CULTURA | 17-01-2023 11:26

El cuadro de Van Gogh secuestrado por los nazis y reclamado por los herederos

“Los girasoles” es la millonaria pintura realizada por el artista holandés y reclamado por los herederos del banquero Paul von Mendelssohn-Bartholdy.

Vincent van Gogh pintó tres versiones de “Los girasoles” a lo largo de su carrera artística. La primera de ellas, en 1888 y las otras dos, en 1889. Luego de la muerte del artista holandés, la primera versión fue adquirida por la National Gallery de Londres y el destino de las otras dos fueron el Museo Van Gogh de Ámsterdam y el Museo de Arte de Sompo de Japón, respectivamente.

Sin embargo, los herederos del banquero judío Paul von Mendelssohn-Bartholdy reclaman, como parte de la confiscación nazi, la devolución de una versión de “Los girasoles”, que pintó Van Gogh. En 1987, el cuadro impresionista se convirtió en la obra más cara de la historia del arte, cuando fue vendida a una empresa que la ofreció al Museo Sompo de Tokio. La subasta realizada hace 35 años, en la casa Christie´s, tuvo un valor de compra record para la época.

Los 30 demandantes, descendientes del banquero judío, reclaman en un Tribunal del Distrito Norte de Illinois, Estados Unidos, más de 800 millones de euros por “daños punitivos”, y aseguran que se trató de una venta forzosa causada por la persecución del régimen hitleriano a su propietario original, cosa que ahora deberá determinar la justicia.

Los Girasoles

La obra pictórica fue comprada por Paul von Mendelssohn-Bartholdy en 1910, pasó de sus manos a la galería Paul Rosenberg en París. En la década del 30, aunque no se especifica el año, la coacción de los nazis a su propietario, por ser judío, obligo al banquero a deshacerse del cuadro por riesgo de perder la vida. Esta sería la tesis formulada por los demandantes, sosteniendo la hipótesis de una venta forzosa, resultado de la persecución ejercida contra el banquero, y los problemas financieros que esto pudo ocasionarle.

La obra llegó a Japón en la década del 80, cuando fue adquirida por la compañía de seguros japonesa Yasuda por 39,9 millones de dólares en Christie’s, convirtiéndose en la obra más cara subastada hasta el momento. Si se actualiza el resultado teniendo en cuenta la inflación, el monto de la venta de 1987 equivaldría a unos 100 millones de dólares actuales. Con el tiempo, la aseguradora pasó a formar parte de otra más grande, la empresa de seguros Sompo, donde actualmente se encuentra la obra en conflicto.

“Sompo rechaza categóricamente cualquier acusación de irregularidades y tiene la intención de defender enérgicamente sus derechos de propiedad en Los Girasoles, de Van Gogh”, sostuvo uno de los portavoces de la empresa en un comunicado. Esta obra representa uno de los hitos de la historia del mercado del arte en las últimas décadas del siglo XX, ya que marcó el inicio de un momento dorado para Van Gogh, en el que todos los récords en subasta de las siguientes casi dos décadas fueron para sus pinturas

Fuente TELAM

 

 

 

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Gustavo Winkler

Gustavo Winkler

Redactor.

Comentarios