Domingo 26 de septiembre, 2021

ECONOMíA | 01-08-2021 00:05

Reforma previsional: medidas para el equilibrio

La crisis del sistema jubilatorio requiere acciones urgentes para revertir su déficit de financiamiento y prestaciones.

El sistema previsional nacional está en déficit. Más específicamente, en 2020 recaudó en concepto de aportes salariales 4,7% del PBI y de impuestos que se dirigen automáticamente a su financiamiento, un 2,8% del PBI. Es decir, obtuvo ingresos genuinos por 7,5% del PBI. El pago de jubilaciones y pensiones contributivas y no contributivas fue de 9,5% del PBI. Es decir, tiene un déficit de 2% del PBI. Este es el piso de déficit fiscal que tiene el Tesoro Nacional. 

Pensar en generar más ingresos es muy difícil. El empleo asalariado formal está estancado hace 10 años y pensar en más impuestos es inviable porque la presión tributaria ya es récord. No queda otra que revisar por el lado del gasto.

Aquí hay muchas reglas antiguas a modernizar. Una es terminar con los regímenes especiales que jubilan gente con menos edad, menos aportes y mayores beneficios. Otra es la duplicación de beneficios. La coexistencia de las jubilaciones por moratoria con la pensión por cónyuge está duplicando los beneficios. Hoy ya hay 1,2 millón de personas que tienen jubilación propia con pensión por cónyuge. La duplicación seguirá creciendo a medida que vayan falleciendo más titulares cuyos cónyuges tengan ya una jubilación con lo cual el déficit seguirá creciendo.

Otro factor de desequilibrio es la diferenciación de la edad jubilatoria por sexo. Habiendo tomado conciencia de que la distinción por sexo ya no es necesaria, hay que igualar la edad jubilatoria en 65 años para todas las personas, independientemente de si se reconoce varón, mujer o no se reconoce en ninguna categoría sexual.

 

 

*Jorge Colina es Economista de IDESA.

También te puede interesar

por Jorge Colina, economista

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios