Thursday 13 de June, 2024

COSTUMBRES | 26-07-2023 11:11

Por qué el cuerpo necesita más horas de sueño en invierno

Según recientes investigaciones, las personas requieren un descanso más profundo durante los meses fríos para mantenerse saludable.

Nuevas investigaciones indican que las personas requieren dormir más durante los meses invernales. “Cuando sabemos que necesitamos dormir más en invierno, no tiene sentido mantener los horarios del verano”, afirmó Dieter Kunkz a la BBC, uno de los autores principales del estudio y director de la clínica del sueño y crono medicina del Hospital St Hedwing en Berlín, Alemania. “Nuestro estudio muestra que incluso cuando vivimos en un ambiente urbano, solo con luces artificiales, los humanos experimentamos sueño estacional", agregó.

Estudios previos encontraron que la exposición a la luz artificial antes de dormir puede suprimir la secreción de melatonina, una hormona producida por la glándula pineal que regula nuestro reloj circadiano, el ciclo natural de sueño y vigilia que se repite cada 24 horas y nos hace sentir somnolientos.

La investigación utilizó registros detallados de 188 pacientes que vivían en entornos urbanos y sufrían alteraciones en sus patrones de sueño. En ese análisis se encontró que incluso cuando estaban expuestos mayormente a luces artificiales, los participantes experimentaron variaciones estacionales en el sueño REM, que está directamente relacionado con el ritmo circadiano. El sueño de movimiento ocular rápido (REM, por sus siglas en inglés) es la etapa más activa del sueño y duró 30 minutos más en el invierno que en el verano.

Por qué se necesita más horas de sueño en invierno que en verano

El sueño REM está regulado por el reloj circadiano, “así que el hecho de que corra en paralelo con la estacionalidad tiene sentido”, explicó Kunkz. Pero el equipo alemán se sorprendió al descubrir que también había cambios de estacionalidad en la etapa de sueño de ondas lentas (SWS, por sus siglas en inglés), también llamado sueño profundo. “Encontramos cambios específicos en el sueño REM y en el sueño profundo, las dos fases principales del sueño, a lo largo del año. Esto fue completamente nuevo”, señaló el investigador de Berlín.

El "sueño de ondas lentas" ocurre durante la fase final del sueño sin movimientos oculares rápidos. Este es el momento en que el cuerpo repara y regenera los tejidos, desarrolla músculos y fortalece el sistema inmunológico y es importante para la consolidación de la memoria a largo plazo y el procesamiento de información.

“La estacionalidad del sueño profundo era algo que no esperábamos, porque el sueño profundo no está impulsado por el sistema de tiempo circadiano; es un proceso homeostático. Esto significa que cuanto más tiempo estás despierto, más sueño profundo necesitarás para recuperar tu energía", detalló Kunz.

El científico dice que se necesita hacer más investigación para entender por qué necesitamos menos sueño profundo en verano que en invierno. “Todavía no sabemos qué significa desde el punto de vista de la funcionalidad”. El estudio fue hecho con pacientes que padecen trastornos del sueño como insomnio.

Por qué se necesita más horas de sueño en invierno que en verano

Neil Stanley, experto en sueño de Sleep Station, un proveedor de terapia conductual cognitiva en internet para el insomnio, afirmó: “Se estima que el sueño de ondas lentas es la fase más considerable del sueño porque está ligado a la memoria, el aprendizaje y a la optimización del sistema inmunitario. Si pasaras toda una noche sin dormir, la noche siguiente recuperarías todo el sueño profundo que perdiste, y solo la mitad de lo que perdiste de sueño REM”.

Pero una buena noche de sueño también depende de la temperatura. Nuestro cuerpo requiere una temperatura de la piel de entre 31° y 35° centígrados, algo que se puede controlar fácilmente con la calefacción en el mundo moderno. En el verano, cuando las temperaturas altas son más comunes, esto puede ser más difícil de manipular, sobre todo durante las olas de calor.

En ese aspecto, según los investigadores, la mayoría de las personas mantienen un patrón similar de sueño todo el año, afirmando que “se van a la a eso de las 10.30 - 11 p.m. y luego se levantan alrededor de las 7:00 a.m. para ir a trabajar”, señaló el investigador. Por otro lado, la falta de sueño está asociada con un incremento del riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2, enfermedades coronarias, obesidad y depresión, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

Según un estudio noruego reciente, los pacientes que visitaron a su médico y reportaron dormir menos de seis horas por noche tenían un mayor riesgo de infección que quienes dormían siete u ocho horas. “Una explicación posible para estos hallazgos es que tener una infección puede provocar problemas para dormir o somnolencia, o que tanto el sueño como el riesgo de infección estén vinculados a una enfermedad de base”, dice el autor principal del estudio, Ingeborg Forthun, investigador de la Universidad de Bergen, en Noruega.

“Si consideramos que las infecciones son más comunes en invierno, puede ser importante dormir más para evitar infecciones”, señala Forthun y añadió: “Además, dormir un poco más podrá ayudar a sentirse más despabilado cuando suene la alarma en una fría mañana de invierno”.

Fuente BBC

Galería de imágenes

En esta Nota

Gustavo Winkler

Gustavo Winkler

Redactor.

Comentarios