Jueves 16 de julio, 2020

ECONOMíA | 29-04-2020 19:29

VIDEO: La colecta de alimentos que unió a empresas y religiones

El canal de TV pública alemana Deutsche Welle destacó la campaña por la que se repartirán un millón de cajas de comida.

El canal de TV pública alemana Deutsche Welle (DW) destacó en un informe que "empresarios, compañías y organizaciones católicas, evangélicas y judías de Argentina se han unido para repartir en abril y mayo unas 16.000 toneladas de alimentos a las familias más afectadas por la cuarentena". La ayuda se suma a la del Estado, que prevé elevar las 8.000 toneladas distribuidas en marzo y cada mes transfiere 155 millones de euros para comida a familias, comedores, provincias, municipios y escuelas.

La campaña se llama Seamos Uno y repartirá un millón de cajas de 16 kilos de alimentos y productos de higiene a familias argentinas afectadas por la cuarentena. Seamos Uno nació a partir de un llamado de un empresario a un cura jesuita, Rodrigo Zarazaga, preguntándole en qué podía ayudar y de su respuesta: “Traigan comida o vendrán los saqueos”. "El temor es que en la medida en que pasen los días, si no hay comida, la gente se movilice, salga a la calle y robe alimentos", admite Osvaldo Carníval, pastor evangélico que participa de la campaña.

Los jesuitas convocaron a empresarios, compañías y organizaciones patronales para que donaran y armaran las cajas y a Cáritas, organizaciones evangélicas, la ONG Banco de Alimentos y la Asociación Mutual Israelita Argentina, AMIA, para distribuirlas. "La necesidad nos ha hecho encontrarnos con un común demoninador: ayudar a la gente", explicó Carníval.

El pastor y sus voluntarios de la Catedral de la Fe llevaron la semana pasada las cajas a familias de Cuidad Oculta. Marcelino Delgado, casado y con dos hijos, no dejaba de agradecer: "Antes no había trabajo. Ahora, con la crisis, menos. No se puede salir a buscar trabajo ni nada. Yo en este momento me encuentro desocupado y esperando a ver si puedo cobrar el IFE, que es la ayuda que el Gobierno está dando".

En otro barrio humilde, Sayonara 2, en Quilmes, una capilla jesuita ha comenzado a repartir el almuerzo tres veces por semana a 200 personas. Una de ellas es Elena Servín, que también ayuda en la cocina y ha recibido la caja de Seamos Uno. Ella sigue cobrando su salario de empleada doméstica, pero dos de los seis integrantes de su hogar perdieron el ingreso. "Así que no alcanza nada. Estamos viendo cómo... vamos a los comedores y así ahorramos el tema de la comida. Por eso la caja nos ayudó un montón", reconoció Elena.

Rafael Velasco es el superior de los jesuitas argentinos, cargo que hace décadas había ocupado el papa Francisco. Agradeció las donaciones empresarias, pero DW le preguntó sobre el proyecto del Gobierno de gravar por única vez a los 12.000 argentinos más ricos para financiar los gastos de la emergencia. "Hay que darle al Estado en este momento los recursos necesarios para poder atender la crisis. Y creo que los que de algún modo les ha ido mejor en este momento está bueno que hagan un esfuerzo mayor", opinó Velasco. También contó que Seamos Uno ya ha entregado 100.00 cajas en dos semanas, repartirá 300.000 más en las próximas dos y planea llega al millón al finalizar mayo.

por R. N.

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario