Lunes 26 de octubre, 2020

ECONOMíA | 21-09-2020 13:45

Qué gastos subirá y cuáles ajustará Alberto Fernández en el año electoral

La letra chica del proyecto de presupuesto que envió el Gobierno al Congreso. Qué obras están previstas y quiénes las ejecutarán.

Pese a que los presupuestos en la Argentina siempre han sido un dibujo, sirven como guía sobre las prioridades de un gobierno. Además este año era esperado para conocer el plan económico que Alberto Fernández es renuente a presentar. Pero más allá de las polémicas sobre si es demasiado el déficit primario previsto en el 4,5% del PBI o si está subestimada la inflación (29%) o el dólar a fin de año ($ 102), hay otros detalles que traerán debate.

Llama la atención el recorte real (ajustado por inflación) de gastos como los de inteligencia (que crecerán 6,5% medido en pesos), el Ministerio de Defensa (14,1%), el Servicio Penitenciario (14,7%), la Policía Federal (10%), la Gendarmería (10%) y la Prefectura (9,8%), aunque el gasto en seguridad interior se mantendrá estable en términos reales. Crecerán fuerte las erogaciones en educación y cultura (56,6%), por un plan de infraestuctura y la resurrección del Conectar Igualdad (entrega de computadoras); y ciencia y técnica (40,4%), por un fuerte incremento de la partida de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (220%), que es compensado por un ajuste del Conicet (20,4%) que ya ha despertado críticas de sus científicos. Con el conflicto de tomas de tierras en auge, se eleva el gasto en vivienda y urbanismo (232%). También sube el de agua y alcantarillado (58,1%).

Crece la partida de energía, 38%, más que la inflación, aunque el ministro de Economía, Martín Guzmán, prometió que los subsidios se incrementarán en la medida de la inflación. El aumento vendrá por el lado de las obras. Lo mismo sucederá con transporte (55,5%).

El 35% de la inversión estatal estarán en manos del ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis. El 17%, en las del de Transporte, Mario Meoni; el 14% por la cartera de Desarrollo Territorial y Hábitat, de María Eugenia Bielsa; el 8% por la de Educación, Nicolás Trotta; y el 7% por la de Guzmán, que tiene a cargo la Secretaría de Energía. Obras Públicas planea proyectos en la utopista Buen Ayre y las rutas 8, 34, 22 y 7 y otros con AYSA, que preside Malena Galmarini. Meoni comprará 200 nuevos coches para la Línea General Roca. El secretario de Energía, Darío Martínez, tendrá su iniciativa más grande en la reanudación de las polémicas represas de Santa Cruz.

La presión tributaria subirá del 23% al 24% del PBI, y eso que el presupuesto no prevé el impacto de una reforma ni del aporte por única vez a los 12.000 argentinos más ricos. En parte será por el impuesto PAIS a la compra de dólares.

El gasto en servicios sociales caerá en términos reales porque se prevé que pase la urgencia de la pandemia: la partida de salud subirá 17%; la de asistencia social, 18% y la seguridad social, 10%, porque desaparecerían los planes de emergencia IFE y ATP. Sin embargo, las prestaciones previsionales subirán 31%, un cálculo que Economía habrá hecho a partir de la fórmula de actualización que está preparando. Y los planes sociales, reconvertidos en laborales, que ahora incluyen a 535.000 personas, llegarán a 870.000. Mientras, continuarán las pérdidas de Aerolíneas ($ 44.996 millones).

Galería de imágenes

En esta Nota

Alejandro Rebossio

Alejandro Rebossio

Editor de Economía y columnista económico de Radio Perfil.

Comentarios