásico en la rutina matinal, y en el día a día. Cuál le sienta mejor al cuerpo.

Aunque en países como Argentina o EEUU es más común el consumo de café, según estimaciones el número de seguidores del té está aumentando considerablemente y su consumo no ha dejado de crecer en los últimos 20 años. “Mientras se consumen 1.6 millones de tazas de café al día en el planeta Tierra, se consumen el doble de tazas de té”, informó el periodista, especializado en medicina, Larry Schwartz al portal digital estadounidense Alternet.

Por otro lado, diferentes estudios han demostrado que el café puede evitar el riesgo de desarrollar algunos tipos de cáncer como el de mama, el de próstata, el de piel o el de hígado. Según estudios, su consumo ayuda a mejorar la memoria a corto plazo y aumenta la eficacia de los analgésicos en el organismo. Además, ayuda a prevenir enfermedades como el alzhéimer o la demencia.

 Un estudio elaborado por la Escuela de Salud Pública de Harvard encontró relación entre el consumo de café con una reducción en el desarrollo de diabetes de tipo 2 en un 35 por ciento de los casos analizados. Una conclusión que deja de lado la idea de que la infusión produce taquicardias o ansiedad, el mismo Schwartz menciona que según una investigación llevada a cabo en Portugal, el café reduce el riesgo de la enfermedad de Parkinson.

Te

Por su parte, la ciencia ha demostrado que, al igual que el café, el té puede evitar el desarrollo de la diabetes, aunque los estudios han demostrado mayor influencia en la de tipo 1, así como algunos tipos de cáncer como el de pulmón y previene la osteoporosis. Su consumo está asociado con una mayor protección en el desarrollo de la enfermedad de Parkinson, así como con la prevención del alzhéimer.

Se han encontrado diferentes efectos positivos según el tipo de té. Por ejemplo, el té blanco reduce el riesgo de obesidad y contiene antioxidantes que pueden tener potencial antienvejecimiento. En el caso del té verde, se ha demostrado que ayuda a reducir el riesgo de padecer esta enfermedad de cáncer y es antioxidante. Los tés negros y oolong contienen sustancias conocidas como flavonoides, cuyo consumo se ha vinculado con menores casos de enfermedades del corazón.

 Además, beber alrededor de cuatro tazas de té al día, a medio y largo plazo, ayuda al organismo a reducir la producción de la hormona del estrés, así que más que un excitante podría ser un gran aliado para combatir la ansiedad. La idea de que el té y el café son bebidas deshidratantes es un falso mito. Su consumo, calculándolo en una media de cuatro tazas diarias, no influye negativamente en los procesos en la eliminación de líquidos del cuerpo.

Cafe

Según explica Schwartz “se ha demostrado que hasta seis tazas al día de café no tienen ninguna relación con enfermedades del corazón o cáncer”. Incluso, en un estudio elaborado por The American College of Obstetricians and Gynecologists, se encontró que un consumo leve no tiene efecto sobre el embarazo, ni con relación a que se produzcan abortos involuntarios ni a lo que a nacimientos prematuros se refiere.

También hay que tener en cuenta que hay personas que son más sensibles a la cafeína que otras y que las mujeres más susceptibles que los hombres. La clave es la moderación. Se calcula que alrededor de 300 gramos de cafeína diarios pueden tener consecuencias beneficiosas, siempre y cuando se acompañe de una dieta saludable y un estilo de vida activo. Hay que tener en cuenta, que el café contiene entre 80 y 185 miligramos de cafeína, mientras que el té solamente entre 15 y 70 miligramos.

El café nos aporta más energía y de manera más rápida, pero su efecto es menos duradero que la que nos produce el consumo de té. No obstante, una buena alternativa es la combinación de ambos: existe un tipo de té hecho con hojas de café, en algunos espacios gastronómicos especializados lo ofrecen, que es más saludable que las dos bebidas por separado. Además, es menos amargo que el té y no tan fuerte como el café.

por R.N.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios