Thursday 23 de May, 2024

EMPRESAS Y PROTAGONISTAS | 14-08-2019 14:38

LC Props: el futuro ya llegó

La actividad inmobiliaria también se ha visto modificada por la influencia de la tecnología. Eso lleva a un necesario reacomodamiento de todas las partes que intervienen.

No nos gusta, pero la actividad inmobiliaria tradicional está cambiando por el avance tecnológico, que es imparable”, asegura la abogada y Martillera Pública Lisandra Calderón, titular de LC Props y especialista en Derecho Inmobiliario, Sociedades y Empresas Familiares.

Veinte años atrás, la inmobiliaria redactaba un aviso atractivo sobre la propiedad para publicarlo en el diario del sábado o el domingo, días en que se establecía una guardia inmobiliaria, donde el vendedor esperaba que lleguen clientes.

“Hoy, enviamos e-mailing, newsletters electrónicos, whatsapp, y publicamos los antiguos avisos de los diarios en plataformas digitales que nuclean toda la oferta. Los interesados ya no buscan propiedades en el diario, sino en internet a cualquier hora, sin importar la edad que tengan”, asegura Lisandra.

¿Cómo influenció internet en las transacciones inmobiliarias?

Internet acorto la distancia de tiempo y espacio. Los inmobiliarios ya no contamos con fichas en papel, sino que utilizamos los CRM de gestión inmobiliaria.

Pero la información continúa siendo restringida sólo a los profesionales del sector y suele, además, estar desactualizada. Esto le produce dificultades, por un lado, al interesado, pues en el proceso de búsqueda se encuentra con propiedades que ya se han vendido hace tiempo, o con otras propiedades que no existen y que muchas inmobiliarias las publican para generar contactos y ampliar la base de datos.

Por otro lado, también dificulta la tarea de tasación del profesional a la hora de buscar comparables y tendencias.

¿Las nuevas tecnologías han facilitado el trabajo?

Inteligencia artificial, robots, impresión 3D y 4D, vehículos autónomos, e-commerce, e-learning, domótica, blockchain, criptomoneda, tokens… Todos son términos que de a poco comenzamos a escuchar, pero que aún no tomamos conciencia de cuánto se van insertando silenciosamente en nuestro día a día.

Hasta ahora la venta de una propiedad involucra varias partes interesadas: un comprador y un vendedor, ambos con sus respectivos abogados, el corredor inmobiliario, el escribano, el banco que efectúa la hipoteca -también con su escribano- y el Registro de la Propiedad.

Si la operación de compra depende de una operación de venta, es decir, es encadenada, los actores se multiplican. Las leyes tendrán que cambiar para permitir que las tecnologías faciliten las nuevas formas de contratación y suministren seguridad jurídica.

Las nuevas tecnologías son herramientas invalorables, pero el éxito no se garantiza si no está acompañada por la capacidad humana. Los intermediarios deberán alejarse de los viejos patrones y efectuar un cambio profundo para sobrevivir, internalizando la Big Data, el blockchain y la realidad virtual, para intentar dar un servicio integral a sus clientes.

Pero de una cosa sí estamos seguros: a los clientes les encanta negociar. Para algunos es un arte. Y para ello, por ahora, nada mejor que hacerlo con un agente inmobiliario.

Para contacto: Del Caminante 80 Oficina 506, Edificio Vientos del Delta II, Nordelta, Prov. de Buenos Aires. Jorge Newbery 3454 Oficina 204, Edificio La Musa Stars, CABA.

Mail: [email protected] // [email protected] // [email protected] // [email protected].

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios