Wednesday 28 de February, 2024

EMPRESAS Y PROTAGONISTAS | 25-07-2023 11:36

Desarrollo personal – Aprender de los procesos de otros

.

Hoy quiero hablarles de mis blogs. Pueden acceder a ellos a través de la página web de Rupturas Inteligentes.

Hay dos, uno dedicado a reflexiones jurídicas, centrado en cuestiones procesales y temas de actualidad en el derecho.

El otro dedicado a temas de desarrollo personal, la “Singularidad que te hace feliz”, los artículos son variados y tienen relación con mis reflexiones, lecturas, experiencias y análisis del día a día.

Creo firmemente que las cosas pasan por algo y, que muchas veces, en el momento, no logramos descifrar cuál es el objeto o finalidad de lo sucedido,  pero días después,  algo lo explica.

Ayer encontré nuevamente la película Hombre de Familia que permite ver la otra cara de las decisiones que tomamos en la vida. Éxito profesional o familiar.

Una de las tantas veces que vi el film, me movió a escribí en el blog, ¿Cómo se mide la riqueza de una persona?

Qué fácil sería todo si pudiéramos ver y vivir la experiencia, por un momento, de tomar otro camino diferente al que elegimos. Esta es la propuesta de la película. Transitar por la otra vía que quedó trunca en función de nuestra elección.

En el caso, el protagonista se había desarrollado profesionalmente en detrimento de sus relaciones personales y vinculares. Luego de un episodio poco común en un almacén, llega a su casa y se acuesta a dormir. Al momento de acostarse su realidad era la siguiente: soltero, millonario, presidente de una compañía, propietario de un Pent-house con vestidor, una Ferrari. Al despertar todo cambió, vive en los suburbios, está casado con su novia de la universidad, es padre de dos hijos, un perro, una camioneta y se dedica a la venta de neumáticos, en el negocio de su suegro. 

La vida no nos da la oportunidad que tuvo el protagonista, no obstante lo cual, si estamos lo suficientemente atentos y despiertos, nos da pistas, nos permite ver qué podría pasarnos a través de la experiencia de otros. De este modo, podemos capitalizar enseñanzas sin tener que atravesar,  personalmente, esas situaciones.

A lo largo de estos años, muchas han sido las oportunidades donde no hizo falta que viviera una película, porque algo que pasaba en lo cotidiano, en la vida de alguna persona cercana, era esa película. Si analizaba atentamente la situación, podía darme cuenta de la similitud entre sus conductas y las mías y lo que ello podía ocasionar.

Y en esos momentos, siempre surgió la misma pregunta ¿quiero esto para mí?

Escucharse, preguntarse y responderse es fundamental.

Agradezco a esas personas que fueron mis maestros en aquello que la vida me proponía aprender, reflexionar, incorporar y elaborar acompañando procesos. 

Consultas a www.rupturasinteligentes.com

por CEDOC

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios