viernes, febrero 21, 2020

COSTUMBRES | 31-12-2019 09:23

Tiempo libre: la nueva tendencia de juntarse a bailar

No se trata de boliches ni raves. Son espacios donde juntarse un día a la semana por el simple placer de danzar. Códigos para el encuentro.

Bailar sin asociarlo a emborracharse, a meterse en un ambiente “de levante y joda”. Bailar sin coreografías ni reglas. Bailar por el puro placer de hacerlo, a cualquier edad. Esa fue la premisa con la que nació “Baile Liebre”, una de las iniciativas más recientes en busca de un espacio de baile para la generación que ya egresó de los boliches pero aún quiere disfrutar de moverse al compás de la música. 

Creado a fines de 2018 por la periodista Cayetana Vidal Buzzi, la bailarina contemporánea Sofía Mazza y el DJ Joaquín Segade, “Baile Liebre” sucede una vez por semana y un sábado por mes, durante una hora y media, en un sótano setentoso de un gimnasio del barrio de Palermo. Ambientado con iluminación tenue, incita a bailar con ropa cómoda, sin mirar al costado ni miedo a ser juzgado, así como sin celular ni charla de por medio.

“La idea es ir a poner el cuerpo. La música tiene como un arco, en el que comienza más tranquila, va subiendo en intensidad y al final baja y hay un par de temas lentos para estirar”, describe Vidal Buzzi. Abogados, artistas, actores, músicos y amas de casa entre 20 y 70 años se mezclan en una pista en la que suena un repertorio de lo más ecléctico, donde pueden alternarse ritmos africanos, árabes y balcánicos, así como cumbias psicodélicas peruanas y pop francés de los ‘80para pasar luego a Queen y New Order, entre otros sonidos más populares. “No queremos que sea una fábrica de hits de la que te aburras rápido”,  ilustra la periodista. Llamado así por el traspié del DJ, que nunca pudo escribir “baile libre” sin reemplazar por “liebre”, el grupo abraza con gracia la identificación con este animal ágil y energético y lo traduce en una pista en la que la alegría de bailar es el único motor. 

Bailar

Al aire libre. Desde hace 15 años, otro de los lugares que abraza el baile sin reglas es Costanera Sur, donde se emplaza cada sábado y domingo la iniciativa de “El Malecón de Buenos Aires”, pero que en los últimos años vio crecer sobremanera su convocatoria. Creado por Eugenia Mamianetti (quien oficia de DJ) y Jorge Scholten, y con la ayuda de su hijo Nicolás, generaron un espacio en el que se juntan más de 1500 personas a bailar salsa y bachata al aire libre.

“Nuestro objetivo siempre fue la familia y la integración: que las personas vinieran tranquilas a disfrutar del espacio público”, cuenta la DJ. De niños con sus padres a parejas de 70 años, el abanico es amplio, contemplando incluso turistas que llegan de países europeos, en los que estos ritmos no son comunes. “Acá mi hijo de 20 baila con la señora de 75, y yo de 50 bailo con el de 20, todo sin juzgar y con respeto. Eso en un boliche no pasa”, se enorgullece Mamianetti.  

Bailar

En este camino de baile en el exterior también se destaca el proyecto Rock and Roll al Aire Libre, iniciado por los DJs Carlos López Echagüe del Solar y Ricardo Daniel Russo, que comenzaron en 2013 simplemente reuniendo gente con ganas de bailar. Al poco tiempo, se encontraron con una enorme convocatoria que abarcó distintos espacios de la ciudad y la provincia (como Parque Rivadavia, Parque Avellaneda, Plaza Sarmiento y Mitre), demostrando la afición de la gente por encontrar un espacio en el que canalizar sus ganas de bailar. “Vemos profesionales, empleados, amas de casa, obreros, desocupados, abuelos, gente con capacidades diferentes y hasta que vive en las mismas plazas”, detallan los organizadores.

Desde los 25 y hasta superar los 60 años, en estos espacios pareciera que no hay barrera social, y que lo único que importa es el gusto musical en común: el rock. “Aunque también es un espacio de encuentro. Un domingo en soledad se combate viniendo a una plaza o parque a disfrutar del aire libre y encontrarse con otros”, apuntan, destacando que de aquí han surgido grandes amistades y vínculos

Bailar

5 estrellas. Quienes también han detectado esta movida son los grandes hoteles. En el InterContinental llevan varios años retomando la posta de las otrora clásicas “cena baile”, con shows de música en vivo que incitan a los comensales a sacarse la vergüenza y bailar al compás. “Detectamos una necesidad,  y por eso abrimos este espacio, donde se conjuga buena comida, ambiente agradable, baile y gran servicio”, apunta Marcos Alonso, director de Alimentos y Bebidas. Con asistentes de entre 40 y 60 años, en general profesionales, aseguran que se vienen sorprendiendo con la convocatoria de los últimos tiempos, por lo que planean continuar con el ciclo en marzo 2020. 

Incipiente y como movimiento social, el baile está de regreso. “Es como una expresión muy pura del ser humano, y en estos tiempos oscuros, te levanta. Es como una alquimia que te procesa la energía y la convierte en algo más luminoso y liviano”, poetiza y razona Vidal Buzzi. Visto así, es hasta una militancia necesaria.

Galería de imágenes

En esta Nota

Vicky Guazzone di Passalacqua

Vicky Guazzone di Passalacqua

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario