Martes 22 de junio, 2021

EMPRESAS | 17-04-2020 15:34

El negocio de la nube, donde se encuentra de todo

Almacenamiento y computación, big data, machine learning e inteligencia artificial se ofrecen a grandes empresas y pymes.

El negocio de la nube (almacenamiento y computación en el ciberespacio) no tiene techo. Las principales compañías del mercado de cloud coinciden en que el crecimiento en los últimos años ha sido de “dos dígitos” y, pese al coronavirus, son optimistas a futuro. Invierten cada vez más y ya no sólo tienen como clientes a las grandes corporaciones sino que aseguran se ha “democratizado” el servicio con el acceso de pymes.


Fabricio Carbone, gerente de cloud de IBM Argentina, apunta: “A nivel global, la unidad de cloud viene creciendo doble dígito año tras año. Como aún resta muchísimo por migrar a la nube, solo el 20% de las empresas ha migrado, esto se va a potenciar aún más. El nivel de crecimiento va a ser mucho mayor. En la Argentina, estamos alineados con los resultados globales. Crecimos fuertemente”. Fernando López Iervasi, director de grandes empresas de Microsoft Argentina, compara: “Hace 25 años, el 30% de nuestra facturación acá eran juegos de PC. Hoy, bastante más del 50% del negocio es nube. Azure (la nube de Microsoft) viene duplicando su negocio en los últimos dos años. Y esa tendencia seguramente siga. Lo más interesante no es el crecimiento en sí sino que las empresas están transformando sus negocios”.


Ricardo Sabater, director de consultoría de operación de cloud de la consultora Accenture, coincide: “Venimos creciendo 10, 1% en los últimos años. La expectativa es que el mercado de servicio de inteligencia artificial en general crezca en dólares un 3,4%, en 2020. Y los de la nube en particular, entre 15 y 20%”. “Estamos creciendo a doble dígito hace diez trimestres consecutivos en el mundo y la Argentina no está ajena a esta realidad”, asegura Leandro Estanga, director de operaciones de SAP para la región Sur de América. Augusto Fabozzi, gerente general de Oracle Argentina, cuenta: “Entre junio de 2018 y mayo de 2019, el crecimiento fue del 50% en dólares. Tener la capacidad de dar soluciones en distintos campos, desde contabilidad y logística hasta marketing y atención al cliente, nos da la oportunidad de tener nuevos clientes pese a la retracción general de la economía”.


Las empresas ven tierra fértil en la nube y buscan la forma de ganar terreno. Una empresa no necesita ser experta en tecnología. Puede contratar a otra para ser mucho más eficiente. Sobre esa base, trabajan estas compañías. “Nuestra empresa está reconocida y validada como un líder mundial, no solo por la tecnología en sí, sino por cómo impactamos en el negocio de nuestros clientes. Vendemos eficiencia”, relata López Iervasi, de Microsoft.


Carbone, de IBM, hace hincapié en el concepto de “nube híbrida”: “Los clientes tienen su propio data center, con nubes públicas y privadas. Eso hace que sea complejo y requiera la administración y orquestación de todos estos entornos. Ese es otro punto donde IBM se siente fuerte, por las capacidades, los servicios y las nuevas soluciones que hemos desarrollado. Es donde nos gusta posicionarnos”. Fabozzi, de Oracle, explica: “Nuestro foco principal tiene que ver con la automatización. Tenemos la única base de datos autónoma del mercado, que se actualiza sola, genera controles de seguridad y evita los errores humanos”.


Estanga afirma que, si bien “el portafolio de SAP es conocido por su ERP (sistemas de planificación de recursos empresariales), ha cambiado y ofrece otros productos como Ariba, para la gestión de compra a proveedores”. “S/4Hana es nuestro habilitador para todo el resto de las soluciones de la nube”, agrega el ejecutivo de SAP. “Accenture trabaja con alianzas con Microsoft, Amazon y Google, en la integración de esos servicios y en que eso disminuya la complejidad en el uso de la nube. Servicios de consultoría, estrategia, implementación y operación del servicio”, cuenta Sabater.


Seguridad. Las empresas coinciden en que la principal preocupación de los clientes radica en la seguridad. Temen que sus datos puedan caer en manos de terceros. Las nubes privadas no alcanzan la enorme velocidad que sí garantizan los grandes proveedores, pero ofrecen mayor seguridad a la hora de subir información sensible.


“Estrictamente, los grandes proveedores ofrecen un nivel de seguridad grande, incluso mayor que el de las privadas, pero es una barrera porque hay una sensación de que el riesgo de seguridad en la nube pública puede ser mayor”, asegura Sabater. López Iervasi añade: “Microsoft invierte muchísimo a nivel mundial en términos de ciberseguridad y cibercrimen. Ese es un pilar de la marca. Somos una empresa que no hace dinero con los datos. Esto es algo bien distinto del resto de la industria. Ningún empleado nuestro puede acceder a los datos del cliente. Lo más valioso es preservar la confianza”. Carbone apunta lo suyo: “Hay regulaciones internas de cada industria que generan desafíos y hay que ver cómo se van a ir adaptando. Todo lo que es gestión y protección de datos es un tema clave”.


Pymes. “Es impresionante cómo pymes de pocas personas se están inclinando hacia la nube”, admite Fabozzi. “Te genera una democratización de la tecnología porque pagás exclusivamente por lo que usás. Antes, se compraba un hardware, que era de una manera, la integración era de otra y todo el combo era costoso. Hoy, las pequeñas empresas tienen acceso a las mismas soluciones que las grandes”, completa el ejecutivo de Oracle. Estanga resume: “Empezamos con las grandes empresas, pero la potencialidad y la expansión que hubo en el mercado fue muy importante. Hoy, tenemos más de 300 pymes como clientes”.

También Google participa del negocio. Rodrigo Ponce, su director general para cloud en la Argentina, apuntó: “Contamos con un gran equipo local que trabaja junto a empresas de distintos tamaños, startups y socios estratégicos”, con el fin de aprovechar los beneficios de la nube y así “impulsar la transformación digital mediante la innovación y la eficiencia en costos”. El diferencial de la marca se llama Anthos, “la plataforma híbrida y multinube de código abierto que le permite a las empresas crear y modernizar aplicaciones, así como ejecutarlas en cualquier lugar de manera segura”, lo cual permite “acelerar la innovación en las empresas”. “Estamos viendo un gran impulso en los clientes empresariales. Google Cloud finalizó 2019 con facturación recurrente de más de 10.000 millones de dólares a nivel mundial, con lo que los ingresos aumentaron un 53% interanual, impulsados por un crecimiento significativo en Google Cloud Platform”, concluye Ponce.


Big data, machine learning, inteligencia artificial. Son algunos de los casi 200 servicios que ofrecen las empresas tecnológicas y que deben ser cada vez más familiares para los que busquen estar a la vanguardia. La nube propone un nuevo universo donde la velocidad y la eficiencia son las grandes estrellas.

 

También te puede interesar

por Jonathan Raed

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios