Martes 22 de junio, 2021

ECONOMíA | 23-04-2020 19:44

Cómo será el camino hacia la normalización de la deuda pública en pesos

El secretario de Finanzas, Diego Bastourre, revela los detalles de la próxima negociación.

En diciembre de 2019, las nuevas autoridades económicas asumimos con la firme convicción de que el desarrollo del mercado de capitales doméstico es un requisito indispensable para que la República Argentina crezca de un modo sostenible y con equidad distributiva, además de mejorar la capacidad futura de repago de la deuda.


La compleja coyuntura por la que estamos atravesando como consecuencia de la pandemia del covid-19, también desnuda las dificultades que genera no contar con un mercado de capitales profundo que facilite, en situaciones de crisis, la canalización del financiamiento hacia las empresas afectadas.
Por estas razones, se definió como prioridad normalizar el funcionamiento del mercado de deuda pública en pesos, el cual había implosionado tras el reperfilamiento de agosto de 2019 realizado por la administración anterior. Se procuró reconstruir una curva de rendimientos sensiblemente más baja compatible con la restauración de la sostenibilidad de la deuda pública y la recuperación económica.


Desde luego que alcanzar este desafiante objetivo requería de la actitud colaborativa y del compromiso de los diversos agentes que conforman el mercado, motivo por el cual se establecieron canales de diálogo para lograr un marco de entendimiento mutuo.


A lo largo de estos cuatro meses, el esfuerzo conjunto permitió que en sucesivas licitaciones y operaciones de canje se lograse reducir drásticamente la tasa de interés (rendimientos reales inferiores al 1.75%), extender los plazos (colocaciones a 18 meses) y conseguir un adecuado ratio de refinanciación de los vencimientos, superando el 70% en marzo y el 85% según lo proyectado para abril. Además, considerando la totalidad de las operaciones, se colocaron instrumentos denominados en pesos por un total que superó el billón de pesos.


Es la persistencia de esta agenda, el diálogo e interacción positiva con todas las partes, la que permitirá disipar las dudas e interrogantes que algunos analistas plantean respecto a la continuidad y sostenibilidad de este curso de acción. La gestión económica ha mantenido, a pesar de las dificultades operativas que impone el nuevo contexto internacional y local, su compromiso con la construcción de un perfil de deuda sostenible que contribuya a estabilizar la economía y a recuperar un sendero de crecimiento consistente en el tiempo.

 

* El autor es secretario de Finanzas de la Nación. 

 

También te puede interesar

por Diego Bastourre

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios