Viernes 28 de enero, 2022

EMPRESAS Y PROTAGONISTAS | 04-11-2021 15:35

Crimen del empresario español: los familiares siguen pidiendo que se continue con la búsqueda de los cómplices del asesinato

Conversamos con Giselle Fernández, hija de Roberto Fernández Montes, empresario asesinado en 2017 por su yerno, quien esta nota nos cuenta que la justicia no ha dado respuesta al pedido de encontrar a los cómplices en esta causa.

Giselle es la hija de Roberto Fernández Montes, el empresario español asesinado en enero del 2017 en el barrio de Caballito por su cuñado, Santiago Corona, quien fue condenado con prisión perpetua en diciembre de ese mismo año.  Todavía la causa no ha concluido debido a que falta encontrar a uno de los cómplices, Pedro Ramón Fernández Torres. Hoy conversamos con Giselle quien sigue pidiendo justicia, dado que las autoridades no dan respuesta a los pedidos de su familia.

“Por el momento no se sabe nada de esta persona. Las autoridades no se han comunicado conmigo. En su momento, mi abogado Matías Morla, que es quien lleva la causa, nos dijo que desde el Min. de Seguridad querían hablar con nosotras, pero finalmente quedó en la nada y ninguna autoridad quiso seguir con la búsqueda”, resalta la hija del empresario sobre el sicario de procedencia paraguaya.

“Para mí no lo están buscando. Hicimos un pedido para que indaguen a la familia de esta persona, pero no se sabe nada de su paradero. Hace poco, desde Telenoche, fueron a su casa y pudieron hablar con su hija, quien dijo que no lo ven desde ese día y que no entabló ninguna comunicación”, cuenta Giselle quien confiesa que “siento que es un caso olvidado, ni siquiera fue actualizada la ficha de Interpol ni la recompensa. Hay que encontrarlo porque es un peligro para la sociedad”.

Como se llevo a cabo el homicidio

Roberto Fernández fue asesinado en su casa en Caballito en 2017, y la persona que planeó el homicidio estaba dentro de su propia familia: era su propio yerno, Santiago Corona (casado con Natalia, la otra hija del empresario y con la que comparte dos hijos) a quien el hombre le había confiado su empresa constructora. Roberto le había otorgado responsabilidades y dinero de su firma, dándole un puesto importante dentro de ella.

Santiago comenzó una estafa donde comenzó a robar dinero de la empresa, escondiendo todo de manera minuciosa de su suegro. Luego de un tiempo y, según nos cuenta Giselle, Roberto comenzó a sospechar de la situación, tras llegarle diversas intimaciones por falta de pago de cargas sociales de sus empleados.

“Antes de que se produzca el homicidio, se dieron de alta dos seguros de vida tanto por mi viejo como de mi hermana. Algo sumamente sospechoso”, recuerda Giselle quien detalla como su padre pudo darse cuenta de la estafa llevada a cabo por Corona.

“Llegó un momento donde mi papá pudo abrir los ojos y comenzó a juntar pruebas, más que nada para poder mostrarnos a mi hermana y a mí el proceder de Santiago. Él guardo todos los documentos en una carpeta y fue recopilando información para respaldarse ante cualquier situación adversa. Creo que ese también fue un motivo por el cual irrumpieron en su domicilio”, detalla la hija del empresario quien nos cuenta que su padre discutió fuertemente con Corona y lo echó de su empresa, luego de descubrir sus accionares dentro de ella.

Luego de un tiempo y en busca de concretar una venganza personal, Santiago Corona idearía un plan que terminaría con la vida de su suegro el 21 de enero de 2017. El mismo se desarrolló con su cómplice, Fernández Torres, el sicario paraguayo, quien ingreso a la mañana por la cochera y subió por las escaleras hasta el 5 piso del edificio donde vivía el empresario español (Aranguren 36, barrio de Caballito). Esta persona habría ingresado al domicilio gracias a un acceso que le otorgo Santiago Corona, y esperó sigilosamente hasta que llegara Roberto, quien nunca se imaginaría lo que iba a suceder unos momentos después. Él subió a su departamento pasado el mediodía y lo que pasó luego es una incógnita. Una hora después, Corona entró al departamento (con guantes negros), para ayudar a su contratado a terminar lo que había terminado, sin saber que las cámaras de seguridad del edificio habían sido reparadas el día anterior (elemento clave para los investigadores de la causa).

A las 13hs, las cámaras detectaron a ambos secuaces bajando en el ascensor entre sábanas y el cuerpo del empresario entre ellas. Lo cargaron al baúl del auto Suzuki Fan, perteneciente a su hija Giselle, vehículo que apareció quemado al día siguiente en el barrio de Almirante Brown.  A los 3 días pasado el homicidio, un vecino hizo una denuncia en la localidad de Cañuelas, reportando que había encontrado un cuerpo carbonizado con un rosario de metal, pieza clave para recuperar la identidad de Roberto Fernández Montes.  Luego de ver las evidencias, la policía notificó a los familiares y detuvieron a Santiago Corona a quien, a finales del 2017, fue sentenciado con cadena perpetua.

Giselle, el crimen está catalogado con alevosía de premeditación, ¿a qué se debe?

Sí, luego de que mi papá descubriera la estafa hubo una fuerte discusión en mi casa y lo echó. Santiago bajó en el ascensor conmigo, donde me dijo que era todo mentira y que iba a llevar el caso a la justicia.

La causa tiene ese rótulo ya que Santiago Corona tardó nueves meses en planificar el crimen. Desde mayo (cuando mi papá lo echo de la casa) hasta enero cuando se consumó el acto.

Además de Santiago Corona y Pedro Ramón Fernández, ¿hay un tercer involucrado dentro del homicidio?

Así es. Hubieron llamadas cruzadas luego del descarte del cuerpo de mi padre y Ricardo Arce (mecánico y conocido de Santiago Corona) fue la persona que hizo de nexo entre Santiago y el sicario. Quedo detenido hace un tiempo, pero fue liberado por falta de mérito. En un principio, se pensó que era él a quien se ve en la escena del crimen (finalmente era Pedro Ramón Fernández), y se justificó diciendo que él no tenía tatuajes, motivo suficiente para la justicia de liberarlo. Me parece una injusticia total y creo que debería ser investigado ya que fue el que hizo de nexo. Sumado a que hubo llamadas entre ellos el mismo día del descarte del cuerpo. Claramente son 3 personas las que intervinieron en este asesinato.

¿Cuál es hoy el pedido de tu familia?

Que realmente se siga con la búsqueda. Lo que sentimos que es solo hay una persona cumpliendo su condena y las otras dos aún no han pagado por sus actos. La Justicia no ha hecho nada en estos años y estamos a la espera de que se tomen medidas más rigurosas para que estas personas también cumplan con una condena por su participación en el homicidio de mi papá.

Por último, ya han pasado 5 años, ¿cómo recordás a tu viejo y que nos podés contar sobre él?

Me acuerdo de él como un buen tipo y sobre todo como un padre muy presente. Él era asturiano y vino a los 3 años a nuestro país. Era una máquina de trabajar y todo lo que pudo lograr lo hizo de esa manera. Siempre estaba ayudando a la gente de su entorno. Hasta a Santiago le dio una oportunidad para enseñarle lo que era el rubro y nos decía que era el hijo de varón que no tuvo…

Conmigo tuvo una relación muy cercana, ya que era su hija más chica. Cuando perdí a mi mamá, él asumió el rol de “padre y madre” porque era chica y quería acompañarme. Tal es así que venía a los castings que hacía de modelaje para no dejarme sola. Luego, cuando me recibí de odontóloga, venía a verme al consultorio y compartíamos muy lindos momentos. La verdad que lo extraño en el día a día y solo quiero que haya justicia.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios