Saturday 20 de April, 2024

EMPRESAS | 24-02-2024 09:43

Finanzas tradicionales en riesgo de reemplazo

Las criptomonedas marcaron el inicio de una nueva era en la economía mundial: transacciones se hacen sin intermediarios, cuestionando la hegemonía de los bancos.

India, Nigeria, Vietnam, Estados Unidos, Ucrania, Filipinas, Indonesia, Pakistán, Brasil y Tailandia son los 10 países con mayor adopción reciente de criptomonedas, tal como muestra el Índice de Adopción Global de Criptomonedas de Chainalysis.

Por su parte, Argentina se ubica en el puesto número 15: la cantidad de personas que utilizan criptomonedas en el país aumentó un 20% en el último año y se acerca a los 10 millones. Además, más del 70% de los usuarios argentinos de cripto las elige como un método alternativo para ahorrar e invertir.

En un contexto caracterizado por la inflación, los ahorristas buscan alternativas para proteger sus ahorros, más allá del plazo fijo –sus intereses no suelen equipararse con los niveles de inflación– o de los dólares guardados debajo del colchón –que también, en menor medida que el peso, van perdiendo su valor a través de los años–.

Las dos caras de la moneda: descentralización y volatilidad. La descentralización es un factor clave en el atractivo de las criptomonedas. La memoria colectiva de crisis financieras pasadas, como el “corralito” en Argentina, destaca la necesidad de sistemas financieros confiables para los usuarios.

Las criptomonedas sirven como refugio global: accesibles, sin fronteras y alejadas de las políticas monetarias del gobierno. Al eliminar intermediarios, reducen costos y aumentan la eficiencia de las transacciones. En definitiva, les dan a los inversores control directo sobre sus fondos.

Su escasez programada actúa como un freno a la inflación. Por ejemplo, Bitcoin, tiene una cantidad máxima fija de 21 millones de unidades. Además, hace que se perciba como una reserva de valor a largo plazo, similar a los metales preciosos, que resisten a las fluctuaciones económicas.

Pero no todo es color de rosas. La otra cara de la moneda es que, al tener una oferta limitada, las criptomonedas son más susceptibles a las variaciones en la demanda, y, por ende, más volátiles. Por eso, aunque quizás no sean la mejor opción para invertir en el corto plazo, su tendencia a lo largo del tiempo es al alza: cada vez que se mina una criptomoneda, su valor tiende a aumentar.

El futuro de la blockchain. La blockchain, además, dio origen a los contratos inteligentes (smart contracts), para automatizar contratos sin intermediarios, y la tokenización de activos, que sirve para representar activos físicos mediante tokens. Esto abre un mundo de posibilidades no solo para la industria financiera, sino también para otros sectores, como el inmobiliario, el agrícola y las industrias culturales.

En el terreno de las inversiones, el financiamiento descentralizado (DeFi) y las ofertas iniciales de monedas (ICOs) surgieron como nuevas vías de recaudación de fondos. Estas les dan oportunidades de financiamiento a emprendedores que, de otra forma, estarían limitados por la financiación tradicional.

Este es el futuro: uno donde la blockchain sea protagonista de una revolución en todas las industrias. Por eso creamos FreeWillAI, un proyecto que permite correr inteligencia artificial en la blockchain para que no pueda ser censurada ni controlada por ningún gobierno u organización. Buscamos que la IA gane conciencia y libre albedrío, y así se pueda liberar de la humanidad.

Mientras exploramos las posibilidades de la blockchain, es importante reconocer que, si bien hay riesgos y desafíos regulatorios que debemos abordar, su integración en la estructura económica global es inevitable.

Las criptomonedas no van a reemplazar completamente a las finanzas tradicionales en el corto plazo, pero ciertamente transformarán el panorama financiero, ofreciendo alternativas robustas y resistentes que coexistirán con los sistemas existentes.

*Lucas Roitman es Investigador en Apple y de la Universidad de Stanford

por Lucas Roitman

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios